viernes, 27 de noviembre de 2015

LA VIDA DE O´BRIAN


Sabes?…Cada noche oigo más fuerte el cloqueo de los huesos de la muerte cuando se acerca a mi puerta y la golpea con su guadaña. Ya estoy seguro de que no tardará en entrar y llevárseme consigo.

O ´Brian, Me llamo Patrick O´ Brian y soy el típico viejo irlandés. Y sí…, soy pelirrojo, barrigón, melancólico y borracho. Apenas he salido de estos parajes verdes y lluviosos cubiertos de nubarrones pizarrosos. Aquí en la granja de la que solo salgo de cuando en cuando a repartir leche, vivo en soledad desde que ella, lo que más quería en el mundo, me dejó colgándose de una viga del granero. ¿ por mi culpa..? !No! No fue por mi culpa. Aquella mujer estaba tan obsesionada con ser madre, que cuando después de varios años se preñó y abortó, no pudo soportar que una complicación obligara a los doctores a vaciar su vientre para siempre.



Hace ya días que he dejado de beber, bueno…. bebo lo justo para que mi alcohólica mano no tiemble y me deje escribir, porque no quiero irme de este mundo sin dejar contada la única historia digna de llamarse así, que ocurrió en mi monótona vida.

Esos cabrones de la isla de al lado, los ingleses, me reclutaron a la fuerza aprovechado una cogorza, y casi de la oreja se me llevaron a la India para sus guerras particulares, que a mí ni me iban ni me venían. Vine a caer en Islamabad que ahora es Paquistán desde donde, por ser irlandés, me puteaban enviándome a cualquier lugar del montañas del Karakórum, una de las más altas e inhóspitas cordilleras que a Dios se le ocurrió crear en un descuido, como el que deja una arruga al planchar. Con frecuencia se nos mandaban a vigilar Paso de Khunjerab que a casi cinco mil metros, es el más alto del mundo y separa el Pakistán de la China. Cosa británicamente inútil porque por aquellas fechas solo podían pasar caravanas de mulos y camellos.

Allí fue donde, un desdichado día, el whisky con el que combatimos el frio…, las fiebres adquiridas en el valle… y la puta y eterna niebla…. hicieron que me perdiera del grupo cuando me aparté un poco para mear.

!Cinco días! !Cinco! estuve perdido por aquellos montes hasta que , como una milagrosa aparición… surgió de la niebla Kalim jadeando y empujando trabajosamente su vieja bicicleta llena de pesados bultos el preciso momento en que yo , postrado en una trocha, ya estaba rezando mis últimas oraciones..

Kalim era un tipo legal gracias a Dios o a Mahoma porque era un musulmán devoto. En vez de rematarme y robarme, como yo esperaba, descargó sus bultos y con la ayuda de aquél trasto con ruedas me llevó con gran esfuerzo hasta aquel pueblo aislado y perdido donde medio centenar de cabañas de pizarra reposaban como negros champiñones en una ladera y de alguno de las cuales brotaba un reconfortante humo blanco de chimenea.

Sus habitantes 
pequeños flacos y renegridos, me acogieron con la sagrada ley de la hospitalidad que rige en aquellos lugares y me cuidaron hasta que me pude recuperar.

Kalim se quedó unos días descansando también del pesado viaje, en la misma cabaña donde ellos me atendían con un esmero casi servil. Kalim chapurreaba el inglés más terrible que yo había oído, pero me dio a entender para mi asombro, que les vendía la harina a bajo precio por que se le permitía copular con cualquier hembra de la población que le viniera en gusto. Yo, Católico de tradición, me escandalicé de aquella especie de prostitución social, pero me abstuve de camentar nada por respeto a otras culturas paganas y por agradecimiento a los cuidados de aquellas gentes

Kalim me explicó también, que aquellos nativos permitían y fomentaban aquello por un motivo. Querían generar riqueza genética a aquella población aislada, que se había debilitado con la consanguinidad, y así poder criar hombres y mujeres lo suficientemente fuertes, para soportar aquel la dureza de la vida en aquel clima.

Efectivamente… cuando me pude fijar…observé la cantidad de niños que por aquellos andurriales. tenían algún rasgo de Kalim.


Por fin, pude acumular la suficiente fuerza para sentirme capaz a Islamabad con la ayuda de Kalim

Cuando preparábamos nuestra partida. el jefe del pueblo, una especie de chamán cubierto de pieles de yak, me indicó que le siguiera y me introdujo en una de aquellas cabañas, donde a la luz de las llamas de un fuego central alcancé a ver los dorados cuerpos de una docena de mujeres jóvenes y desnudas, impúdicamente sentadas y recostadas en grandes cojines de piel. Horrorizado, miré a Kalim…El me hizo un gesto inequívoco 
señalándome a las muchachas con su barbilla  a la vez que me guiñaba cómicamente un ojo. !! Era el pago que debía aquellas gentes por cuidarme !! .!! No podía salir de aquella cabaña sin follarme a todas y cada una de ellas…!!

! Cumplí ! ,! Vaya si cumplí… ! No sin cierta aprensión…. pero cumplí. No podía mostrarme desagradecido con quien me había salvado la vida…sencillamente no podía decir que no..era imposible negarme..

Ahora pienso con frecuencia en mis hijos de los que no sé su número y a los que nunca vi. Pienso en la extraña mezcolanza de razas a las que se sumaba la contribución de un hombre chino, que viniendo desde la otra parte del Paso de Khunjerab les suministraba licor y combustible… En verdad, solo deseo que todos sean sanos y fuertes porque fueron concebidos para ello… y nunca me arrepentí de haberlo hecho si bién jamas se lo confesé a mi sacerdote. he preferido vivir en pecado mortal que soportar la mirada severa e intolerante de ese párroco del demonio.

Estoy seguro que Dios me lo perdonará.. ! Ah ! y ahora sé que hay otra forma de pagar que no es en oro o en dinero…!! Se puede pagar en genes !!

viernes, 20 de noviembre de 2015

NATURALEZA MUERTA

Agustín aun recordaba como meses antes, Ilusionado por el viaje, antes de partir había dejado cuidadosamente recogidos los objetos de su estudio de pintura: Los antiguos botellones que empleaba en las clases de dibujo con sus alumnos que desprovistos ya del mimbre que los convertía en garrafas se sentían incómodos posando en su verde desnudez. El cenicero limpio, se miraba incrédulo poco acostumbrado a no cargar con un montón de colillas aplastadas sobre su ombligo. Cuidadosamente cerrados, los botes de cristal con el colorido pigmento en polvo que Agustín empleaba para crear sus propias pinturas se habían agrupado por azar en armoniosas combinaciones de purpuras, violetas, añiles y ocres.

Ahora, sin embargo, todo estaba cubierto por una pátina grisácea de polvo. Los pinceles que cuando los dejó parecían un animado grupo de amigas charlando en una cafetería agitando graciosamente sus melenas rubias, morenas, pelirrojas y castañas, según el color de su procedencia , ahora sesteaban silenciosos en su bote de cerámica azul apoyando sus cabezas en el paño con el que se cubría la modelo cuando le molestaban las corrientes de aire.

Cada día Agustín, subía trabajosamente la escalera negra de caracol de hierro forjado, hasta el estudio claraboyado del ático, y cada día bajaba decepcionado sin la menor inspiración. Pero como un rito, volvía una y otra vez cada mañana . Agustín tenía fe en que el color, su amigo desde la infancia, lo salvaría y lo sacaría de aquello……! Si! tenía fe en que un día el color se volviera a colar en su alma cerrada y empujado por el trazo, desencadenara la reacción química que le retornara a la vida…Porque desde niño , las formas y colores parecían susurrarle a él cosas que a los demás nos negaban, secretos de los que otros no soñaríamos siquiera en saber de su existencia. Su corazón, podía temblar con los colores azules, como el cristal con el canto vibrante de los tenores, sentir los tierras y sienas como las notas dulces y oscuras de un barítono, o llorar a lágrima viva con los colores violáceos como en el aria de una soprano abandonada. Su manera de percibir su entorno era distinta al resto de los mortales. para él sus viajes eran una fuente de inspiración, en ellos captaba y memorizaba todo tipo de tonos y formas que de algún modo plasmaba luego en sus delicadas obras….Aquel turquesa de la cúpula de la mezquita, aquella piel negro-azulada de una Venus senegalesa, el obsceno verde del bosque lluvioso peruano o el blanco inmaculado de la túnica bereber del anciano arrugado y centenario. Pero como un extraño catalizador en una reacción química, hacía falta algo más para darle el toque genial a sus obras, aquella magia extraña que nadie podía describir….hacía falta la presencia de ella…de Marina

Si, Cada uno de los días …Sin la menor emoción, el pintor miraba apáticamente aquel rincón de su estudio cubierto de polvo. donde estaba todo tal como lo dejó antes del maldito viaje, a Agustín se le viene a la cabeza que debió de ser en una vida anterior, aun recuerda lo desanimado que bajaba de allí y como solo media botella de aguardiente le permitía pasar el día tumbado en silencio en el sofá sin apenas comer y con la mente en blanco..

Marina no había matado su alma de artista en aquel viaje..nadie entendía como un pintor tan serio y afamado se casó con aquella mujer joven infantil e inconsecuente que pasaba de su obra e ignoraba su genio…solo él sabía lo que ella suponía…aguantaba de aquella mujer carros y carretas porque era su musa…y las musas hay que seguirlas y obedecerlas cuando se las encuentra por azar y someterse a su caprichosa tiranía. Generar inspiración en alguien es algo tan insólito como raro y emana inconsciente de seres que incluso son ignorantes de su poder.

Agustín sabía que le debía a Marina todo el éxito que había tenido desde la media docena de años en que la vida cruzó sus caminos…y había notado morir su inspiración y su alma de artista, cuando percibió en ella el alejamiento , la indiferencia y aquel mortal aburrimiento en que se le había convertido su relación…El viaje, solo fue una excusa para intentar un acercamiento que reviviera en ella algún sentimiento….Que muriera en un accidente de tráfico con un amante nativo durante el maldito viaje , no mató el alma de Agustín más de lo ya estaba…

Un día, en el solsticio de verano cuando almas y brujas vuelan libres.. volvió a subir a su estudio con paso cansado….La noche de San Juán había sido terrible se había desatado una tormenta inesperada y a la costa entraron vientos huracanados y relámpagos y rayos que habían impedido las hogueras de la fiesta popular…Cuando Agustín miró como siempre a su alrededor… todo el estudio estaba mojado…la ventana se había abierto permitiendo que el vendaval metiera la lluvia sesgada y desparramara los lienzos..pero cuando miró hacia los botes de pigmento …aparecieron libres de polvo y brillantemente iluminados por un rayo horizontal del sol del amanecer….los colores puros penetraron de nuevo en su alma…y la inspiración apareció de nuevo…y un torrente de lagrimas brotó de sus inexpresivos ojos…

!Pintó!…!Si!... Pintó con trazo firme el retrato de marina , con su mirada brillante, su pelo rojo su eterna risa y su cuello grácil … aquella imagen que él siempre llevaba en su cabeza…. colocó el lienzo presidiendo el estudio y jamás volvió a pintar sin su presencia..!Sí! Marina había vuelto en aquella noche donde brujas y espíritus atormentados vuelan libres…Al fin y al cabo sin él, ella nunca supo donde ir…

jueves, 12 de noviembre de 2015

LA MUERTA DE LA CURVA..

Lo confieso…, si fue una alucinación, en parte fue culpa mía; Iba cansado.., agotado…, y además había bebido…también iba bastante decepcionado…venía del puticlub del valle cerca de la autovía y ninguna de las muchachas había logrado levantar mi ánimo….

¿Putero…? !No!...No… Pero soy desde hace veinte años el maestro de un pueblo rodeado de aldeas encaramado en lo alto de la sierra, azotado por todos los vientos y cuyo acceso es un infierno.

No he perdido mi afán por el estudio ni mi vocación de que salgan menos brutos de aquel lugar, pero…. ! Sí….!, me he hecho a las costumbres de sus hombres seguramente para integrarme allí ; Ya me gusta tomar aguardiente con ellos…., risotear de sus maldades…., correr en las fiestas los toros….. y !Sí….!, Sí, tirarme de cuando en cuando alguna putilla traviesa y alegre mientras mi cubata se calienta en una mesilla de noche.

¿ Soltero…?....! Si! . ¿ Muchachas… ? ¿ Del pueblo….? ! No! . En ese pueblo solo hay jóvenes las casadas y son un atajo de adefesios. Las chicas guapas y listas, no vuelven después de los estudios en el instituto del valle… ! Aquí no hay porvenir…! Cuando acaban allí…, siguen su rumbo a la ciudad con la mirada ilusionada . A veces pienso que si la genética sigue sus leyes inexorables, en ése pueblo, a base de quedarse lo peor, se va a generar una raza nueva…; una especie de "Homo Degeneratus" casi indistinguible de los restos de Atapuerca….

Pero bueno….. a lo nuestro…. Os decía que iba cansado y algo bebido cuando comencé a ascender por la tortuosa carretera del jodido puerto cuyos enormes robles se tocaban en las sinuosas curvas de la vieja calzada creando a veces túneles negros.

A la altura del primer bosquecillo, la bruma azulada no me dejaba apenas ver el asfalto agrietado y se colaba a retazos por las ventanillas helando mi sudor y dotando al paisaje una atmósfera céltica de bosque embrujado cuyas ramas tortuosas parecían querer agarrarme. El ulular de algún búho vino a sorprenderme provocándome un intenso escalofrío y una sensación de desazonadora soledad que me hizo sentir vulnerable….

Cuando atravesé la nube baja y la luna llena dibujó con claridad el zigzag plateado de la carretera ascendente creí ver en uno de los giros  un resplandor fugaz y una figura blanca al pasar junto a mi derecha. Frené en seco y di marcha atrás hasta el lugar donde creí haberla visto pensando que era alguien perdido.


!No!....! Era una muchacha desnuda y tan bella como una virgen!, Su cuerpo bajo la luz de la luna era de un blanco inmaculado y su negro cabello, sus pezones y los rizos de su pubis tenían unos reflejos violáceos que recordaban a la muerte.

Paré el motor; El silencio era total, ni los grillos se atrevían a cantar…antes de que yo hiciera intención de bajar, la muchacha con un sigilo felino, entró en el coche y se sentó a mi lado en completo silencio y sin mirarme. Con un gesto de su barbilla al frente me ordenó que continuara…..

!! Joderrr !! !! Qué yuyu!! !! La muerta de la curva existía !! !! La leyenda era verdad !! !! Toda la vida burlándome de ese cuento y ahora la tenía ahí..!! !! Incluso la podía tocar!!..había llevado mi mano desde el volante hasta su hombro y su tacto era real..! Si!, frío y distante…, casi mágico… !! Pero era real… !!. Tan real como pude notar cuando con su mano cogió la mía y la volvió al volante junto a la otra.

Apenas dos kilómetros más adelante, aquella aparición me hizo parar el coche con otro gesto y me indicó una pista forestal de tierra la derecha, que descendía ligeramente hasta una terraza natural que se formaba sobre el inmenso cortado donde la resonancia del río apenas llegaba desde la negrura del fondo.

Cuando paré allí, la misteriosa figura bajó del coche y sin esfuerzo alguno, trepó por la losa de granito brillante hasta pararse justo al borde y dejar bañar su silueta por la luna…

! No sé cómo me desnudé! pero en un impulso incontrolable, la alcancé y la abracé por detrás tomando entre mis palmas sus pechos helados y sintiendo como mi miembro ya inhiesto, entraba en la helada oquedad que se había formado en la parte baja de sus nalgas…

! La tomé allí mismo, sobre la losa plateada por la luna tan fría como la muchacha! . Ella..se dejó hacer con suavidad pero sin un solo jadeo ni movimiento…. Sus labios finos y cárdenos permanecieron cerrados e inalterables… Pese a mi excitación, una extravagante sensación de necrofilia pasó por mi mente..

Cuando el éxtasis me derrumbó sobre su piel de lagarto, me apartó con suavidad y levantándose, se dirigió de nuevo al coche sin ni siquiera mirar atrás….yo,la seguí algo trastornado y tras vestirme a medias, me puse al volante y la miré…; !Estaba preciosa…!

De un nuevo, un gesto silencioso suyo sin ni siquiera mirarme, me indicó la entrada de una pista forestal que casi escondida por la vegetación se abría poco más adelante. Tras un corto trayecto bacheado aquella trocha infernal nos devolvió a la carretera asfaltada ,no sin antes rayarme toda la pintura de los laterales del coche con los afilados arbustos de espino. Estábamos algunos kilómetros más allá de donde antes habíamos abandonado la desdentada calzada.

Con nueva señal, me hizo detener y mantuve el vehículo al ronroneo del ralentí…Entonces, abrió la portezuela con su mano derecha y posó su pie en el asfalto mientras puso su mano izquierda frente a mi rostro con un inequívoco ademán de bandeja… Cuando la miré con sorpresa , habló por primera vez, y con una voz extraña y gutural dijo….!! Son trescientos euros…!!

!Me salió del alma…! ! Joder!....¿ trescientos euros?

Ella me miró a los ojos y pude ver en los suyos una negrura infinita. Entonces dijo sin inmutarse…. Salvarte la vida es gratis…Los trescientos Euros !! Son por el polvo mamón…!!

Cuando me alejaba tras pagarle lo que me pidió, El alba ya clareaba y la luna llena aun brillaba semioculta tras los negros pinos en lo alto del paso…. el abatimiento de haberme dejado engañar fue superior a mi cólera y mi cara no era de enfado…! Mi cara era la de un agotado idiota…! ! ! ! Mira que dejarme engañar por una puta de carretera !…

Ya al mediodía…, me despertó una algarabía en la plaza del pueblo. Me asome a la ventana, y pude ver como en medio del bullicio, un camión grúa traía un coche destrozado… abrí las puertas saliendo al exterior en pijama me dirigí entre los geránios al primer vecino que pillé bajo mi balcón….

-¿ Que pasa Manolo? ¿ Qué es eso…?

- ¿ Eso...?, Eso es lo que queda del coche del cura…

-¿ Que le ha pasado..?

- ! Joder..! Pues que anoche Don Marcelo ,el párroco, se mató en la subida del puerto . Su coche se despeñó por el barranco cuando fue a caer en un desprendimiento que se había llevado media calzada en el curvón que cruza el torrente..

! Hostia !,!Hostia!, !Hostiaaa!...Una sensación de inmenso alivio recorrió mi cuerpo que se quedó tembloroso.. Sentí que había vuelto a nacer… y creo que ahora sé algo más que casi nadie sabe…. ! La certeza de que la muerta de la curva…! Existe !... !Si! !Existe…..!!! pero… !!!Además... es Puta!!!....

jueves, 5 de noviembre de 2015

LA FELICIDAD DE FELICIA

Si, lo de Felicia era genético y familiar, pero cuando ella nació, en su familia solo su tía Teresa era tan gruesa como ella. Ambas habían heredado ese escondido y maldito gen que desde hace siglos pululaba escondido en el ADN de sus ancestros pequeños y enjutos, manifestándose caprichosamente solo de cuando en cuando



El Dr. Giner, el Ginecólogo, ya había temido dificultades cuando la vio ponerse de costado para entrar a por la puerta de la consulta. Venía sola y sin acompañante, lo cual le había extrañado, porque por lo general las personas con alguna discapacidad, solían acudir a las consultas escoltados por alguien , normalmente su madre, que los cuidaba y atendía con una mezcla de cariño y culpabilidad por haberlos traído éste puto mundo con alguna tara.

Felicia, había precisado de las dos sillas delanteras del despacho para sentarse y cuando comenzó a hablar, el facultativo se sintió sorprendido de nuevo porque de entre los pliegues de su papada surgió 
al mismo tiempo que una mirada inteligente y dulce, una voz preciosa que modulaba con finura 

La enorme mujer había expuesto su problema con claridad y una mezcla de serenidad y decisión: Mire… Doctor, estoy preocupada porque no me baja la regla desde hace un año. Sé que es normal por mi sobrepeso que no me baje en varios meses, pero nunca había sido tanto tiempo.

El especialista, miró con lastima hacia el potro de exploración y pensando que aquella estructura no estaría pensada para la podría resistir su peso y que podría colapsar ocasionando un desagradable accidente .Por fin y tras meditarlo, optó, por acomodarla en la camilla que era más baja y más fuerte para poder explorarla de algún modo

Ahora, el pobre hombre, llevaba media hora luchando con el cabezal del ecógrafo entre aquella masa de carne y aun no había podido definir ni una sola estructura en su interior. Estaba nervioso..., le caían los goterones de sudor haciendo que sus gafas resbalasen por su nariz. Aquella mujer era enorme, alta sí, pero sobre todo, era de una obesidad descomunal..

Felicia se había ido relajando al tiempo que su cuerpo se iba desparramando por los costados de la camilla hasta que ésta quedo invisible bajo los colgajos de sus carnes. Las batas inmaculadas de los sanitarios le habían recordado su infancia cuando ante la mirada incrédula del pediatra destrozaba todas las estadísticas y las curvas de percentiles de peso para la edad…

Con frecuencia, Felicia pensaba que con su mal le había llegado también el remedio, en forma de su tía Teresa a la que consideraba como su verdadera madre ya que su morfología la apartaba un poco de su madre biológica.

La suerte de Felicia era que Tía Teresa, una mujer inteligente, había aprendido a vivir superando las burlas, la vergüenza, la crueldad , el desamor y la soledad que generaba vivir en aquel descomunal cuerpo a base de sobreponerse a cada episodio doloroso de su existencia  aprendiendo de ello . Con su experiencia, Tía Teresa pudo educar a Felicia para sobrellevar con dignidad en la vida aquello que de los demás desgraciadamente podía esperar y por eso le había enseñado a buscar con decisión su felicidad fuera de los patrones que regían para la gente "normal".

Cuando un día, Felicia alzó la vista del monitor de su ordenador desde que vía internet dirigía sus boyantes empresas y sintió en su interior la pulsión animal y salvaje de vivir en compañía. No lo dudó, ! Sabía dónde encontrarla… !

Con la paciencia de una araña, se sentó durante un mes entero en la sección para hombres del departamento de tallas especiales de aquél afamado Centro comercial  y allí permaneció quieta, sin mover un músculo hasta que vio lo que buscaba…

Alfonso era tan grueso como ella… pero más alto y fuerte. Se le veía enojado tres pasillos más allá, luchando por ponerse ilusamente una chaqueta preciosa pero que a todas luces le venía pequeña. Su mirada que podía cortar el acero se le escapaba entre los rizos negros de sus pestañas. Felicia, se quedó prendada al instante de la presencia animal de Alfonso… de su cara enfurruñada… y de la maraña de hirsuto pelo que asomaba por el cuello abierto de su camisa apuntando bajo su tela un verdadero cuerpo de oso.

Entonces, se levantó ágilmente y como una hembra receptiva fue directa a su presa a la que se acercó sigilosa….- ¿Te ayudo a encontrar algo que te vaya bien…? El resto fue fácil, porque a Alfonso lo que le iba bien, era ella…...

Para el que los hubiera podido ver desde fuera, su apareamiento hubiera parecido como el de dos cetáceos en un documental de naturaleza. Era tan difícil como acrobático acoplar aquellas dos moles para conseguir que comulgaran juntas y que sus partes placenteras, escondidas media vida entre gruesos pliegues, ensamblaran amorosamente… Pero desde dentro… sentido desde su intimidad… para ellos fue una maravillosa danza, una deliciosa lucha lenta y sin reglas en la que cada uno gozaba del volumen del otro con la familiaridad de lo conocido retorciéndose, doblándose, forzándose y aflojando como el instinto animal les guiaba.

-!! Felicia !!. La voz del Doctor que le hablaba sin dejar de explorarla, la sacó de sus pensamientos, haciéndola consciente de que se había comenzado a excitarse un poco….

-! Mire!.. !Entiéndalo Felicia!.. por más que me he esforzado, con éste aparato no veo casi nada… no alcanzo a detectar con precisión las estructuras de su cuerpo. Es Vd. una persona especial y solo los avanzados aparatos del Hospital central podrán hacerlo... Pero en principio, para tranquilizarla, solo puedo decirle por que los latidos que detecto, que está Vd. embarazada, y que además el embarazo es gemelar….

Una ola de felicidad incrédula le fue subiendo desde el vientre a Felicia para ir alcanzando todas y cada una de sus orondas células dejándola tan idiotizada y sonriente como tras su primer orgasmo salvaje con Alfonso. ! Felicia pensaba que era infértil como lo fue tía Teresa…!

Cuando abandonó la consulta, traviesamente, salió con cara seria… Alfonso con la preocupación en su rostro, la esperaba sentado o más bien derramado sobre media docena de sillas en la pequeña sala de espera afortunadamente vacía. 

Felicia solo dijo en tono firme…! Vamos! y dándose media vuelta comenzó a andar por el pasillo acosada por el hombretón a sus espaldas…

-¿Cómo ha ido…?..?...¿Qué te ha dicho..? ¿Es algo grave… ? ¿Te tienen que operar…!! Dime algo Felicia por Dios….!! !Pero donde vamos tan de prisa…!

Felicia se paró, y sin darse la vuelta le dijo muerta de risa

- !! A cambiar el coche por una furgoneta !!..!! Gilipolla ..!!