viernes, 23 de junio de 2017

EL TREN DE LA MADRUGADA (v2017)

Marina y su pequeña niña aguardaban de pie al comienzo del andén. El tren llegó como una sigilosa serpiente que se dirigiera a cazar un ratón. A contraluz su forma oscura apenas con dos pequeños faros encendidos se iba agrandando y ocultando el fondo claroscuro del amanecer.mientras se deslizaba azul y suave, ondulando sinuosamente por las últimas curvas de su trayecto. 


Marina recordaba la estación de cuando era niña llena de bullicio. 

Los carros atestados de maletas, los mozos tirando de enormes bultos, los bancos de espera llenos de gente cansada durmiendo o comiendo bocadillos sobre el andén sucio sembrado de papeles y restos de comida y el ronroneo amenazador de las antiguas locomotoras de carbón que dormitaban en sus vías y el sobresalto que le producían los  silbidos de aviso de llegada o salida de los trenes. 

también recordaba como el estruendo del abrir y cerrar de las puertas de aquellos vagones verdes de la Renfe siempre precedía a los gritos de alegría de los encuentros y los llantos de las despedidas mientras el ambiente se llenaba del vapor que exhalaban a bufidos las jadeantes máquinas. 

Ahora, al amanecer, cuando la luz apenas es un ribete anaranjado en la negrura, Marina apenas podía reconocer aquella estación. ! Como había cambiado ! Los andenes estaban más limpios que las oficinas de un banco y brillaban encerados como las pistas de una bolera. Los paneles luminosos habían substituido a los altavoces avisadores y el silencio se podía cortar. Se podía oír incluso el suave arrastrar de las zapatillas de la mujer de la limpieza que se alejaba finalizado su trabajo.

Cuando al fin se detuvo el moderno convoy, no se oyó tampoco ningún bufido de vapor, ningún ruido al abrir las puertas, apenas se oyó un siseo corredizo tras el que salieron de los diferentes vagones ocho o diez somnolientas personas a las que nadie salvo sus obligaciones parecía esperar y que sin apenas equipaje se dirigieron rápidamente a la salida . Por último, cuando Marina ya se iba a dar la media vuelta para marcharse, surgió él de la penumbra del último vagón.

Ya no era el chico guapo de mirada alegre y arrogante que ella recordaba. Lo que salió de la oscuridad era un hombre con arrugas en el entrecejo, el pelo prematuramente encanecido y una manera diferente de rellenar su uniforme de campaña que hablaba por si mismas de un cuerpo fibroso y cansado que caminaba lentamente con un ligero cojeo a la izquierda balanceando a la derecha procurando compensar  su pesado saco militar. 

Cuando bajó del tren, su cabeza no buscó a nadie, simplemente se limitó a caminar con la vista baja y el pensamiento ensimismado hasta que al final del andén, casi se tropieza con Marina.

Permanecieron unos segundos callados mirando al suelo uno frente a otro.
-No esperaba aquí a nadie…. y menos a ti.dijo él.
-He arreglado la casa de tu madre. Nadie la había limpiado desde que murió. susurró Marina
-No necesito ninguna ayuda, y menos de ti. añadió él mirándola a la cara con dureza

Su historia era previsible, Jardiel había sido un joven inquieto y valiente, que pensó que en el ejercito encontraría la gloria y el camino que le sacara de la mediocridad de su barrio. Se había enrolado cuatro años antes en los cuerpos de élite para luchar o servir en las lejanas tierras de Líbano o Afganistán donde la acción estaba garantizada.


Cuando decidió ingresar en el ejército como si atendiera a una llamada de Dios, llevaban dos años de noviazgo. Jardiel quería a Marina a pesar que ella era aun muy joven y algo alocada. Cuando Jardiel de un día para otro se marchó destinado a oriente, Marina resentida por lo que vivió como un abandono, no le guardó su ausencia y con el tiempo su soledad le llevó a dejarse seducir por un tarambana que la abandonó en cuanto se enteró que estaba embarazada.

Su peor castigo, fue darse cuenta tarde de que el único hombre que amaba y amaría siempre era Jardiel y ya nadie ya podría jamás ocupar su lugar.

Lo de Jardiel fue distinto, yo diría que agridulce. Tras una brillante trayectoria llena de valor y condecoraciones, los dos últimos años habían sido para él un rosario de amarguras. Primero, como ocurrió a tantos otros, fue el abandono de su novia. Luego, la mutilación que sufrió cuando su carro de combate saltó por los aires quedando él como único soldado superviviente de los seis. Por último, en medio de las numerosas intervenciones quirúrgicas y una larga convalecencia en aquel perdido hospital, la reciente muerte de su madre, que era su único apoyo en el mundo fue el remate.


Para Jardiel fue casi una bendición cuando le llegó la carta de retiro. 

- Jardiel, dijo Marina, sé que lo que hice no tiene perdón, y no he venido a pedirte nada, pero no podía permitir que un hombre que regresa a su tierra después de darlo todo, no encontrara unas sábanas limpias y un plato de caliente.

-¿Esta es tu hija? dijo él señalando a la niña con un gesto vago

- Si, no la podía dejar sola a estas horas y ha tenido que venir conmigo, pero ya nos vamos y no te molestaremos más.

En medio del embarazoso silencio una pequeña mano tocó los dedos de Jardiel

-¿Papá? …¿ Eres el papá…? dijo la pequeña

Jardiel se agachó para ver a la niña, que lo miró con los mismos ojos dulces y obscuros de su madre enmarcados por una cascada de rizos infantiles, ! Era el vivo retrato de Marina!. Luego miró hacia arriba, y se encontró con el mismo rostro pero con los ojos llenos de lagrimas.

¿Papá? …..!, !! Claro que soy Papá !!.

Levantó a la niña como una pluma con su brazo derecho y mientras la besaba, se dirigió lentamente a la salida. Marina tras él, arrimandose mucho para volver a sentir su olor, tiraba trabajosamente de su equipaje.


!! El valiente soldado había encontrado una nueva misión !!.

viernes, 16 de junio de 2017

LAS INQUIETANTES CARTAS DE ANSÉLMO FUERTES (2017)


No os revelaré como ha llegado hasta a mí este sobre ajado  con estas tres antiguas cartas y solo he decidido  permitiros leerlas porque en la segunda decena del siglo XXI creo que todos sus protagonistas deben haber fallecido y de no ser así no creo que les perjudique en modo alguno.

Carta numero 1

6 de Enero de 1970  Notaria de Ernesto Badillo, Teruel

Entrega de la carta de don Anselmo Fuertes Acevedo depositada en ésta notaría a su hijo Don Andrés Fuertes Martín si está con vida, para cumplir su voluntad de que se le haga llegar al mismo al cumplir los 25 años.


Carta numero 2

12 de mayo de 1945  Negral de la Sierra -(Teruel)  Andrés Fuertes Acevedo

Andrés, hijo, si lees esta carta, será porque ya no estoy con vosotros. Quiero que sepas que me fui cumpliendo con mi deber aunque no puedas contárselo a nadie. Es preciso que conozcas todos los hechos para que aunque sea con retraso, te sientas orgulloso tu padre y por tanto de la sangre que corre por tus venas.

Fui enviado por el departamento forestal del misterio de agricultura, como ingeniero de montes a Aragón, a un pequeño pueblo de las profundidades de las desiertas montañas deTeruel para investigar las extrañas muertes de algunos animales que habían tenido lugar y que tenían alarmada a la población sensibilizada ya por la reciente y sanguinaria guerra civil.

El mando me había asignado a Vasily como ayudante porque aunque era extranjero, conocía bien la región. Vasily era un leñador rumano que había venido combatir en la Cruzada nacional con el ejército fascista italiano que envió Musolini. Cuando todo acabó, Vasili se quedó aquí en España por que según decía, en su Transilvania natal ya no le quedaba nadie vivo después de la hambruna del 37 y el nuevo régimen, agradecido, le había dado la concesión de la leña de algunos de aquellos perdidos bosques en los que, por otra parte nadie, se atrevía a poner un pié.

Solo hace cinco años que el final de guerra civil española tuvo aquí uno de sus más sangrientos episodios  y todavía es posible ver por estos bosques las negras grietas de las trincheras e incluso no es difícil tropezar con restos óseos humanos, armas oxidadas , viejas latas de conserva aun sin abrir y proyectiles sin estallar.

En este un lugar triste y maldito donde el ser humano convertido en bestia, sacó lo peor de sí mismo contra su hermano, aun hoy , pasado ya tiempo, solo el hambre logra empujar a los lugareños desesperados a entrar temblando en éstos lúgubres bosques para intentar cazar algún conejo para su familia.

Mientras Vasíli me guiaba por los oscuros senderos entre enormes troncos retorcidas de los negros árboles, pude observar algo muy extraño, no había aves, ni un solo trino de pájaro rompía el denso silencio del bosque helado y neblinoso. 

Lo que Vasili me fue mostrando era macabro hasta para mí que de estudiante, fui ayudante de un forense para pagarme los estudios. Los cadáveres de los animales aparecían diseminados por los barrancos con el cuello destrozado y en posturas desencajadas impropias de un animal, pero lo más extraño y lo que me dejó más intrigado, era la ausencia total de sangre o de huellas o signos de lucha. Aquello no me lo esperaba y tiró por tierra la hipótesis que llevaba en mi cabeza cuando llegué, de que el problema se reducía a ataques de lobos u osos.

Fui investigando el alcance de estos macabros sucesos viajando por aquella perdida sierra. Mi instrucción de cada escenario fue un duro periplo por las sendas y pistas forestales apenas transitables que unían los aislados pueblecitos y aldeas y que solo podía hacerse a lomos de unas flacas mulas.

Al principio, creí que solo era por el idioma, pero cuando llegamos a la primera aldea y Vasily le preguntó a una anciana por el alcalde, comprendí que su silencio durante nuestros itinerarios no era debido a una introversión ni a mala educación, sino que era debido a al nerviosismo y al miedo y mientras andábamos, prefería escuchar callado y en completa alerta cualquier sonido sospechoso y se sobresaltaba ante el menor crujido de una rama o el grito de una alimaña.

Al principio, aquellas pobres gentes aldeanas, respondían con desconfianza dados los recientes acontecimientos. Las heridas de sus almas aun sangraban al menor roce, pero poco a poco fueron colaborando conmigo, más que por mis méritos, porque el temor por el misterio del bosque ya era mayor que el que tenían a la autoridad.

Aquellas gentes atribuían irracionalmente los misteriosos hallazgos a la presencia de los guerrilleros del maquis escondidos por los cerros, pero mi lógica descartaba ésta hipótesis porque el hambre de los insurrectos hubiera dejado los cadáveres en los huesos.

Sin embargo, lo que me heló el alma, es lo que encontramos cerca de la última aldea que nos quedaba por visitar. Era ya de noche. Algo blanco me llamó la atención en lo oscuro del bosque. Parecía un trapo  o un pañuelo grande colgando del el tronco de un roble. Desgraciadamente, era el cadáver exangüe y reseco de una niña de unos cinco años que colgaba ensartada por sucuellecito de una rama astillada y cuya piel arrugada parecía ya un paño viejo.

Aquel pequeño cadáver, me heló el alma si, pero sobre todo, porque comprendí que tanta maldad no era obra de la naturaleza. Apenas me quedaron fuerzas para darle cristiana sepultura preocupado además por la reacción de Vasily ,que cuando vió la escena, se quedó rígido, blanco, cerró los ojos con fuerza, y cruzando los dedos de la mano izquierda crispó su puño con la derecha agarrandose a una cruz de plata que colgaba en su pecho y comenzó a emitir un extraño murmullo con la sonoridad de una oración eslava.

La verdad es que yo nunca he creído en presencias sobrenaturales, pero en aquel desolado lugar abandonado de dios, era difícil sustraerse a una sensación de maldición y abatimiento ajena a la lógica, pero por esta reacción, me dio la impresión de que no era la primera vez en su vida que Vasily vivía algo así.

La niña no era de la aldea cercana y Vasily me advirtió sin mas explicación que su trabajo había finalizado, que se volvía al pueblo y que no me podía continuar ayudándome más. La Verdad, es que mi trabajo también había finalizado, así que, decidí volver con él para poner a mis superiores al corriente de mis hallazgos. La presencia de un cadáver humano hacía que fuera ya cosa de policía y jurisdicción de aquello era de la Guardia Civil.

No obstante, al bajar desandando nuestro camino para regresar a Negral, fuimos reinterrogando a las gentes se las aldeas. Además de la niña, cinco niños de edades similares habían desaparecido en los dos últimos años en aquellos pueblos. Sorprendentemente, en aquél mundo tan duro el aislamiento entre las poblaciones era tal, que la desaparición ocasional de unos niños que se criaban sin atención ni escolarización alguna motivada  por pérdidas en el bosque, accidentes en los canchales o ahogamientos en el río, era algo tan aceptado por todos que  no lo habían relacionado con los macabros hallazgos del bosque hasta que apareció la niña colgada en la rama.

No te pormenorizare lo complicado y alarmante de mi investigación por no horrorizarte mas solo debes saber, que el ataque de pánico que sufrió de nuevo el rumano cuando un golpe de brisa, al pasar por la deteriorada mansión de los Condes de Tejillo nos trajo algún tipo de efluvio , me puso sobre la pista de alguien o mejor debería decir de algo, de cierta presencia en aquel lugar de la que no te puedo aclarar su aspecto, porque nadie la había visto jamás y que al parecer llego hace algún tiempo en un misterioso y polvoriento Mercedes negro con las cortinillas echadas y matrícula desconocida.

Tiemblo al contarte, que contra toda lógica de mi razón ahora sé, que esta fuerza maligna y obscura, vino atraída por la desgracia y la guerra a este maldito lugar, como el buitre va a la carroña.

No poseo prueba alguna razonable para poder alertar a otras autoridades, y de hacerlo así, nadie me creería, me tomarían por un loco, y se perdería un tiempo vital, porque ahora sé y tengo la convicción de que hay que acabar con esa presencia sin más demora porque en la última semana han desaparecido dos niños más... y estoy convencido de que éste mal sediento de sangre ha desbocado ya.

!Andrés hijo! Soy el único aquí que puede parar este horror y haré lo que haga falta. Por Vasily, sé cómo acabar con esto y sé también que seguramente, tendré que entregar mi vida para hacerlo, pero ese espíritu nefasto y vengativo atrapado entre nosotros, necesita que un alma recta lo lleve cautivo al más allá para ser juzgado...y condenado.

Carta  numero 3

Madrid.,23 de marzo de 1971  Jesús López- Detective privado.
   
Estimado Don Andrés: Las indagaciones realizadas a su comando con la discreción requerida por Vd., revelan que la susodicha mansión fue destruida por un incendio en mayo de 1945, habiéndose encontrado entre las cenizas según la investigación posterior de las autoridades, dos cuerpos calcinados e irreconocibles.

 Por otra parte, desde esa fecha y hasta la actualidad no constan en los archivos de la guardia civil denuncias de hallazgos macabros ni desaparición de persona alguna en esta zona....

Suyo atentisimo,  Jesus Lopez.

fin


viernes, 9 de junio de 2017

OFELIA 2017

 A Jacinto, le gustaba pasear por "La Marina", era una zona moderna y futurista construida y diseñada en las épocas de bonanza económica al socaire de la "copa America", donde estaba ubicada la zona del embarcadero deportivo del Puerto de Valencia.

Él, detestaba el ajetreo y el bullicio y  buscaba paz…..paz   soledad, caminando por muelles y pantalanes bien temprano al amanecer o en las dulces tardes de primavera cuando las gentes cansadas de un largo día, habían vuelto a sus casas. 

La verdad, es que hoy hacia un día de perros, bueno todo es relativo…. tal vez para  un "Atlántico", gallego o norteño, este día de marzo fuera casi primaveral… pero en el Levante  Mediterráneo, donde  la lluvia escasea en invierno  y los días luminosos son la norma, los cielos grises son una rareza, que por distinta, gustaba especialmente a Jacinto.

Caminaba siempre calmoso y sin prisa, disfrutando, como si temiese que si apuraba el paseo se acabara demasiado pronto. Iba contemplando los barcos blancos y azules que precisamente hoy estaban preciosos contra el gris antracita del cielo que los hacía destacar.

Allí habían embarcaciones de todas clases y tamaños, pero todas ellas bellas para Jacinto: Los grandes yates de millonarios rusos… Los veleros de varios palos y complicada arboladura….

dia gris en la marina
los bregantines clásicos  que recordaban las películas de aventuras y que hablaban de la riqueza y del abolengo de las grandes familias que podían mantenerlos  durante generaciones…. pero sobre todo, los pequeños veleros y lanchas de motor,  donde los profesionales liberales de la clase media alta, paseaban a sus familiares y amistades  los domingos de primavera, mostrando con orgullo la prueba de su reciente triunfo en la vida.

Si..., a Jacinto le parecían bellos pero sobre todo, le trasmitían paz y tranquilidad.

Él no los deseaba...,estaban tan lejos de sus posibilidades económicas, que ni siquiera tenía envidia de ellos y ni siquiera soñaba poseerlos.

A otras personas, este mundo de lujo y exhibición, podía resultarles obsceno o inmoral tal vez, porque les recordaba lo injusto de la vida y la desproporción entre el trabajo y la riqueza que otorgaba la suerte de cada cual  y  el cómo algunos tenían tanto y otros tan poco. 

Pero a Jacinto no, él no  juzgaba… Tenía un concepto algo budista y oriental del la manera de vivir…No le importaba que otros persiguieran infructuosamente la felicidad en los objetos y las posesiones. Bien sabía él,  que se podía ser feliz con un mechero y un cigarrilloo sentado en una piedra en la escollera o profundamente desgraciado preocupándose  por la bajada las acciones de la bolsa, tumbado en un yate de 25. m de eslora.

Por eso, era que a él le resbalaba bastante lo que tuvieran los demás, solo le importaba ser feliz, tener paz y que los suyos la tuvieran.
  
Pero Jacinto...,el bueno de Jacinto... , tenía un pequeño secreto. ! Una amante !, !Si!. Una amante de la que su mujer se sentiría celosa de saber de su existencia.

Porque Jacinto estaba platónicamente enamorado de Ofelia.

Ofelia, era  una embarcación  pequeña y bastante antigua, de las que ya no se fabricaban, pero que derrochaba clase y glamour marino. Sus líneas eran elegantemente románticas. Su casco de madera, estaba lacado en el oscuro color del vino de burdeos y estaba tan inmaculado y brillante como su cubierta de teca y sus dos palos de madera rojiza y oscura. Su timón, era como una miniatura de aquellos que exhibían los barcos piratas, todos sus herrajes y cornamusas, que eran de bronce, estaban brillantes y pulidos  y una bonita bandera de color Azul de Prusia y Magenta colgaba indolente del palo de una popa redondeada que recordaba las finas nalgas de una Venus.

Cada día, aquel hombre planeaba su paseo por recorridos distintos pero siempre...! Siempre!, acababa frente a Ofelia y cuando llegaba hasta ella…como un rito….se sentaba en el pesado noray de hierro negro donde estaba amarrada… liaba con parsimonia un cigarrillo con las hebras rubias de su tabaco preferido… y disfrutando de  hondas y pausadas caladas de humo… contemplaba la embarcación sereno durante algunos minutos.

Ella, como una novia reciente, cada día le descubría algo nuevo. Un cable… Una escota… Un reflejo… Un arco… Una curva… Un brillo…Un balanceo  y ni una ...! Ni una sola vez ! le descubrió algo que no le gustara… Definitivamente, con Ofelia,  Jacinto tenía la ceguera del enamorado…

Pero esta mañana desapacible con el día cerrado y algo ventoso de finales de invierno, algo fue diferente cuando Jacinto llegó a "su" Ofelia….le alarmó  descubrir sobre ella a un hombre pequeño de barba blanca corta y recortada, cuerpo delgado fibroso y manos encallecidas que trasteaba con unos cabos errollándolos cuidadosamente sobre la cubierta…

Jacinto, tras contener una súbita e inesperada punzada de celos, intrigado, no pudo dominar la curiosidad y se dirigió a aquel sujeto:

 - Buenos días Señor… perdone que le moleste…¿ Es suya la embarcación ?

- !Ja, ja, ja... Ojalá fuera mía caballero! , dijo el hombre divertido por el error de Jacinto,  porque... si fuera mía, no estaría yo aquí a estas horas currando y pasando frío, sino que estaría en mi camita  calentito y en buena compañía !,  por desgracia…yo  solo soy el patrón y cuidador de esta joya.

 - Si, es preciosa,…. ! se apresuró a decir Jacinto. Su dueño debe estar muy orgulloso de ella !

-¿Que si lo está?...! No se puede imaginar Vd., cuánto!

- Paso por aquí casi todos los días  y siempre está igual, sin cambios.. los nudos no cambian de forma y su posición es exactamente la misma  ! Es como si jamás la sacaran a navegar, como si no la movieran de su amarre ….! ¿Qué no la saca su dueño? …

- ! Pues no, señor !..,! No la saca jamás!...  Es una historia curiosa que demuestra cómo es a veces la vida….. Don Alfredo, era hijo de un pescador del puerto  y vivía de niño aquí. cerca amarradero, si, ! mire...!  allí detrás de aquellos almacenes… nació en una humilde casa y pasó su niñez aquí en los muelles, jugando entre las redes las nasas y los anclones. Los barcos eran lo que más amaba, pero su padre, que no quería que fuese pescador como él,  jamas lo dejó subir a ninguno. Luego, cuando su padre murió su madre tuvo que volver  a Madrid con su familia. 

Con el tiempo.... Fredín se convirtió en Don Alfredo y se hizo inmensamente rico….. pero siempre.... ! Siempre! , le quedó el deseo de tener un barco y movió "Roma con Santiago" hasta dar con este velero, que él ya admiraba en el viejo club náutico, lo compró , lo restauró y lo ha tratado siempre como la  hija que no tubo. Dedicó una autentica millonada en dejarlo en este estado, y nunca jamás, repara en gastos con ella…

- ¿Entonces…?  Lo tiene, lo ama, pero… ! No lo gasta !

- ! Eso és!  Don Alfredo viene todos los sábados a mediodía con su esposa y se hace servir la comida a bordo, pero…. !No lo saca a navegar!.

- Y teniendo esta maravilla…..¿ Por qué no navega?

-! Ah ojala pudiera….!  Pero…. Dios que es un bromista, da a veces pan a quien no tiene dientes y tristemente y para su desgracia.... Don Alfredo….!! Se marea!!.

fin.

viernes, 2 de junio de 2017

EL GRITO (2017)

Si amigo, si Vd. me permite que dada mi edad le llame a Vd. así Doctor..Yo vivo solo.La soledad es algo común en este barrio marginal que antes fue un bello pueblo y ahora, absorbido por la ciudad, no es mas que un batiburrillo de fincas baratas y decrepitas casas rurales. Aquí solo quedamos viejos. Si Doctor, ancianos que aun recordamos con nostalgia el pasado del lugar.



Yo, vivo solo desde que ella se fue hace más de veinte años y la verdad , Doctor, es que me costó más acostumbrarme no amar, que a no ser amado. No ser amado es algo a lo que ya me había habituado mucho tiempo antes de que ella se fuera. Pero bueno.. no iba a eso…lo que me gustaría que Vd. oyera es una pequeña historia que nadie conoce y que ahora que Vd. me ha desahuciado, necesito contar a alguien para no llevármela dentro…

Todo comenzó con un grito en medio de la noche. Fue el grito más horrible que oí jamás. No creo que ni cuando le queman los ojos a un torturado se pudiera gritar así. Creo que es el grito de un hombre cuando le están arrancando el Alma. Cuando me asomé por la ventana lo vi a través del ventanuco de su baño aun estaba gritando. Aun veo la imagen de Blay cada vez que cierro los ojos. Su cara débilmente iluminada por el espejo del baño resaltaba contra los oscuros azulejos del fondo. Junto a la su abierta y desdentada boca, cientos de arrugas partían de sus parpados contraídos deformando su rostro en profundos surcos y los pelos plateados de su cara sin afeitar parecían agujas de acero clavadas en ellos.

Cuando, se desvaneció la imagen solo se oyeron unos sollozos durante un rato más hasta que el silencio devolvió a la noche su paz habitual. Mire Doctor, yo no quise molestar el duelo de aquel pobre hombre.. me imaginé que había muerto Eva , su mujer, porque que ya no oía los quejidos de dolor que desde su casa me acompañaban desde hace meses . Decidí volver a mi cama a intentar conciliar el sueño.

Pero……. !Amigo!, cuando bien temprano salí a por el pan, encontré la puerta de Blay abierta en el rellano y entré por si podía ayudarle. Todo estaba ordenado y limpio. Una nota sobre la mesa del comedor con la letra de Blay destacaba bajo la luz encendida : No se culpe a nadie la maté porque sufría, yo me voy con ella para estar juntos donde quiera que vayamos….

Sobrecogido, me acerque al oscuro baño, y allí los encontré. Solo eran dos cabezas juntas en un lago de carmesí que parecía un rubí engarzado en el contorno blanco de la bañera. Habían fundido sus sangres en un dulce abrazo mientras sus vidas se diluían en el agua. Blay había recurrido a la muerte mas indolora …segarse las venas y desangrarse con dulzura en el agua tibia.

Doctor, aunque Vd. no se lo crea, no tuve que tomar ninguna decisión. No veía otra alternativa a lo que hice. Blay, era mi amigo y yo no podía permitir que su nombre y su memoria se viera envuelto en tremebundas historias de crimen de género y violencia doméstica, ni que todas las televisiones mancharan su memoria atribuyéndole intenciones perversas, ni que manifestaciones en la calle, ambulancias y coches de policía se adueñaran truculentamente de nuestra calle ni de nuestro portal.

Blay no se merecía eso. Blay se merecía un puesto en el cielo después de dejarlo todo desde hace siete años para cuidar a su amada Eva con Alzheimer. Blay se merecía el cielo por haber puesto fin al sufrimiento de su mujer cuando un maligno e incurable tumor comenzó a devorarle sin piedad desde vientre. Blay se merecía el cielo por amarla como la amó.

Cuando vacié la bañera, sus dos pequeñas y exsanguinadas figuras abrazadas como dos pajarillos me produjeron ternura . Parecían un solo cuerpo blanco y traslucido. No se me ocurrió separarlos  y así , ligados por el rigor mortis, los envolví en una alfombra, los arrastré trabajosamente hasta mi vieja furgona y los llevé hasta aquel lejano monte gris que tantas veces habíamos subido juntos y que en nuestro otoño mirábamos con nostalgia desde nuestras ventanas en los días claros

Y allí están, con sus esqueletos entrelazados, lo más cerca de Dios que pude. Nadie se enteró. Nadie los echó de menos. Nadie preguntó por ellos… Para mí fue un alivio, pero... también es triste Doctor, el olvido en que vivimos los viejos…

jueves, 25 de mayo de 2017

ORGULLO DE PICADOR


! Me equivoqué ! !Debo admitirlo ! !Sí...!, Estaba tan impresionado por aquel animal, que inconscientemente puse la puya en su lomo un poco atrás, como si no quisiera herirlo. 


Por una vez y solo por una, olvidé la máxima de mi maestro "Chicuelo" que me decía: ! Al enemigo…, ni agua chiquillo!, y yo... le di de beber.

Con un toro bravo menudean las segundas oportunidades y para que surja la tragedia, solo hace falta olvidar las cosas una sola vez. Estas bestias no admiten distracciones  y exigen de ti una concentración total como en el Ajedrez; pero aquí..., en el toreo... el " jaque mate"… puede ser "mate" de verdad.


"Arponero",  salió de toriles con fuerza pero sin alocamiento y aunque desorientado en aquel extraño circo, miraba más que corría.  Estaba asustado, pero no perdía el control de sus actos. Dió las vueltas a la justas mostrando su figura a toda la plaza como diciendo "Aquí estoy". Era perfecto de hechuras y él lo sabía, nada vulgar, negro azulado, un poco alto de morrillo y musculado con 520 kilos sin asomo de grasa. Sus cuernos simétricos se curvaban con gracia.

!Es una pena pensé, que este animal vaya a morir sin haya estado en contacto con una hembra desde que su madre lo parió, porque las vacas debían caer desmayadas en la dehesa a su paso !

Par mi, fue un flechazo porque además no era solo guapo y noble, no solo era el trapío …..también era la casta .

!No dio ni un solo signo de mansedumbre!, ni rascó la arena..., ni busco los toriles..., ni manifestó querencia por las tablas..., Intentó perseguir a los subalternos y no cometió el error de partirse los cuernos en el burladero malgastando su ira con las maderas. Valiente, 
en el centro del ruedo y sin la protección de las tablas, entró al capote magenta y oro sin que el matador tuviera que llevarlo hasta allí.

Había nacido para líder, su embestida era perfecta; en un viaje largo, bajaba la cabeza lo justo y luego la alzaba en la salida de la media verónica intentando cornear el capote, con fuerza, pero sin tirar los pies por alto. 

Miré la cara del diestro; tenía la seriedad de los momentos cruciales pero, barruntando con los ojos húmedos por la emoción que con aquel animal, podría hacer la faena de su vida en aquella corrida televisada a medio mundo. 

Tuuuuuuuu sonó la corneta. ! el "Tercio de Varas" ! . Los dos picadores salimos con discreción como siempre para no llamar la atención del animal hasta estar bien situados en los lados opuestos del ruedo. En oro y negro, yo, con mi figura maciza de anchos hombros y potente barriga que quedaba impresionante sobre el blanco deslumbrante de mi caballo "Tiznado"  con su larga cabellera y su ojo tapado.


El diestro, eligió mi caballo para el lance y los hombres de plata condujeron con oficio a Arponero frente a mí. Embistió como esperaba bueno…casi. Metió la cabeza en el peto de Tiznado y empujando con toda la fuerza cuartos traseros de forma fija y continua, nos iba desplazando al caballo y a mí al tiempo que yo presionaba su espalda con la errónea puya clavada a fondo, alzándome sobre mis piernas y cargando hacia él todo el peso de mi corpachón.

Desgraciadamente..., mi caballo no estaba a la altura de este toro, y no resistió. Y yo, como antes os conté, no lo pude frenar lo suficiente había picado intencionadamente mal y , la bravura de Arponero lo hacía además insensible al dolor de mi erróneo rejónazo. Poco a poco.., noté cómo nos desequilibraba…. sentí como nos vencía... y  perdí el sombrero castoreño que voló cuando con la bota se quedó enganchada en el estribo de latón. Caí aparatosamente aplastado bajo el caballo que quedó patas arriba.

Pude ver como mataba a "Tiznado"…, lo hizo con nobleza, nada de cornear el abdomen y hacer un dolorosa carnicería en las tripas…, fue una cornada certera en el corazón que produjo la muerte inmediata del caballo, que dejó todo su peso a plomo sobre mí atrapándome cada vez mas. 

También se portó bien conmigo, cuando, sin hacer caso de los capotes de quite de los toreros, se dirigió a mí. Nada de zarandearme…., nada de tratar mi cuerpo como un pelele volteándome una y otra vez….. , nada de cebarse con el enemigo caído, me mató con la generosidad del buen vencedor. 

Una sola cornada, me dio solo una, que me entró por el cuello y destrozó los grandes vasos de mi pecho. Luego…. me dejo en paz con la seguridad en sí mismo del que no precisaba rematar.

 La muerte me llegó casi de inmediato, pero aún pude oír el grito espeluznante de toda la plaza puesta en pie. Cuando mi alma y la de Tiznado abandonaban calmosas la plaza hacia el "Tribunal de los Justos", aun pudieron ver contentas como, en aquella plaza experta, el público no se había cebado en la venganza y tras una faena memorable del maestro el animal se había ganado el respeto y indulto . ! Sería semental !. !! Difícil manera de ganarse el derecho a las hembras….!!. 









viernes, 19 de mayo de 2017

"EL SEÑOR DE LOS TORNILLOS"

! Lo reconozco... !, !Si...!,! Le dí dos soberanas "Ostias" a aquel " Capullo" en toda la jeta!. !Ah!... y escribo "Ostias" y no "Hostias" por no blasfemar, porque incluso mentalmente solo le pongo la H a la esa palabra, en las raras ocasiones en las que me refiero a la blanca oblea consagrada con el cuerpo de Cristo.

¿ Católico? ! No! ! No!.. Es solo un poco de respeto por las enseñanzas que recibí y lo que la gente cree. La verdad es, que a mí la vida me ha vuelto ateo a base de hacerme pensar que si Dios existiera, se dejaría de renglones torcidos para hacer su voluntad, iría rápidamente al grano y pondría un poco orden en esta mierda de humanidad que creó. Incluso tal vez, pienso que si fuera apurado de tiempo o viera él que esta mierda ya no tiene remedio, por lo menos debería enviarnos un piadoso meteorito arrasador que se llevara a "tomar por culo" el planeta y luego se fuera aliviado con sus sagrados bártulos a repetir el experimento de Adán y Eva a otra puta galaxia a ver si tuviera mas éxito….



!Sea pues... ! ! Lo reconozco..! Pero cuando aquel doctorcillo levantó los ojos de los papeles después de hablar veinte minutos sin siquiera mirarme, mis dos sonoras "Galletas", enviaron sus gafas de pasta a hacer puñetas y dejaron los miopes ojos de aquel tio abiertos de la sorpresa con tal cara de gilipolla, que ese instante mismo se me pasó la indignación y no me descojoné de la risa por no darle la razón a aquel mierdecilla como todo el mundo hubiera pensado después.

La cosa, había empezado suave. Yo solo había acudido aquella mañana a centro de salud a pedir unos tranquilizantes que me ayudaran a conciliar el sueño. Últimamente dormía fatal…, me despertaba cuarenta veces…, estaba inquieto, no dejaba de dar vueltas en la cama y me levantaba al alba como si me hubieran dado una paliza.

- ¿Desde cuando le pasa esto señor ? me preguntó el mediquillo, claramente un novato, en el único momento en el que me miró fingiendo interés antes de sumergirse a escribir sin parar mientras me seguía interrogando.

Yo, intenté ser conciso en mis respuestas consciente de que la sala de espera estaba abarrotada de pacientes y mi problema parecía sencillo.

-Pues mire doctor ..mas o menos…desde que me abdujeron los alienígenas hace un par de meses y me implantaron el chip en su nave.

Cuando el galeno oyó mi respuesta, estuvo a punto de mirarme, dejó de escribir unos instantes, se quedó quieto sin levantar la cabeza, y continuó preguntándome sin alterar su monótono tono de voz, pero yo no pude evitar percibir que para seguirme la corriente, se había contenido muy profesionalmente.

-¿ Y Vd. atribuye su trastorno a ese chip ? terció dándome así "carrete" para que yo fuera largando.

Entonces fue cuando yo le conté que mi misión era la de recoger toda la información humana posible con mis cinco sentidos como si fuera una especie de sofisticada cámara de videograbación.

-¿Quiere decir Vd. que esos seres me están viendo en este mismo instante ?

Ahora a posteriori, me doy cuenta de que esta pregunta tenía un casi imperceptible tono de "cachondeo" que no llegué a captar en aquel momento y yo iluso, seguí respondiendo conciso :

-!No! !Nooo! …!Tranquilo doctor…! Desgraciadamente es solamente por la noche cuando recogen de mi cerebro toda la información almacenada, porque durante el día el flujo fotónico de la luz solar interfiere las trasmisiones espaciales de su sistema y creo que lo no me deja dormir bien debe ser el zumbidito sordo que hace el chip en mí cogote cuando comienza a trasmitir...

Aquel hombrecillo continuó interrogándome machaconamente hasta que en un momento dado, subrayó unas palabras en el historial, puso un punto, dejó la pluma, y apoyando los codos en la mesa y su barbilla sobre sus manos entrelazadas, levantó la vista, me miró con el brillo de satisfacción de quién se siente sabio y satisfecho de sí mismo y me dijo con voz engolada:

- ! Déjese de tranquilizantes y de chips señor..! ! Lo suyo es una esquizofrenia paranoide de libro con un delirio productivo y consolidado !

-¿ Esquizofrenia? ¿ Qué es eso…? ¿ Que quiere decir doctor…?

Con la insensibilidad de médico novato, más preocupado por diagnosticar la enfermedad que por curar al paciente el "tio", que no debía saber aún lo que era la empatía, fue y me soltó a bocajarro:

! Pues que Vd. es un Psicótico…! ! Vamos... que está Vd. loco y no le digo " De atar " porque su comportamiento no es aún agresivo!.

Como comprenderéis…, entonces fue lo de las dos "Ostias" bien dadas y el motivo por el que al día siguiente no fuera yo andando por la calle sino que me encontrara paseando con una camisa de fuerza bien atada por el brillante pasillo de aquel frenopático esperando que vinieran a por mi para llevarme " Al señor de los Tornillos" como decían por allí mis dementes compañeros de reclusión manicomial en clara alusión a la fantasiosa novela de Toliken.

Cuando en mi ingenuidad pensaba que me iban a conducir a una especie de terapia ocupacional sedante y relajante a base de talleres de mecánica o fontanería, pronto pude comprender que no se trataba de eso porque me llevaron frente a una puerta cuyo rótulo rezaba: Dr E. Martín Psiquiatra y me metieron adentro de un empellón. Ahora os digo, que comprendo que nadie andaba desencaminado al llamarle "El Señor de los Tornillos".

El Dr. 
Martín ( Don Eduardo), era un hombre maduro con un aspecto de lo mas normal, yo casi diría que anodino, y no me hubiera llamado mucho la atención, si no fuera porque en vez de papel y pluma, en su mesa frente a él, reposaba una enorme y pesada llave inglesa de dos palmos de longitud.

- ! Mire buen hombre!, dijo dirigiéndose hacia mi con simpatía y respeto. Le tengo que decir a Vd. que mi método de terapia es singular pero efectivo. He descubierto que la enfermedad mental no es más que un problema de " desajuste" o perdida de alguno de los enormes tornillos Virtuales que llevamos en las dos sienes y que entre los dos,  a modo de pinza, regulan la presión de nuestro encéfalo. En realidad me inspiré en el Dr Frankenstein. Siempre he pensado que si 
durante su ensamblaje le hubiera apretado un poco mas los tornillos de la cabeza a su monstruosa criatura hasta lograr cerrarle la grieta de su frente , hubiera creado un genio.

- ¿Tornillos Doctor... ?

- ! Si, tornillos! ! Mi estimado desequilibrado, ! Aunque Vd, no pueda verlos!.

Y diciendo esto, Don Eduardo se puso en pié con su enorme y anticuada bata blanca que le llegaba a los pies, dio la vuelta a su mesa llave inglesa en mano vino hasta donde yo estaba sentado aún con mi camisa de fuerza y comenzó a girarla en cada una de mis sienes como si apretara o aflojara los, para mí imaginarios, tornillos mientas me comentaba para tranquilizarme que se trataba de una sencilla operación parecida a la regulación del carburador del automóvil hasta conseguir el flujo de combustible deseado.


Dos meses después, el Dr Martín, me dio el alta médica.

Durante todo ese tiempo, habían continuado las sesiones terapéuticas de forma semanal y en cada una de las cuales, tras las pertinentes maniobras de "Apretado" y "Aflojado", Don Eduardo me hacía muchas preguntas como para calibrar su efecto.

Tengo que reconocer, que el tratamiento me fue bien y que mi escepticismo inicial, fue dejando paso a un verdadero entusiasmo cuando el zumbido del cogote fue disminuyendo, dormía mejor, y el episodio de la abducción alienígena comenzó a parecerme un antiguo sueño.

Ahora estoy bien..,de verdad…del susodicho episodio de las "Dos ostias" solo me ha quedado una pacífica satisfacción y los Alienígenas, si existieron realmente, nunca se volvieron a poner en contacto conmigo.


Solo me queda una duda…: ¿ Aquellos seres fueron solo producto de mi mente o huyeron espantados de la Tierra cuando vieron que en este planeta a un loco, lo envían a que lo sane otro mas loco que él…?




















jueves, 11 de mayo de 2017

ZAIDA Y AMINA

      Zaida miraba a Amina sin que la muchacha se percatara. Su armonioso rostro ya maduro, reflejaba una inmensa curiosidad mezclada con amor y ternura. Zaida parecía preguntarse a sí misma como era posible que Alá pudiera depositar tanta gracia y belleza en una sola persona.


      
Cualquiera hubiera podido pensar que la escena transcurría en un zoco de Fez o en las callejas imposibles de Marraquech o Tetuán: Dos moras tocadas con Chador vestidas con hermosas ropas tradicionales cuya factura y fino colorido delataba una buena posición social, comprando queso de cabra fresco a una muchacha local 


     La verdad es que la escena transcurría en España, concretamente en Valencia, en el mercadillo semanal de la calle del Santo Cristo en el Grao donde nací y he vivido siempre.

     El Grao es un barrio situado en las cercanías del puerto donde todos los jueves del año, al pie del campanario de la iglesia de Santa María del Mar, como si buscaran la protección divina, una legión de vendedores ambulantes plantaban sus entoldados tenderetes para vender ropas de marca falsificadas, frutas de dudosa procedencia y productos artesanales tradicionales que ya no se encuentran en los modernos supermercados.

     Todos los jueves veía revolotear a Amina y Zaida como mariposas juguetonas de flor en flor felices y risueñas, curioseando todo el mercadillo de puesto en puesto.

      Según sus lejanas costumbres, durante la semana, apenas salían de su casa situada en la parte superior de aquella antigua casona en cuyos bajos, la comunidad musulmana tenía la mezquita que ellas cuidaban y donde Rashid había predicado. ellas aprovechaban para salir los jueves porque los Viernes, como día sagrado del Islam, la solemnidad y el recogimiento en la mezquita requerían de toda su atención.

      Mientras Zaida miraba la dulzura y el cuidado con que Amina examinaba queso que había escogido, y regateaba con habilidad con la mujer gitana, el olor a leche de cabra la transportó a su infancia en Azudid, la mísera aldea situada al pie del Atlas en las proximidades del desierto de donde provenían ambas mujeres y cuya única riqueza era la proverbial belleza y fecundidad de sus mujeres.

      Aun no habría nacido Amina cuando Zaida abandonó para siempre su casa. Su difunto suegro, un respetado imán de la Madraza coránica de Agadir, había arreglado con su familia el matrimonio de su hijo Rhasid al que ella jamás había visto y que siguiendo los piadosos pasos de su padre estudiaba para Imán.

     Rhasid era profundamente religioso, pero tan justo y ponderado que su interpretación del Corán era un canto a la paz y la hermandad de los seres humanos.
 
      !Cómo había amado aquella mujer a Rhasid y cómo rezaba en la "Yada" de todos los viernes por la inmensa protección con que Alá que a pesar de la dureza de la vida le había premiado inmerecidamente con aquel matrimonio a ciegas !. 

      Zaida, no dudó ni un instante en abandonar su tierra para salir a la tierra de los infieles, cuando el designio de su santo esposo Rashid les trajo hasta España tras el  terremoto que hizo desaparecer a Agadir y todos sus habitantes mientras Rhasid y ella estaban de peregrinación en Fez.

     Aun recuerdo cuando Rashid y su esposa vinieron a mi barrio. Eran otros tiempos…, otras intenciones…, veíamos llegar a los marroquíes como simples emigrantes exóticos que trabajaban como mano de obra barata de sol a sol en el puerto, las pesquerías, e incluso en la recogida de la naranja, para enviar cuanto cobraban a sus pobres y lejanas familias. 

      Ahora, por desgracia, desde que el integrismo islámico ha inflamado a los jóvenes musulmanes y la yijad ha sembrado de terrorismo la vida de los europeos, vemos injustamente en cada musulmán alguien sospechoso capaz de hacernos daño…

      Pero entonces… Entonces eran otros tiempos y vi con simpatía como aquel hombre cultivado lo había dejado todo para venir a España como un pastor que debía reunir un rebaño que campaba disperso y sin guía en un país extraño.

       El hijo de ambos 
Falah, un precioso varón como su padre deseaba, nació ya en España. La verdad es que fue español apenas por un mes, pero nació aquí y Falah fue la alegría y el consuelo de sus padres que hacía que toda penuria valiera la pena . 

       Mientras trabajosamente Rashid conseguía congregar a los dispersos y hacerse con una mezquita , el niño crecía inteligente educado obediente y estudioso llenando sus días de orgullo.

       Pero... cuando llegó a la adolescencia, Falah se convirtió en uno esos valencianos de aspecto magrebí. !Si…! Falah había optado por sentirse tan español como sus amigos y sus compañeros de instituto.

      ¿Cristiano Falah? !Nooo!, ! ! Cristiano no!. Los jovenes españoles solo son cristianos por el bautismo o la comunión pero en realidad, al igual que casi todos los jovenes de occidente son agnósticos. A ver…, no es que no crean en Dios, La fe, la iglesia..la biblia.. etz…, es que ni siquiera piensan en ello. Ahora sus cerebros están en lo que están, es decir en lo que en nuestra sociedad les hemos enseñado los adultos con nuestro ejemplo en casa y a través de los medios de comunicación.

     !Si…! Los jovenes hoy están en otra cosa….,En otras preocupaciones…El amor… la música… la tecnología…y estudiar y abrirse un porvenir que les pueda permitir la vida de consumo y ocio que desean y se les ofrece. !Ah…! y como también hacemos nosotros, de la misericordia, la caridad, la solidaridad etz. ya se ocupará el estado por nosotros, que para eso pagamos tantos impuestos.

      Sabéis..., no hay fuerza mas destructora en el hombre que la desmoralización y cuando Rashid se dio cuenta que su mayor fracaso lo había tenido con la falta de fé de su propio hijo, dejó de predicar y cayó en una depresión tan profunda que nada ni nadie lo hacía salir de sí mismo.

       El melancólico hombre se pasaba el día sentado en silencio en la butaca del salón fumando sin parar o arrodillado en la alfombra orando a Alá, 
pidiéndole que lo sacara pronto de este mundo y cabeceando contra el suelo hasta que el callo de su frente se le inflamaba mientras Zaida alarmada y asustada no sabía lo que hacer hasta que, desesperada, se le ocurrió convencer a Rhasid para que tomara una segunda esposa más joven con la excusa de tener otro hijo varón para rectificar ante Alá sus errores, con la esperanza de que un cuerpo fresco y bello pudiera levantar el espíritu y la autoestima de aquel hombre santo sacándolo así de sus negras ideas.

         Amina llegó desde la misma aldea que Zaida y con diez y seis años era la octava hija de su propia madre es decir que era una hermana a la que Zaida ni siquiera había llegado a conocer. Tal como ella misma había arreglado el matrimonio, Amina era la criatura más dulce bella y graciosa que Zaida podía imaginar y por supuesto su hermana era en ese momento la mejor hembra del pueblo.

        La verdad, es que la cosa fue un autentico fracaso. La muchacha pesar de sus virtudes no pudo a levantar el ánimo de Rahsid y aunque Zaida la metía cada noche en su lecho, el triste Imán no la tomó ni una sola vez y ni siquiera se daba cuenta de que la chica andaba por la casa.

        Pero.... paradójicamente, Amina se fue convirtiendo en el único consuelo y apoyo de Zaida que vio en ella la hija que nunca tuvo y siempre había deseado. Incluso a veces, como aquel día que las vi, La pobre mujer  
conseguía olvidar un poco el estado de Rashid y la ausencia de su hijo Farah y sentir un poco de alegría en sus paseos con Amina por el mercadillo del jueves buscando todo aquello que le pudiera agradar a su marido.

       Por fin, os diré que Alá se apiadó de Rashid y escuchó sus oraciones. Un cáncer de pulmón se llevó en dos semanas con facilidad, la vida de un cuerpo que no deseaba luchar

        Fue en su entierro, en el cementerio musulmán, cuando entre lagrimas y lamentos, Amina se encontró por primera vez a su sobrino Farath y el amor estalló entre ambos a la primera mirada.


 Unos meses después mirando a Amina, Zaida reconocía que con vaqueros, maquillada y con el pelo suelto estaba más guapa todavía. 


      !Que raros son los designios de Alá ! El hijo de una viuda de su padre casado con otra viuda de su padre que a su vez es tía suya !.  

       Zaida dejó de pensar… se arrodilló de cara a la meca y le agradeció A Alá la felicidad de volver a unir a su familia a su alrededor

       !No! !No pidió por Rashid…! No era necesario…, estaba segura de Rashid estaba en el paraíso 
 a la derecha de Alá con una sonrisa en los labios 

Fin