domingo, 5 de enero de 2014

LOS TRES REYES RAROS (cuento de epifanía)

6 de Enero, primeras horas de la tarde del  día de reyes, el comienzo de la década de los años 60, estaba siendo frío y lluvioso. El país.. muy pobre, aun arrastraba el peso de la posguerra y el viejo edificio  convento-orfanato apenas se veía entre la niebla salvo por la luz de la ventana del despacho de la dirección.....
 -!Pase!- dijo la Madre superiora con voz destemplada. Estaba claro que estaba molesta o enfadada por algún motivo, aunque su autoridad la obligaba a controlarse....La figura que apareció  por el dintel de la puerta , se tuvo que agachar para entrar. Parecía de otro mundo, era un  varón de casi dos metros de estatura, extremadamente huesudo y delgado, con una larga barba de un sucio pelirrojo natural, y el rostro arrugado y lleno de pecas, iba disfrazado de lo que quería ser el Rey Gaspar, envuelto en una cortina vieja de lo que un día fue  brocado granate. Una peluca hecha con tiras de trapo del piso naranja se ajustaba a su largo cráneo cabeza mediante el ceñidor de la cortina, y caía de un modo cómico sobre sus enclenques hombros. Con una voz atiplada, casi de mujer, dijo en un castellano con fuerte acento germánico : -¿ Me ha hecho llamarr  Madrre...?-- Si, si , pase y siéntese Dieter... -Sor  Aldrina,  inclinándose levemente a su derecha, le dijo en voz baja a Don Blas, el comisario de la policía :- Dieter es austriaco, tiene la enfermedad de Marfán , trabajaba de contorsionista en el circo. hasta que cayó enfermo del corazón cuando éste pasó por la ciudad.  Lo recogimos en el hospicio en su convalecencia, ya que no tenía adonde ir... ni familia.. ni a nadie... luego,  se quedó con nosotros.... Es un poco extraño, pero es  muy bueno con la contabilidad y muy hábil reparaciones y en el mantenimiento de nuestro vetusto convento.... ¿ no sé lo que haríamos sin él ? -
El Comisario, que se había inclinado hacia la monja, para oír su cuchicheo, sin dejar de mirar al frente, asintió con un gruñido. Llevaba un traje arrugado de rayas oscuras con solapas enormes, camisa blanca con las puntas de cuello zurcidas, y corbata aflojada. Completaba su estampa con un bigote fino ,el pelo engominado, colilla de celtas apagada en la boca y  un terrible olor a tabaco y humanidad.
los tres reyes raros (acuarela 25x 35)

 -¿ Y esa...? - dijo Don Blas con voz aguardentosa señalando con la barbilla a la figura de la izquierda, que permanecía muy quieta y callada en un enorme sillón castellano de madera obscura y torneada, situado frente a la aparatosa mesa del despacho. Zulema, era una mujer de tez oscura y arrugada que, maquillada con betún, parecía de raza negra. Era minúscula, no enana....  pero si... muy bajita y muy delgada e incluso sentada, le colgaban los pies a un palmo del suelo. Disfrazada de Rey Baltasar con unas toallas verdes a modo de turbantes y unas plumas de colores de origen incierto, en realidad,  parecía una de esas pequeñas vírgenes negras del románico. Mientras esperaba una respuesta, el comisario  la escrutó detenidamente frunciendo el ceño bajo el ala ancha del sombreo pardo, que se había dejado puesto desconsideradamente y miró luego a la monja.
-Esa es Zulema -dijo Sor Aldrina ,- es de origen marroquí y es la cocinera del orfanato.... es sordomuda, muy lista y dispuesta y a pesar de sus defectos, cocina como los propios ángeles, sobre todo.... si tenemos en cuenta el estrecho presupuesto del que disponemos... Zulema, está toda la vida con nosotros.... su madre, esposa de un soldado de la guardia mora de Franco, la dejó aquí al acabar la guerra, en cuanto se dio cuenta de que no era normal...-
Un vozarrón de bajo de ópera
anunció la presencia de Ambrosio. -¿ Se puede Madre....? Ambrosio , era un hombretón moreno, hirsuto, ancho, grueso..... y terriblemente musculoso , parecía vestir de Rey Melchor....: Una enorme corona recortada en cartón dorado, una barba blanca hecha con un trozo de piel de borrego y completando el cuadro  una piel de zorro de un abrigo viejo y un albornoz de un grisáceo indefinido, probablemente debido a la suciedad. - Pase Vd. también Ambrosio - !Bueno! ! ya estamos todos...!- Ambrosio era ex Boxeador, había  vivía del pugilismo - hasta que.... una lesión  ocular le privó de su profesión y recaló por necesidad con nosotras... aquí hace de celador... leñador... y todos aquellos  trabajos que requieren de su  fuerza , de la que los demás carecemos.- ! Bueno Comisario ! ya tiene aquí a los tres ...-
-¿ Supongo que los tres sabrán porque estoy aquí...?- dijo el policía..(silencio, los tres reyes miran al suelo ) 

 -Supongo también que no se les escapa que he venido a detenerles y llevármelos  a comisaría y luego al talego..-.continuó diciendo ..(los tres reyes se mueven inquietos en sus asientos ) y.... ¿Saben por qué, verdad ?  ¿No les tendré que decir que robar juguetes, es un delito grave merecedor de castigo de prisión... ? Pero.... cómo se les ha ocurrido esa barbaridad ?,  ¿ Es que Vsd. son gilipollas ?, ¿ están idiotas?..... - no, no me contesten, no es una pregunta ! es una afirmación! ! Son gilipollas y  además Idiotas ! pero... ¿ a quién de Vds. se le ocurrió este delirio?,  sin experiencia.. sin planear... sin pensar... !  Hala! ...  a romper la puerta de unos almacenes de juguetería la noche de fin de año ! Que está todo el mundo en la calle ! Hala !.... a cargar la furgona del convento y...! Hala!, a irse de copas luego para pasar desapercibidos... con esa pinta tan discreta que les adorna..... y..  solo para 60 putos juguetes baratos que se llevaron, armaron un escándalo de cojones, venga a la risa y el griterío, y el cachondeo,  Ah!  y dejaron desordenadas mil quinientas cajas de juguetes en el almacén...Eh! ...Vamos hablen, digan algo o me lío a leches con los tres.- .Ambrosio, el ex boxeador..como más valiente de los tres, habló :- Mire comisario...no recordamos a quién se le ocurrió, estábamos en la cocina después de cenar y pillamos un pedo " del  siete" con un par de botellas de anís del mono que nos tocó en una rifa...y a alguien, se le ocurrió que este año, que ha sido tan malo, y aunque sea la única vez en su vida, esos desgraciados del orfanato, se merecían un juguete y a los tres nos pareció en ese momento, una buena idea inspirada por el Altísimo.-  La superiora interrumpió - ¿Entonces, esos juguetes no habían sido de un donante anónimo como me dijo Dieter? - !Clarrro madrrre !  !Que le iba yo a decirrr...! - ¿ Robar una idea de Dios?....- añadió la superiora..- y...  ahora si os encierran...., ¿cómo me voy a apañar yo con todos estos pobres niños desgraciados..?- Ambrosio , sereno, hablo  de nuevo.. - La verdad comisario, es que no estamos arrepentidos.....y  asumiremos las consecuencias de nuestro pecado ,pero... déjenos repartir los juguetes, que ya no se pueden devolver y los niños no tienen la culpa de nada.... luego, luego...  nos iremos con Vd. y confesaremos voluntariamente.....-
Bajaron al Refectorio  donde habían dispuesto una tarima con tres sillas... los niños comenzaron a pasar de uno en uno recogiendo  juguetes... pero extrañamente, permanecían en silencio... sin griterío... como si fueran a comulgar.....  en sus  caras,  había una rara expresión....  pero no era de alegría, era como... mística, solemne, incrédula....para ellos, aquello era la prueba de que Dios existía y de que a veces..... y solo a veces... se ocupaba de ellos....

El Comisario, desde las sombras de un rincón, se dio la vuelta y sigilosamente comenzó a subir la escalera hacia la calle. Por primera vez en su vida, dejaría escapar unos delincuentes... pero para eso estaban las excepciones...para confirmar las reglas.......
Luego...... pensativo..... se perdió caminando en la húmeda noche.....

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Si crees que los has pintado raros......! es que tu no te has mirado al espejo !.

Paco Ballester dijo...

A ti esta noche te van a traer...!Carbon!

Anónimo dijo...

que imaginación tienes es estupendo .un poco largo felicidades TRINI


Tina Moriano dijo...

Estoy un poco confusa, la superiora era la que llamó a Lucía Hierro (antes Carmen López)para decirle que le habia tocado no se cuantos millones en la loteria?. El convento no compró ni un solo núm.?, y Lucía López (antes Carmen Hierro) no le habia dado ni un duro para el orfanato?
No me lo puedo creer!!

Anónimo dijo...

Paco:Mehe quedado asombrado de esa faceta tuya,¡¡¡escribe el libro ese que mencionas en tu cuento!!!
Un abrazo y sigue esa ruta que disfrutaras andando por ese camino.
Sento tango.

Anónimo dijo...

Genial...necesitamos más reyes raros y más comisarios así en este mundo....