domingo, 30 de marzo de 2014

VIOLETA Y EL GLAMOUR

A aquellas horas de la temprana mañana, una mujer sola y arreglada solo podía ir en éste país a una misa o a un entierro. Violeta, Doña Violeta,  atravesaba en soledad el Mercado de Colón, silencioso y desierto en lo temprano del domingo de Abril. En el exterior, los automóviles, dormían aun plácidamente, y solo algún velomotor zumbaba lejano en la Gran Vía del Marques del Turia, rodando bajo los Magnolios hacia el puente del río.
El interior del edificio modernista, recordaba la gran nave central de una catedral gótica. En sus laterales, a modo de capillas, las paradas y los puestos de venta estaban oscuros y silenciosos, con sus persianas bajadas, como si cerraran los ojos y callaran sumisos a su paso. Desde dentro, la puerta del otro lado, brillaba con una luz cegadora y cálida que tras iluminar unos limoneros, se proyectaba sobre el brillante y desgastado suelo.  Desde mi ventana , su figura así iluminada tenía un bello matiz de contraluz. El aire de poniente, traía el aroma a azahar de los campos de naranjos que cercaban la ciudad.
Cloc, cloc, colc,cloc  Violeta, caminaba con un taconeo lento y cadencioso cuyo sonido reverberaba en lo hondo de la nave. Cloc, cloc, cloc,cloc  sobre sus finos tacones de aguja, un pié viajaba delante de el otro, exacta y cuidadosamente, como si anduviera sobre una cinta de seda.
Cloc ,cloc ,cloc ,cloc, cada paso conseguía de su figura un balanceo femenino y armonioso que hacía oscilar   graciosamente las puntas de su estola  de astracán negro al mismo ritmo que su ondulado pelo . Su vestido cárdeno, tal vez algo más ceñido que lo que se tenía por correcto en aquellos años sesenta, hubiera hecho decir  a más de una matrona envidiosa,  que era " algo atrevido", pero aquel extraño tono morado, aparentemente elegido al azar, combinaba de forma perfecta y estudiada con la palidez de su rostro y con aquellos ojos verde-ceniza que te miraban algo tristes  encaramados en unos altos pómulos, envolviendo su imagen de un cierto halo de misterio, que atraía e inquietaba al mismo tiempo.
¿ Enamorado? ! Pues claro que estoy enamorado de ella !, si no, no se podría explicar lo que acabo de escribir…. desde que vine a este estudio en el primer piso de su edificio hace ya casi seis años, y la vi, bueno…., la espié por el patio interior. Fue la primera vez que subí al terrado a tender la ropa. Allá abajo estaba, en el cuarto piso, sentada tranquila en el tocador de su habitación . Ignorante de mi mirada, se cepillaba el pelo con suavidad. Ya casi se había acabado  de arreglar. No se había vestido aun. Un sencillo collar corto de perlas claras destacaba sobre una saya del mismo color, que marcaba pudorosamente sus pequeños pechos. Como en la aparición de una Virgen en una recóndita cueva, yo caí de rodillas emocionado y con  ojos húmedos y desde entonces, no soy más que su fiel devoto y su secreto esclavo.
¿ Saber de mi? ! No! ! No creo…..! Ella no debe saber casi  ni que existo, y por supuesto, lo estoy seguro de que no sabe Violeta...  Es que és mi obsesión…mi inspiración... e incluso a veces.. mi único motivo para seguir viviendo. Solo ella me saca del bajón y de la depresión cuando siento que para un poeta de estilo como yo,  escribir de oficio " Novelas de Kiosco" supone  un modo de sucia prostitución  que apenas  limpia el hecho de que llene el estomago y pague el alquiler.
¿ Mayor? , bueno, sé que hubiera podido ser mi madre , si me hubiera tenido muy joven, pero la belleza, en la mujer a veces gana con la edad  extraordinariamente cuando deja de ser espontánea y natural y se alía con  la elegancia y la sabiduría para convertirse en Glamour. Para mí, "El Glamour  " , es un concepto que trasciende lo temporal, ya que a diferencia de la belleza pura, solo se percibe cuando además de hermosura, hay gracia en el movimiento…, elegancia…., inteligencia... y magia.....  Además, en Violeta me atrae el morbo de su temprana viudedad, que siempre nos atrae a los hombres, y su soledad buscada tras la marcha de sus hijos, que parece un voto de castidad y que consigue ahuyentar los celos con los que a veces me traiciona mi imaginación.
¿ Que que creo que opina de mi? Bueno…..seguramente, Violeta me debe tener como el vecino  hosco y extravagante que vive solo en el estudio del entresuelo y se dedica a escribir noveluchas. Ni siquiera solemos coincidir , porque yo siempre bajo andando desde el entresuelo, es curioso, pero en los breves segundos en los que nos cruzamos…, aunque yo llevo la mirada baja, mis sentidos de afanan en captar su perfume, cuyo recuerdo puede perdurar en mi días enteros.
Violeta, Doña Violeta, siempre va perfumada. Pero aun recuerdo aquel día de bochorno de julio, que quiso Dios que coincidiéramos  bajando del ático . No os exagero si os digo que  tuve  que apoyarme disimuladamente en  la pared de madera del ascensor, para no desvanecer de la emoción. cuando tras observar las leves gotitas de sudor que perlaban el vello de su labio superior, percibí por primera vez, la gloria del olor que exhalaba su  cuerpo sin perfume.
¿ Que si la espío? ! Claro que la espío!  Es mi distracción…. Yo apenas salgo. Para mí, esperar su llegadas….  observar sus salidas… detectar sus presencias o sus ausencias, es un rito que llena mi vida, como a otros les llenan los paseos, las tertulias, el cine o  las partidas de ajedrez…
¿ Acercarme? ¿ Decirle algo?  !No! !No! ! Jamás !, Lo nuestro…… bueno lo mío… está bien como está, si la conociera más…. si nuestros cuerpos se tocaran y nuestras voces se cruzaran en la intimidad, mi pasión  no será mayor que ahora y  la realidad rompería cruelmente el misterio y haría añicos mi mundo, que ya sé que es un mundo extraño, pero……al fin y al cabo... es en el que  yo vivo .

domingo, 23 de marzo de 2014

LA JOVEN DE LA TAZA

Se levantó perezosamente de la cama, era tarde, un precioso día del inicio del verano, había quedado citada con sus amigas para ir a la piscina, era feliz, serían sus últimas vacaciones del instituto, había cumplido diez y ocho, y en septiembre le esperaba la universidad. Silvia era una muchacha inteligente y buena estudiante. Mona y estilosa, no tenía un cuerpo espectacular, pero su imagen era especial.... Había una bisabuela oriental en su familia de la que había heredado un cuerpo menudo y flexible que se movía con armonía,  una piel blanquísima, y unos ojos castaños brillantes y algo rasgados. Nunca le agradecería bastante a su bisabuelo aquellos viajes de negocios a filipinas, en los que importó algo más que seda.... Con la sabiduría natural de las hembras, ella cultivaba y mimaba ese toque de exotismo en su imagen que la hacía tan diferente a la belleza de moda ,llamativa y algo ordinaria, que imperaba entre las chicas de su edad.
Desnuda, de espaldas al espejo de su habitación, miró con deleite la parte trasera su cuerpo con un gracioso movimiento de su cabecita, que al pasar su cara por encima del hombro, consiguió hacer cosquillas en su espalda con su liso pelo negro. ! Estaba preciosa !, su piel y su vello, tenían  aún  esa textura suave aniñada que pronto se evaporaría.
Añadir leyenda
 Se miró los pechos,  sus manos los cubrieron adaptandose perfectamente a su pálida redondez como las copas del sujetador...! Justo!, ni faltaba ni sobraba mano, del tamaño que a ella le gustaba, más grandes podrían hacer vulgar su figura, más pequeños le restaria feminidad...  ¿Perfecta..?, bueno, salvo por unas pequeñas arruguitas verticales en el entrecejo ¿Estaba preocupada?, la verdad es que solo una pequeña nube empañaba su ilusionada cabecita y ésta mañana, estaba decidida a evaporarla. 
Aunque ya le había ocurrido con anterioridad, la regla ya le faltaba quince días y esto  le inquietaba levemente.
Se había acostado el chico con el que salía, del que estaba completamente enamorada y junto al el que estaba descubriendo los secretos del amor y del sexo,  tras  la fiesta de su cumpleaños un mes antes, y aunque siempre tomaban sus precauciones, se sentía algo inquieta… porque un fallo siempre era posible. 

La casa estaba vacía, vacía y rara, maravillosamente extraña…. Las ventanas estaban abiertas y la brisa mecía suavemente los visillos blancos, y en el comedor, los rayos dorados del sol  mañanero, entraban acompañados del perfume del limonero. !Silencio…! ningún ruido… ni la radio ..ni la tele.. ni el extractor de la cocina .. La paz era tal, que parecía estar en otro planeta !Cuanto tiempo hacía que el trajín de la casa no le había permitido oír el tic--tac del viejo reloj de pared !, ! Cuanto tiempo que en su propia casa no había podido escuchar el plis-plas de sus pasos con los pies descalzos en el fresco terrazo!.Todos se habían ido ya a sus obligaciones… y estaba sola, deliciosamente sola… En el baño, orinó sobre la  tirita del test, después… con el morbo y la intima liviandad que da estar ocioso cuando el resto del mundo está ocupado, desnuda y sin ponerse nada encima, fue vagando por toda la casa hasta la cocina a ponerse una taza de café,  con la taza en la mano, de nuevo en el baño   se acurrucó en un rincón , notando el delicioso fresco de los azulejos en su espalda, se dejó caer despacio hasta quedar sentada en el suelo y cerró los ojos para esperar el resultado ….! Por favor…!….! Por favor…! arrugó con gracia su carita….! ….! Por favor…! ! Por favor Dios.. ! …..!!Que sea negativo!!.

sábado, 15 de marzo de 2014

LA EXTRAÑA VISITA DEL DOCTOR NADAL

-! Doctor Nadal! ,  se nos ha hecho tarde con tanto trabajo...le voy a pasar al último paciente, y  , si Vd. no tiene inconveniente, le dejo solo con él . Yo tengo que ir a subir los historiales clínicos para mañana.
-Vaya.., vaya..  Carmina...., y  no se preocupe.....contestó el doctor...distraído y algo ausente, ya agotado tras haber atendido treinta enfermos ! Espero que mañana sea mejor día que hoy!  hoy, estaban todos los pacientes raros,  alterados y protestones...   como molestos... creo que debe a que tenemos "Luna Llena" y el personal anda algo revuelto....
- Parece mentira doctor, que el mejor Médico Internista del hospital, diga cosas así....si no conociera su sentido del humor, pensaría que se ha vuelto loco de tanto trabajar....
- !Si! !Si....! Carmina, Vd. no me haga caso..., pero mi abuelo que era un buen médico de pueblo... tenia en cuenta esas cosas..... aunque mi padre ,un medico mas purista ...ya  de hospital , como yo, nunca le creyó, ni le hizo caso.....
Carmina, poniendo cara de infinita paciencia hizo pasar al paciente.
El Dr Nadal Acuarela arches 35x40cm

- Por favor.....pase, pase y siéntese señor... permanezca en silencio mientras el Doctor estudia la documentación que trae....

Al cabo de unos minutos en los que se podía oír a una mosca,y en los que el paciente empleó en estudiar todos los diplomas y carteles científicos que tapizaban la consulta mientras el médico repasaba la documentación que había le traído, el doctor, sin levantar la vista de los papeles comentó....

- ¿ Así que.... a Vd...... me lo envían..... por que era  paciente del  Dr. De la Peña?
El paciente asintió en silencio, aunque el doctor sin esperar respuesta alguna, continuó hablando sin levantar la vista de los papeles...


- Si...., ha sido una pena.....- continuó hablando el doctor- si..,verdaderamente una gran pérdida...tan.. inteligente..., tan sagaz... ,tan trabajador....tan serio pero a la vez tan majo y sobre todo...tan tan...... joven. Y es que..         ! Dios siempre parece llevarse  antes a los mejores....!.

El doctor Nadal entonces levanto la vista y lo miró. Era un tipo algo inusual, alto, huesudo... pálido, con amplias entradas y pómulos altos y un pelo negro brillante y peinado hacia atrás...vestía se obscuro, un traje sencillo, pero lo vestía con una soltura elegante, como si... hubiera nacido con él.


-! Mire Vd. !, aunque Vd.  viene muy bien estudiado, jamás doy las cosas por supuestas...siempre actúo según un protocolo y rutinas estrictas, que es la mejor manera de no cometer errores... Así que le voy a realizar una exploración básica. Por favor,  quítese la americana...., arremánguese el brazo derecho..., la camisa no es preciso que se la quite, pero desabróchese  algunos botones bajo la corbata... y siéntese en aquella camilla alta.


En silencio, el paciente obediente siguió escrupulosamente las instrucciones sin tener que repetírselas una sola vez, mientras el Doctor. preparaba el aparato de medir la presión arterial...


Cuando Nadal inflaba el esfignomanometro,  se acercó a su nuca y le parecío notar un extraño perfume, a flores diría ... ¿Crisantemos tal vez...?...¿ trabaja Vd. con flores.....? antes de que el paciente pudiera contestar...el doctor comentó en un susurro.....

-¿Cero?...... ¿como que cero...?, ! ya se ha vuelto a joder el puto aparatito... ! Si es que tiene mas años que Carracuca...!, ! Si es que la dirección del hospital nos tiene abandonados...! ! Si es que todo el presupuesto se va para la alta tecnología, por que da votos en las elecciones y fotos en los diarios,,,...,! y aquí,...aquí, ! No podemos ni tomar la tensión como es debido...!.
y quedamos en evidencia delante de los pacientes....!Claro! dicen !Si no pueden tomar ni la tensión! !Mejor no necesitar una radiografía...!

Aunque habitualmente era un hombre muy educado y ecuánime .El cansancio lo hacía maldecir..... y es que era la gota que colmaba el vaso de un día tras otro de sobreesfuerzo y saturación.


- Bueno, perdone Vd., ! Voy a auscultarlo por lo menos...!...... Introdujo el fonendoscopio en su blanco pecho , !está helado el muy cabrón! pensó el médico....! Nada!, !Ni un latido! . ¿ No me fastidies...., que también se ha jodido el fonen...?, ! Que día llevo !, ! Por Dios....!,  ¿ También afectara la "Luna Llena" a los aparatos.....? , despotricando, para ganar tiempo  y serenarse  un poco , mientras buscaba el pulso radial infructuosamente en la muñeca,  le preguntó al paciente :

¿ Donde ha nacido Vd. caballero?
- En Arumanía...
- ¿ En Rumanía dice?
- !Si !
- ¿En Bucarest?,¿ en la capital...?
- !No!,Doctorrr...
-¿ Donde pués....?
- ! En Trrrrrrrransilvaniaaaa...!

Fue entonces cuando lo miró a la cara.... Aquella burlona y maligna sonrisa, hacia visible unos largos y blancos colmillos .... y al  instante, se dio cuenta, que su pregunta.... ! había llegado tarde......!. Solo notó dolor agudo  en el cuello....luego un raro e intenso placer......todo de fue desdibujando dulcemente hasta la oscuridad.....

.
-Minutos después, la oscura y larga figura se levantó  frente al cuerpo exangüe del doctor, y muy despacio dijo con una voz profunda: !Si! Doctorrrrr , tenía Vd. razón....., Dios siemprrrrre llama antes a los mejorrrrres......




martes, 11 de marzo de 2014

EL PAPERO

Por entonces.... tendría yo ocho o nueve años, por lo que si te digo que nací en el 51, a poco que sepas sumar, puedes hacerte una idea de las fechas… Las vacaciones de verano habían llegado. Los colegios de monjas y curas donde crecíamos los cachorros de la clase media baja, quedaban desiertos… y de nuevo, tras nueve meses de algarabía infantil, sus habitantes podían oír  en sus arcos y atrios , pasillos y patios, el trino de algún pájaro y el eco de los pasos solitarios de los religiosos, que resonaban en los suelos de baldosas blancas y negras y en los altos zócalos de azulejos floreados en verde amarillo y azul, y que dispuestos por todo el colegio evitaban el roce de la chavalería sobre las paredes.
Nuestras madres, todas amas de casa por entonces, se apresuraban resignadas y sin protestas  cambiar se vida en los próximos tres meses,! si, tres largos meses!, de un modo natural, como una osa que despertando de su hibernación permitiera que el instinto le fuera a marcar su agenda sin la menor queja u oposición. Las obligaciones y rutinas del hogar se cambiaban sus prioridades de un día para otro, para dar cabida al entretenimiento de dos o tres hijos, que no paraban ni un minuto.
 Sus preferencias, deseos y anhelos se metían en los baúles junto con ropa de invierno, con bolas de naftalina para que no se apolillasen y pudieran de nuevo salir cuando las circunstancias lo permitieran. Aquello, era un trabajo más en la vida de un ama de casa, un ciclo vital que te venía todos los años como el frío el viento o el calor, o como la regla todos los meses quisieras o no….. El cambio no se planteaba, simplemente se hacía, como quien se dispone a hacer la colada, o a lavar el piso, que entonces se hacía arrodillada, con un cubo metálico y una cosa  llamada "trapo del piso", que habitaba en todas las casas, a modo de "asquerosa mascota exótica" , Siempre nos gustó que mi madre lavara el piso arrodillada en la almohadilla, pues nos permitía una vía de abordaje a su cuerpo, una perspectiva interesante que nos daba acceso a partes de a su cuerpo que quedaban más lejanas..y distantes y también nos permitía realizar en su persona un auténtico "test de paciencia" que consistía en hacerla enfadar subiéndose a su espalda a caballito, mientras lavaba el suelo refunfuñando….
Es curioso, pero ya entonces, había grupos o bandos., tu familia podía ser de "Las Arenas" en el cabañal donde el enorme edificio azulado del falso Partenón que hacía de vestuarios te esperaba, o de "Benimar" en Nazaret , de ambiente más católico, con su construcción amoriscada blanca con azulejos verdes, que sobresalía orgullosa sobre los umbríos cañizos de los barracones y chiringuitios , bajo cuya sombra, con los pies metidos en una sorprendente arena fresca comíamos "Titaina de atún y tomate", y "ensaladilla rusa", que nuestra madre, traía cargada como un burro en cestas, junto con ropa,  flotadores, los juguetes de playa y la bolsa de labor.
Nosotros vivíamos en la avenida del puerto, entonces no era más que una carretera en cuyas cunetas profundas crecían unos Plátanos de Sombra, que formaban un enorme túnel verde-amarillento y sombreado sobre toda la calzada. Los tranvías a sus costados, subían y bajaban alegres y ruidosos.  A los chiquillos nos gustaba ir  en las "jardineras Amarillas", un tipo de tranvía muy antiguo y totalmente abierto, que solo salía en verano y nos permitía poner a prueba el temple y los nervios de nuestra madre, cuando por las  puertas abiertas nos descolgábamos imprudentemente hacia el exterior chillando cuando el viento y la velocidad nos despeinaba el flequillo.
Niño sano pero inquieto donde los haya, yo hoy, sería diagnosticado de niño  hiperquinético, harto de "tests" y medicamentos, con un síndrome de esos de déficit de atención  creados por los psicólogos para poder comer de algo. La verdad, es que a mi lo que me gustaba era ir vagando por toda la playa a mi bola y me pasaba la mañana destruyendo los castillos de arena de los demás, no por maldad, sino por aburrimiento.Tambíen me dedicaba a hacer enormes hoyos donde enterrar a mi hermana, y luchar y saltar contra las olas más altas. Ah!.. y en los ratos libres…, iba a las rocas a coger lapas y perseguir cangrejos "palo en mano" ¿Tomar el sol ? !Nooooo ! ¿ Quieto y tumbado ? !A que santo! ¿ Leer un cuento?..¿Aquí en la playa….? ! De quee....!
Pero de pronto............. !Papeeeeeeeeeeeroooooo!, !papas!.  y de nuevo !Papeeeeeeeeeeeroooooo!, !papas!. era como un misterioso mantra que llamara a la oración y al recogimiento desde un "almuaciz". Siempre un "papero" largo, y un "papas" imperativo y corto, suficiente para hacerme notar un agujero mi tripa y la saliva en la boca. !Papeeeeeeeeroooooo!, !papas!, cada vez más cercano…, ya lo podía casi ver…mi corazón se aceleraba y mi cuello no hacía más que estirarse para ver por dónde venía el hombre. Entonces, y solo entonces…..,tenía lugar la trasformación. El milagro. Mi rostro y mi lenguaje corporal, se convertían en la viva imagen de la quietud, y la bondad. La madre Teresa de Calcuta, debía ser un demonio a mi lado. La dulzura hipócrita con que entonaba ¿ Mamaaaaa, me compras unas papaaas? !hoy me he portado bieeen!, solo podía rivalizar con la cara dura de la que hacía gala.


Allí estaba….. frente a nosotros…… con su chaqueta arrugada y su gorra, todo de un dudoso blanco , con dos enormes cestas ovaladas con forma enormes de torrijas, llenas de unas bolsas aceitosas y traslucidas de colores pastel….rosas, verdes, amarillas, azules…… ! Para mi azul y para mi hermana una rosa….! ¿ cuatro pesetas?...! !Tome!.-  Solo, sentado en la fresca arena bajo la mesa, como si estuviera comulgando, las hacía crujir en mi boca suavemente, notaba su sal y las paladeaba. Esto, me tenía quieto por un tiempo y mi madre lo agradecía…. siempre se me terminaban  papas antes que las ganas... pero mañana…. el papero pasaría otra vez y de nuevo. "San Francisco" tendría que hacer de nuevo su aparición.....