jueves, 24 de noviembre de 2016

UNA PEQUEÑA ORQUESTA

!Lo siento!. ! Pero hay cosas que me parecen de gilipollas !. Por ejemplo: Ese tiarrón de la orquesta sinfónica tan serio, de pelo canoso, gafas de montura dorada, cara de funcionario y vestido de gala, que mientras el resto de los músicos sudan tinta con el esfuerzo de sacar de los complicados instrumentos difíciles y virtuosas notas y el director como un loco se contorsiona y se despeina batuta en mano..., se dedica  dar golpecitos tipo "cling" con un palito a un pequeño y ridículo triangulo de metal plateado allá en lo alto del escenario

¿Percusión ?...! Ya…!!Ya …! Me diréis que todo en la música es importante….. !Lo sé !. Pero es que no puedo evitar imaginarme la vergüenza de su hijo cuando en el colegio le pregunten a que se dedica su padre y con los ojos bajos tenga que confesar que su padre se dedica a tocar con un palito... 

!Os pido disculpas de nuevo!, el texto iba de orquestas y está claro que me he dejado llevar.

El caso es que esa formación era la de una minúscula orquesta. No llegaba ni a cuarteto porque eran tres y no me sacareis ni con tortura como me enteré con tanto detalle de su extravagante existencia. Solo os diré que una vez más, la realidad superó a la ficción y que la búsqueda de lo que llamamos felicidad y adaptación de los seres humanos a la lucha por sobrevivir esconde preciosas e insólitas historias en sus extraños equilibrios.

Que su madre, una magnífica mezzo-soprano, perdió la voz y el norte en el difícil parto de esos gemelos, se hizo patente pronto cuando en el baptisterio frente a la pila de mármol, en un mar de lagrimas, los bautizó como Wagner y Verdi ante el estupor de toda la comitiva incluido su marido.

El caso es, que aquellos dos hermanos eran dos virtuosos de los instrumentos de cuerda. Bueno.., más que gemelos, Wagner y Verdi debían ser mellizos porque no se parecían en nada.

Wagner, alias "Manolo", nombre ficticio que adoptó para poder ir por el mundo sin rechuflas, era grande y rubio tirando a tosco, tenía un carácter colérico y explosivo y aunque amaba con locura las notas agudas y a veces estentóreas del pequeño violín que tocaba su hermano y que iban mas con su sensibilidad musical, se tuvo que dedicar al violonchelo por que armonizaba más con su corpulencia, pero sobre todo, armonizaba mas con el tamaño de sus manos ya que, uno solo de sus dedos podía aplastar de golpe las cuatro cuerdas de un delicado violín.

A Verdi, le llamaban "Chimo" por el mismo motivo que su hermano. Era moreno y más pequeño y delicado que Manolo-Wagner. Su timidez le hacía hablar poco y era tan sensible que a veces lloraba de emoción mientras tocaban los dos juntos, sobre todo, cuando su hermano Manolo-Wagner extraía del chelo algún "solo" de notas dulces y delicadas que le entraban directamente al corazón. Porque era el Violonchelo , el instrumento de su hermano, el que secretamente prefería Chimo-Verdi y al que tuvo que renunciar dada su pesadez, ya que de niño no podía con su peso.

La cosa, es decir la historia que nos ocupa, empezó cuando Chimo-Verdi y Manolo-Wagner, estudiantes aún, se buscaban la vida tocando en bodas, túneles del metro, pequeños actos privados y en cualquier sitio que se les pudiera aportar algo de dinero o comida para poder sobrevivir con aquellas exiguas becas. ! Si ! debió ser por entonces cuando se les acopló Nilsa.

Nilsa, una virtuosa de la flauta, tocaba como los propios ángeles. Nilsa era corpulenta, rubia y guapona y aunque su aspecto era de valquiria nórdica debía tener alma latina, porque a pesar de haber nacido en algún lugar helado de Escandinavia, odiaba 
de tal manera el frío del norte tanto en la naturaleza como en las gentes, que en cuanto le vino la regla y pudo disponer un poco de su vida, se dejó caer por todo el mapa de Europa hacia el sur Mediterráneo, resbalando flauta en mano.

Con Nilsa, el dúo de cuerda se hizo orquesta, pequeña, pero orquesta. La unión de la flauta al fraternal dúo les permitió ampliar de modo insospechado su repertorio e incluso adentrarse con nocturna alevosía y por supuesto  emocionante 
incógnito en el provechoso y más lucrativo terreno de los tugurios y clubes de jazz.

Los tres vivían juntos en un pequeño y destartalado piso de dos habitaciones en barrio viejo de la ciudad y como era previsible, el carácter mediterráneo de los dos muchachos en plena tormenta hormonal, la permisividad de la escandinava y lo barato que les salía a los tres el entretenimiento, llevaron a que, entre ensayo y ensayo, el sexo no tardara en aparecer entre ellos.

Hay que decir, que la nórdica estaba " muy viajada" y con una maestra tan experimentada y desinhibida como Nilsa ambos músicos desarrollaron su erotismo con una pericia impropia del nivel general de los reprimidos muchachos del conservatorio en aquel momento.

Es curioso como a pesar de ser mellizos, ambos hermanos desarrollaran de forma innata unos comportamientos sexuales tan diferentes como paradójicos : Chimo-Verdi, el violinista tímido, llorón y poca cosa, se mostraba más fogoso que su hermano. Tomaba a Nilsa al asalto abalanzándose sobre su curvosa desnudez, nadando en sus carnes con su pequeño tamaño y magreando con avidez sus descomunales senos, sus abultados glúteos y la estrechez de su cintura como si de un enorme y múllido violonchelo se tratara, para luego penetrarla furiosamente hasta que Nilsa en medio del sudor, llegaba rápidamente al éxtasis gritando tan agudamente que hacía vibrar las cuerdas de los instrumentos.

En cambio Manolo-Wagner, el grandón y tosco violonchelista, al contrario de lo que podía parecer por su carácter, se mostraba en esto más calmado y sensible. Se iba excitando lentamente mientras oía los gritos que profería Nilsa cuando estaba con Chimo-Verdi y que le recordaban al concierto numero 24 de violín de Paganini y luego, esperaba pacientemente a Nilsa, porque la rubia muchacha, después del siguiente ensayo lo buscaba a él, que más sofisticado y hedonista en el sexo, gozaba de la boca de Nilsa a la que gustaba de iniciar el encuentro con un dulce concierto con la flauta de Manolo cuyo crescendo hasta el final, se acompañaba del rasgado dulce de violonchelo de los virtuosos dedos de Manolo sobre su rubio sexo, que le provocaba un aluvión de suaves y dulces orgasmos hasta que su cuerpo quedaba gozosamente relajado dejando en su vientre un bienestar profundo y duradero.

A veces se podía ver a Nilsa cavilar abstraída mirando a la calle desde la ventana, no se podía explicar como de distinto placentero y maravillosamente diferente podía ser para ella el sexo, según cuál de los dos músicos interpretara la partitura de su cuerpo.

La verdad, es que Nilsa era feliz con ambos hermanos, pero no solo por el sexo. Los caracteres de ambos eran tan complementarios como su música y en su diferencia, se acoplaban el uno al otro hasta hacer de la vida, como si de un concierto de Mozart se tratara, la obra más bella

! Si!, Nilsa lo reconocía.. Estaba extrañamente enamorada de los dos y por mucho que se lo preguntara, como le ocurre a una madre con sus hijos, no sabía cuál de los dos la satisfacía mas ni a cuál de los dos amaba más. La nórdica, se sentía plena y completa y renunciar a cualquiera de los dos sería una tragedia para su vida emocional.

La cosa duró mientras los tres se vieron como compañeros juguetones de orquesta sin lazos ni compromisos…, pero llegó la tragedia… !El choque de egos!. Como siempre..! El enfrentamiento animal de los hombres por la propiedad de una mujer ! y cuando el sexo se tornó en amor, entre los hermanos comenzó la lucha… los celos…el rencor… las discusiones… La situación se hizo insostenible, la orquesta se disolvió y Nilsa, amándolos pero sin poder elegir entre ambos, decidió desaparecer de sus vidas antes de que los hermanos reprodujeran la historia de Caín y Abel.

!Dos años!. Dos años vagaron por separado los tres tristes, deprimidos y sin tocar instrumento alguno hasta que una mañana de primavera en la que los hermanos coincidieron abatidos en el parque de la ciudad y sin apenas saludarse se sentaron avergonzados en un banco a 
suspirando fumar en silencio, Nilsa mas bella que nunca, apareció delante de ellos como por arte de magia. Tras ella, un niño pequeño y gracioso le tiraba de su falda.

! Mira Gabriel ahí están tus padres!.. ! Qué suerte ! ! Tienes dos!

¿Sabeis…? Nunca supieron de quién era hijo Gabriel.. ni tampoco de Marta…ni de Luis… ni del resto hasta los cinco en total que vinieron después …porque los tres, !Jamás volvieron separarse!

!No !, !No creáis…!, a pesar de todo nunca fueron una familia !! No quisieron serlo !! al fin y al cabo, los tres eran músicos…!!Siempre fueron una pequeña orquesta… !! y así les iba mejor...





viernes, 11 de noviembre de 2016

MARIANO Y SUS RUBIAS

! Extremeño ! ! Si , Mariano era extremeño….!! y estaba orgulloso de ello. Pese su aspecto, uno lo podía situar geográficamente en aquella deprimida región de España con solo oírle decir un par de palabras… Pero el maldito ADN, ese acido nucleíco traidor del que están hechos los genes y que contrariamente a lo que la gente cree puede permanecer generaciones oculto para resurgir como un rio Guadiana en un momento y en un lugar inoportuno, le había jugado una mala pasada.

Vamos a ver…Si todos los de aquel perdido pueblo, eran morenos, enjutos, delgados y de corta estatura…,si todos tenían el agitanamiento que da la mezcla ancestral de lo ibero con lo moro…, si sus padres eran igual que los demás….si sus hermanos eran indistinguibles del resto de la chavalería del pueblo. ¿ Por qué?....¿ Por qué coño había nacido con aspecto de Alemán? : Ese rubio de Hamburgo…. Esa piel rosada de Dresde… Ese cuerpo macizo y barrigón de Baviera… Y esa estatura que hacía que los vecinos de la calle tuvieran que mirar hacia arriba para verle los ojos azules… 

Desde pequeño ya, Mariano, había tenido que sufrir las chanzas de la chavalería que le trato como un gorila albino, hasta que al crecer su envergadura comenzó a intimidarles con su aspecto genuinamente nazi.

Como en la casa no había posibles, para poder vivir, Mariano en su juventud tuvo que dedicarse en su pueblo a las tareas más pesadas de las que los demás huían y que él, hacía con increíble soltura. Levantaba los carros del fango…, Herraba los caballos…, Arreglaba la 
pesada maquinaria agrícola  y sin su concurso, ni diez mozos podían mover las redondas muelas de granito del molino. En las fiestas, a Mariano siempre le tocaba portar la pesada cruz de la procesión de Semana Santa…,salir de Sansón en los teatrillos de las fiestas,!Ah! y de noche..., sujetar al toro embolado en el pilón de piedra para que le pudieran encender las antorchas en sus cuernos y correr por las callejas como una aparición intentando cornear a los mozos.

A Mariano, había que verlo cuando con su sombrero de paja se sentaba a solazarse con los amigos en pantalón corto de trabajo...Parecía más un tirolés a punto de cantar el famoso " alaiiirooooliiiilooo " buscando el eco de las verdes montañas alpinas que un carpetovetónico al uso.

!No! ,!No bebía cerveza!, hubiera sido demasiado para su estampa…él solo vino tinto y aguardiente de orujo de la tierra. Como para todos los demás por entonces, las bebidas modernas con burbujas, eran una mariconada extranjera.

Pero llegó el momento en que la sequía y la hambruna, llevó a la mitad de los jóvenes del pueblo a emigrar a Alemania donde la reconstrucción industrial tras la bárbara guerra, pedía mano de obra barata y poco cualificada..Pero para Mariano 
además, había otra razón para emigrar que era mas de tipo personal  … Mariano era virgen, no se comía una rosca en el terreno sexual  y eso lo tenía jodido porque con sus hormonas a tope, andaba siempre caliente y los amigos se reían de él.

No es 
que el joven Mariano  fuera feo, aunque es verdad que resultaba exótico y extravagante… , lo que ocurría esque las muchachas de la localidad, poco experimentadas y mas bien pequeñas de tamaño, tenían autentico pavor a su enormidad cuando pensaban en  "continentes" y "contenidos" y ninguna de ellas quiso jamás ir con él a la era tras las matas en la romería de San Juan, cuando el mujerío andaba más o menos receptivo en busca de emparejarse y los padres relajando la vigilancia, miraban hacia otro lado haciéndose los tontos. 

Aquello de la emigración, 
aunque forzada por las circunstancias para Mariano fue paradójicamente una suerte inesperada. Alemania para aquel muchacho supuso el cielo…,el paraíso…, la tierra de promisión ! !vamos !. Deambulaba por las empedradas calles de Dormund sorprendido de que nadie le mirara, la gente le sonreía, las chicas coquetas se le dirigían en alemán con cualquier excusa,e incluso aprendió la endiablada lengua con una facilidad pasmosa llevada en algún gen visigodo y la buena colaboración de alguna teutona ardiente que le hizo de profesora particular, porque en lo tocante a la cama…, Mariano era una maravilla para las macizas Germanas,!era un autentico chollo!,!una combinación explosiva! , ! aspecto Alemán y fogosidad española ! ...Así que efectivamente… en Alemania, el patito feo de Manolo..!! Resultó ser un cisne !!

Todo fue como en los cuentos y ayudado por su imagen, su fortaleza y las habilidades mecánicas que había desarrollado en el pueblo, ascendió rápidamente en la industria del automóvil hasta alcanzar posiciones vetadas para los no autóctonos al tiempo que se pulía en lo cultural y lo intelectual.

Pero….a Mariano..., le faltaba algo para fundirse entre aquellas gentes y solo completó su integración en aquel frio país, cuando conoció a "la rubia". ¿ Una alemana? !! Si, una alemana!!, ¿ Rubia..? !!Si, rubia !... !! La Cerveza !!... Aquella bebida que le daba asco en su tierra se convirtió en su maná, y se pasaba el día esperando que después del trabajo en la Mercedes Benz le pusieran en la confortable cervecería tirolesa, un enorme tanque rebosante de espuma que de un trago reducía a la mitad!....!! Ahora sí que estaba integrado !!

Pero Amigos…todo tiene un pero…a pesar de que con el tiempo se había casado con una autentica Valquiria grandona de las de ópera de Wagner con el pelo dorado, entrada en carnes y  con unas 
enormes tetas, sus hijos nacieron enjutos, morenos, agitanados y delgados como si hubieran nacido en su pueblo extremeño.

Parecía como si aquella Valquiria no hubiera puesto nada más que su vientre en aquel tema… y al crecer los morenos chavales, empezaron a ser vistos con desagrado por una sociedad en la que el sentimiento ario de pureza racial había calado y tras las derrotas de la guerra permanecía latente bajo una capa de condescendiente igualitarismo legal impuesto mas o menos políticamente.

Al fin, cuando comprendieron, que los muchachos se sentían incómodamente extranjeros en su propia nación y se les iba cerrando el futuro, Mariano, a su pesar, decidió regresar con su familia a España al pueblo paterno de Extremadura donde sus hijos se encontraban como pez en el agua siempre que iban de vacaciones.

¿Y ellos? ! Me refiero a los padres…! ¿ Se adaptaron al pueblucho?.

Bueno… ,ellos…, tu sabes que los padres nos adaptamos a todo por el amor a sus hijos y Mariano y la Valquiria que no eran una excepción se adaptaron como pudieron… aunque creo que bastante bien…La cerveza ya se había puesto de moda en España, la Alemana cocinaba bien y con lo que pudieron traer de la venta de sus propiedades montaron una modesta cervecería alemana en la plaza de la iglesia cuyo enorme éxito entre los paletos de la España desarrollista hacía que cambiaron el vino tinto, la paellas y potajes por ingentes cantidades de cerveza espumosa que trasegaban en enormes jarras de cristal acompañadas de Chucrut y desvergonzadas salchichas ahumadas de un tamaño obscenamente fálico.

¿Echar de menos Alemania.. ? !! Claro que la echaban de menos!!... !! Allí fueron tan felices… !!.¿Pero sabes?... todas las noches, como fantasmas obesos, volvían allí con el espíritu….y cuando bajaban la persiana de la puerta del establecimiento, se sentaban en la barra fuera del mostrador frente al grifo helado de la cerveza y entre risas y bromas hablaban en alemán y bebían una jarra tras otra como si la vida les fuera en ello y no hubiera un mañana…Luego, volvían a casa silenciosamente por los empinados y desérticos callejones encalados dando tumbos de pared a pared si soltarse el uno del otro…

!! Si !!, Mariano había decidido retornar a España y hubiera hecho lo que fuera por sus hijos, pero… !! No pensaba soltar sus amores y no se separaría jamás de ninguna de sus dos rubias si no era para comprar el último billete…!!

viernes, 4 de noviembre de 2016

HECHO DE BUENA MADERA

No os lo creeréis y tampoco os lo voy a pedir, pero aquel viejo maniquí de dibujo me estaba plantando cara.

Cuando tras media hora de búsqueda lo encontré en un oscuro rincón del estudio de mi difunto abuelo lleno de polvo tras un jarrón entre los dos tomos del Quijote, adoptaba ya aquella familiar postura. !! Me estaba haciendo un inequívoco corte de mangas!! . Es más, mostraba su mano plana hacia mí, dejando bien claro que ni se me ocurriera tocarlo, al menos para lo que yo pretendía de él. Me miraba fijamente y el resto de su cuerpo había adoptado una posición huidiza como si fuera a echarse a correr si pretendía cogerlo.




¿Sorprendido? !No! ! Para nada ! Pensareis que estoy pirado, y tal vez tengáis razón y dejéis de leer esto, pero la pura verdad, es que no me sorprendió. De siempre he sentido que de un modo u otro, los objetos inanimados tienen una extraña vida propia y que de alguna forma pueden comunicarse con nosotros. Tal vez lo hagan manifestándonos su alegría con el brillo de la luz en sus superficies o su tristeza con la fealdad de las sombras y lo apagado de los colores. Tal vez sea que mi extremada sensibilidad me haga captar en ellos lo que pocos se detienen a ver, porque a veces, si los miro con atención, incluso me parece que me comunican sus propios pensamientos en una especie de extravagante telepatía.

Lo de mi maniquí pues, no me sorprendió, porque la fuerte relación entre Silverio, que era como se llamaba el condenado muñeco rebelde y yo, había sido tan especial que tal vez Silverio sintiéndose cargado de razón y en un exceso de confianza, se creyó con derecho a manifestarse con ese feo movimiento.

Si, es verdad que Silverio y yo éramos amigos y que yo jugué con Silverio durante toda mi infancia robándoselo a mi abuelo , que era dibujante y pintor, durante las tardes de los días de fiesta cuando el hombre dejaba el trabajo y acudía a la tertulia cultural del casino.

Conmigo, Silverio fue de todo…Valiente soldado del ejército…, Bombero.., Piloto de carreras.. ,El Capitán Trueno…, El Fantásma Enmascarado...,Superman y hasta San José en el belén de navidad…Y ahora, que he visto lo viejo que es y que la pátina obscura en el color de su madera de ciprés o el negro de sus finas vetas oscurecidas delatan su ancianidad, entiendo que cuando Silverio jugaba conmigo ya era mayor y acostumbrado a pasar deliciosas mañanas posando grácil y serenamente para mi abuelo y que debió soportar aquellas tardes , sacrificado, con la paciencia y el cariño de un familiar adulto.

Tras la cruenta guerra civil que todo lo destruye y que convierte a los hombres en viejos resentidos y a los niños en hombres amargados, una severa posguerra lo cambió todo y mi familia que vivía del arte, tuvo que dedicarse a menesteres más prosaicos para llevar un plato de garbanzos a casa y todos, sin excepción, del mas mayor al más chico, tuvimos que postergar nuestros deseos y sueños y adormecer la vena artística que llevábamos latiendo en nuestro interior desde generaciones.
La Verdad es que el país no estaba para artes, las gentes apenas tenían para sobrevivir y yo ya había dejado de ser un inocente niño que juega y la utilidad de Silverio en aquella casa se esfumó, quedando olvidado y lleno de polvo tras un jarrón entre los libros en el estudio de dibujo. !Si Amigos!, Allí, tras el jarrón y entre libros, habían transcurrido los últimos lustros de Silverio observando como el discurrir del tiempo le convertía primero de "instrumento de trabajo" a "trasto inútil" y luego, como con los años fue aumentando su categoría a "curioso trasto viejo" para, como una recompensa ir ya notando en sus maderos en los últimos tiempos el sentimiento de valor y dignidad que le producía a Silverio convertirse poco a poco en una "fina antigüedad".

Creo que debíais saber un poco acerca de la personalidad de Silverio para comprender un poco lo que os voy a relatar, ! Amigos!: Silverio, a pesar de estar hecho de madera, siempre había sido muy pudoroso.... no le gustaba hablar de sexo y aunque a su constructor se le olvidó ponerle un pedacito de madera entre los muslos, él se sentía varón.. vamos…..! Muy varón! y…. !Sí!, se reconocía en este aspecto bastante educado a la antigua y es hay que entender , que Silverio tenía ya cerca de noventa años.

En cuanto a mí..., me pasaba algo parecido y aunque había tratado de adaptarme a los cambios que tras caer la dictadura y sacudirse el férreo yugo de la iglesia trajo la democracia, la cosa me pillo mayor y poco flexible y lo hacía con dificultad porque me lastraba mucho la anticuada educación en lo que recibí en lo moral. quizás hoy en día sea mas fácil vivir con pocos escrúpulos….

El caso es, que para poder aportar mas dinero a mi familia para satisfacer las crecientes necesidades económicas del incipiente consumismo nacional en esa época en la que soplaban vientos desarrollistas en la sociedad, yo había decidido retomar el arte a tiempo parcial.

Pero por desgracia, el arte aun seguía en estado de coma y la única oportunidad que se me presentó fue la llamada de un amigo editor de comics, que era lo único que se vendía en aquellos momentos. El Editor precisaba un dibujante y para mí fue una alegría ya que estaba bien pagado y podía trabajar en casa fuera de la jornada laboral.

! No os podéis imaginar mi decepción cuando me enteré de que no se trataba de dibujar comics de aventuras para público juvenil! . El trabajo estaba bien pagado porque se trataba de dibujar "comics eróticos ",  un moderno eufemismo para denominar dibujos guarros y pornográficos para adultos, llenos de sexo explicito, anatomía genital, posturas imposibles y exclamaciones e interjecciones obscenas llevadas a cabo entre múltiples personas de todo tipo ,raza, sexo y orientación sexual .

Al final, tras mucho dudar acepté reciente el trabajo haciendo de tripas corazón y con los bocetos y guiones en una carpeta que me daba asco llevar, volví cabizbajo a mi casa, preparé la mesa de dibujo y con el estómago revuelto aun por la sensación de culpa y pecado, me fui a buscar a Silverio para ayudarme de él en el dibujo de posturas y gestos que jamás se me hubiera ocurrido imaginar.

! Comprendéis ahora…! ¿¿ Cómo no iba a entender el corte de mangas de Silverio y su rotunda negativa a colaborar en aquel disparate, si yo mismo estaba apenado y lleno de dudas..??

Así que cuando lo vi..., al instante entendí el mensaje de Silverio... tomé con dulzura al muñeco… y lleno de respeto, le quite el polvo y lo coloqué frente a mí sobre la mesa … luego, cogí el teléfono y llamé a la editorial para rechazar el encargo. ….!! Prefiero pintar estampas de la Virgen aunque las paguen a un real !!

Desde entonces amigos…, todos los días miro con admiración a Silverio. Silverio está hecho de buena madera y su entereza me recuerda cada día lo importante que para la dignidad de un hombre, es...!! Saber decir que no!!.





fin