domingo, 19 de octubre de 2014

LOS BAÑISTAS

-¿Sabe?, soy tan vago, que cuando bajo a la playa jamás llevo sombrilla o silla, ni siquiera me llevo un libro o una revista de cotilleo. Me limito a sentarme en mi toalla apoyado en una roca con mi ajado sombrero de campo que me da un aspecto extravagante y así, dejar transcurrir las horas inmóvil como un lagarto con el pensamiento al ralentí. De más joven… envidiaba a los perros y los gatos
-¿A los perros y los gatos?.... ! Si que es usted "rarete"…!
-!Pues sí amigo!. Los envidiaba porque podían estar horas y horas tranquilos e y quietos y porque pensaba que lograban un estado perfecto de total relajación. En cambio yo, si cerraba los ojos, permanecía siempre algo inquieto. Mi cerbero siempre se buscaba ,como entretenimiento, pequeños pensamientos desazonadores acerca del trabajo, el mundo, o el sentido de la vida, la pareja, la familia, la política o el futuro. Aquello era como si llevara una pequeña piedrecita clavada en una nalga
- ¿Una piedrecita?
- ! Si!, una minúscula piedra que me causaba una pequeña incomodidad permanente que ni la lectura ni los paseos ni las conversaciones insustanciales conseguían hacerme sentir agusto.
- ¿Pero ahora no le pasa?
! No señor!, ahora he dominado eso. Creo que lo he hecho más por haberme hecho viejo que por haberme hecho sabio, pero puedo conseguir un estado similar a la relajación del Zen.
- ¿Y cómo ha conseguido eso Vd.?

- ¿Qué como lo hago?, Bueno… contado así parece sencillo, tal vez una chorrada… , pero proyecto mi mente al exterior y la entretengo en un juego parecido a ese pasatiempo de la "búsqueda de los Siete errores". Me dedico a observar todo mi entorno buscando con detalle todas las cosas que cambiaron de ayer a hoy en el mismo escenario. Unas veces es el azul del mar, otro el color del verde de los pinos según la dirección en que sopla la brisa, otras veces es el blanco de las velas de los barcos que atracan en la playa o el cambio del color del bañador de determinada muchacha. ! Si amigo !, me he convertido en una especie de mirón de la naturaleza y ahora….!Ahora me gusta cotillear!
- ¿Cotillear dice Vd.? ¿Cotillear con quién? 
-!Pues conmigo mismo!. Ya hace tiempo que estoy solo y no tengo nadie con quien hablar! Además, no creo que a nadie le interesaran mucho mis memeces. pero como hoy de ha sentado Vd. tan cerca y veo que tampoco anda acompañado….
- ¿ No sé si le acabo de coger la idea a Vd?.…por ejemplo ¿Que es lo que ha visto Vd. hoy..?
- ¿Hoy?,  hoy mismo he visto a esa pareja que se está dando su último baño en esta playa?
- ¿Su último baño? ! y ..¿Vd. cómo lo sabe?
- Bueno, más que saberlo con certeza lo intuyo.
- ¿Si? ¿Por qué?
- ! Mire!, llevo años observándolos aquí durante las vacaciones, siempre se bañan juntos ahí, en el mismo sitio, siempre juntos. Les gusta jugar en el mar, abrazarse, sentir la piel del otro bajo el agua con sensualidad, salpicarse mutuamente con pequeños gritos o hablarse bajito cerca del oído para luego estallar entre risas cantarinas.
Pero.. este año…. este año no se tocan. Permanecen alejados y en silencio. Él, esta absorto mirando hacia tierra pero con la mente muy lejos de esta playa y ella, mira su rostro escrútandolo y preguntándose en que momento aquel hombre se le ha vuelto un desconocido .
-!S
i señor!, hoy es el último día de vacaciones y como tantas otras parejas estos dos.... se separaran.
-¿Vd. Cree?
- !Si!, las vacaciones los han puesto uno frente al otro y han descubierto que el amor se lo llevo el otoño pasado, el invierno heló lo que quedaba y la primavera confirmó que lo cotidiano no era suficiente para continuar. Por último, estos días solos aquí no habrán hecho más que rematar en medio de los silencios la agonía de su relación.
- Lo veo a Vd. muy seguro…
- Vd. no parece ser de aquí, pero aquí en el Levante, estamos  acostumbrados. Aquí, al revés que en otros lugares la calma precede a la tempestad. Aquí las terribles tormentas del final del verano estallan con la gota fría y se desatan violentos torrentes que se llevan puentes coches y carreteras…!Ah!..y también parejas…!Muchas parejas..!
! Si! Amigo, lo siento, pero estos dos…!No volveran!...





domingo, 12 de octubre de 2014

UN BUEN CHAVAL


¿Saben?, soy tan viejo y hace tantos años que me jubilé, que a veces me olvido que fui el médico de este barrio. Ahora casi no lo reconocería si no es porque nunca he salido de él y lo he visto cambiar día a día. Era un barrio "obrero" plagado de monos azules, gente reivindicadora y manifestaciones sindicales. Si un día no aparecía una pancarta y un megáfono, no era un día normal.
¿Ahora?, Ahora es un barrio "marginal". El paro, la Inmigración y las drogas, lo han convertido en un lugar distinto, incluso peligroso, donde las casas, ocupadas en su mayoría de forma ilegal se deterioran, las paredes se desconchan, las farolas no funcionan y nada se arregla. Sus gentes viven, si es que así se puede llamar, de los subsidios y ayudas sociales y de lo que pueden "mangar" o " trapichear" por ahí.

Pero…al contrario que otros barrios de "orden", este barrio tiene vida. ¿ Vida?.!Si, ! Tiene vida!. 
  !! Tiene niños!!, !! Muchos niños!!. El viejo y abandonado parque donde cada día dejo trascurrir mis horas sentado en un banco, bulle de vida. Está lleno de "chavalines" jugando libres de tareas, deberes y actividades extraescolares que aquí nadie puede pagar.

De broma, para quitarle drama al asunto, Yo le llamo "El parque de La ONU" y es que resulta que entre los niños hay tal mezcolanza de razas, colores e idiomas, que me recuerda una frutería donde los plátanos amarillos están al lado de la manzanas rojas que están arriba de las peras verdes y debajo de las naranjas…

Resulta curioso lo bien que se llevan jugando juntos y revueltos, lo poco que riñen y como se les ve reír felices y disfrutar ajenos al pobre futuro que les espera. A veces pienso que inconscientemente no quieren estropear con disputas, su mejor y casi la única diversión que se pueden permitir.

Bueno, al grano que me pierdo….

El caso es que me fijé en Nicu. Bueno, cuando me dirigí a él me dijo que se llamaba así y que tenía nueve años. Nicu, era un niño moreno de rasgos finos y miembros delgados. Yo creía que era magrebí por lo rizado de su pelo, pero no, era Rumano. 

No suelo hablar con casi nadie aparte del saludo, y menos con niños en éstos tiempos que te pueden tomar por pederasta o algo así, pero me llamó la atención que a pesar de sus ropas descoloridas, siempre iba más limpio que los demás y había desarrollado una habilidad insólita para jugar a cualquier cosa, incluso al Futbol, sin apenas ensuciarse.

Yo me había fijado en él porque siempre, tanto en verano como en invierno, interrumpía constantemente juegos, para venir a beber a cada momento a la fuente que estaba junto a mi banco poniéndose graciosamente de puntillas para alcanzar el chorrito.

Tardé algún tiempo en reaccionar porque estoy ya mayor…..pero desde algún lugar profundo de mi cabeza despertó el médico que dormía olvidado…¿Tanto beber ?.... ¿Será el niño diabético y en su casa no lo saben..?..... ! Si tiene tanta sed es que siempre irá descompensado de su glucosa!.... ¿Habrá ido alguna vez al pediatra ?.... ¿Y si sus padres no tienen ni seguridad social?..

Por fin, una tarde en la que el niño se demoraba mas rato del habitual bebiendo, le pregunte desde mi banco : ! Oye chaval ! ! Tanta sed tienes que te pasas el día bebiendo!...Nicu dejó de beber, se dio la vuelta para mirarme mientras cuidadosamente se limpiaba la barbilla mojada con el dorso de su muñeca. ! No señor!, !No tengo sed !, pero debo beber mucho antes de volver a casa, y ensuciarme la ropa lo menos posible. ¿Y eso porqué chico?. !!Porque vivimos en el quinto piso y en mi casa no tenemos agua!!. Yo procuro no gastar agua en casa para que mi madre, que esta mala de las rodillas, no tenga que bajar tantas veces a cogerla de la fuente.

! Nico! ! !Vuelve ya que te toca tirar a ti...!, Un grito infantil desde el claro del parque  interrumpió nuestra charla. Nico, se volvió y levantando una nubecilla de polvo echó a correr a toda prisa hacia el lugar desde el que había venido la voz. Mientras de alejaba, volvió su cabecita hacia mi y muy educado dijo: ! Adios señor !

¿Se puede sentir alegría y pena y esperanza a la vez?. !! Pues eso sintió este pobre viejo!!. Alegría de que el chico no estuviera enfermo. Pena por cómo vivía aquella gente y… ¿Esperanza?…Si, esperanza porque a lo mejor mi barrio aún tenía arreglo….



domingo, 5 de octubre de 2014

SILVERIO , HECHO DE BUENA MADERA


Silverio, fue el primer nombre con el que  "bautizaron" a aquel modelo de dibujo humano de madera de ciprés, porque había sido adquirido en "Casa Silverio: material artístico" allá por el año 36 del siglo pasado para el abuelo de Luisito como regalo de reyes. 
Sus articulaciones, le permitían adoptar cualquier posición y sus proporciones eran perfectas según todos los cánones del arte. Era ideal para que aquel niño, el abuelo de Luisito, aprendiera a dibujar. 

Pero la guerra civil cambió el rumbo de todos y con una severa posguerra, el niño tuvo que dedicarse a estudiar el Farmacia con las pocas "perras" que su padre pudo salvar después del desastre. Don Genaro, que así se llamaba aquel niño cuando se hizo mayor, jamás pudo olvidar su frustrada vocación artística y ofreció a su hijo Julio, el padre de Luisito, que mostraba su misma inclinación, todas las facilidades para seguir " El bello camino del arte ". 

La calidad e imaginación de las ilustraciones que Don Julio, el padre de Luisito, hacía para los libros clásicos, le llevó pronto a hacerse "Un Nombre" en el mundo editorial que le allanó el camino para hacer lo que de verdad lo hizo famoso : !Los Tebeos!. 
Con sus historietas llenas de gracia y aventura aprendieron a leer y desarrollar el sentido del humor varias generaciones de españoles, que aunque luego cambiaran los tebeos por los libros, jamás olvidarían sus personajes: El Capitán Relámpago con el gigante Moniat y la princesa Blanca de Alcántara. Aquella fue una época dorada para Don Julio y también para Silverio, al que él llamaba " El Ninot".

Pero Silverio, tenía entonces a su pesar una doble vida: Durante el día, debía adoptar las mil posiciones que Don Julio le exigía para dibujar a sus héroes... Pero al caer la tarde, el modelo era secretamente raptado por los hijos de Don Julio para ser sometido en sus juegos a los más aviesos tormentos.

Para comprender bien lo que os voy a relatar, amigos, debéis conocer un poco la personalidad de Silverio ; A pesar de estar hecho de madera, él siempre había sido muy pudoroso.... no le gustaba hablar de sexo y aunque a su constructor se le olvidó ponerle un pedacito de madera entre los muslos, él se sentía varón.. vamos…..! Muy varón! y…. !Sí!, se reconocía en este aspecto bastante educado a la antigua.
Aunque Luisito le llamaba "Tronco", Silverio prefería los juegos con él, que le hacía luchar contra los Madelman cargado con una metralleta, o morir aclibillado a balazos bajo su casco hecho con una chapa de Coca-Cola, que rebajarse a jugar con su hermana Elisa, a tomar el té con las muñecas, o a ser el novio ambiguo de una pija extranjera que se llamaba Barbie y que era tan caprichosa como insoportable.

Pero…….! Si amigos….!, ! Todo tiene su final!. Los niños crecieron y la llegada de la Televisión se llevó la gloria de Don Julio y la utilidad de Silverio, que quedó olvidado y lleno de polvo tras un jarrón en el estudio de dibujo.
Allí habían transcurrido sus los últimos lustros observando el discurrir de los acontecimientos y sintiendo cómo primero había pasado de "instrumento de trabajo" a "trasto inútil". Luego, descendió a la categoría de "curioso trasto viejo" , y por último, ahora como una recompensa, Silverio iba ya notando en sus maderos, el sentimiento de valor y dignidad que le producía  convertirse poco a poco en una "fina antigüedad".

Cuando Don Julio se jubiló decepcionado, Luisito , un muchacho inteligente que se había convertido en brillante arquitecto, tomó posesión del estudio. Para Silverio, su morada poco a poco fue quedando irreconocible; ordenadores…monitores….escáneres....enormes impresoras láser de última generación y todo ello, enmarañado de cables de todos los colores que combinaban de maravilla con las cien lucecitas parpadeantes y los monótonos " bip" de algunos "aparatitos" muy pesados. 


Para Luisito, fueron buenos tiempos….pero una vez más, todo se acaba y el pinchazo de la "Burbuja inmobiliaria", llevó al mundo de la construcción a una crisis tan grave, que Luisito se quedó sin trabajo.Para subsistir, le tocó sacar de nuevo a relucir la proverbial vena artística familiar y siguiendo los pasos de su padre ,Don Julio, tuvo que dedicarse a dibujar tebeos.....
¿Tebeos?……
Bueno, ahora se llamaban "Comics" y se hacían con mil colores, mediante complejos programas de dibujo informático cuyas bases de datos hacían inútil el trabajo de Silverio.
Desafortunadamente, Luisito, ya Don Luis, solo los podía firmar bajo seudónimo, por que los únicos comics rentables, eran los "comics eróticos", un eufemismo que disfrazaba unas publicaciones verdaderamente guarras llenas de culos provocativos , tetas enormes y nudosas vergas y húmedas vaginas. con guiones plagados !Ahhhhs! y !Uhhhhhhs!

Pero para Silverio, que había pasado los últimos meses lleno de vergüenza ajena, lo que sucedió hace unos días le sacó del olvido. Luisito estaba irritado, porque en un paso más de su declive, la editorial le había presionado para hacer una página para una conocida revista "Gay". Su subconsciente estaba jugándole una mala pasada: no le salía la escena, y la base de datos no ayudaba. Enfadado, hablaba en voz alta de modo que Silverio se enteraba de todo. Dibujar al gay " Activo" no era el problema: De pie y como "toca". Pero... a la postura del gay pasivo, agachado, apoyándose en una mesilla de noche y presentando redondeces, no le  cogía el aire ni a la de tres"…… . De pronto, como hombre de recursos, en la cabeza de Luisito  se abrió paso una idea: ! Volvamos a lo analógico! ! Silverio ! ¿ Dónde estás "Tronco"? ¿Dónde te has escondido?...! Te necesito para una posición difícil !...dijo revolviendo de arriba abajo todo el estudio… Por fin, lo encontró apartando el dichoso jarrón. Pero.... la visión que tuvo de Silverio le dejó de piedra : !!Estaba haciendo el más gracioso corte de mangas que había hecho muñeco alguno en la historia!!.


Luisito, Don Luis, experto en el lenguaje corporal, entendió el mensaje. Tomó al muñeco y lleno de respeto, le quitó el polvo y lo colocó encima de su monitor. Luego, llamó a la editorial para rechazar el encargo. Desde entonces, mira con admiración a Silverio todos los días, porque le recuerda lo importante, que 
para la dignidad de un hombre, puede ser en ocasiones ...! Saber decir que no!.

sábado, 27 de septiembre de 2014

MATIAS Y LOS TRES SALMONETES

La verdad, es que Matias no conseguía recordar en qué momento se convirtió éso, de algo cotidiano, en una auténtica pasión con un punto de extravagancia . Pero ahí está, y como el resto de las manías, supongo que le debió llegar sin hacer ruido, poco a poco, como la gata persa de mi vecino que entra en mi casa por la ventana y toma posesión de mi sofá sin pedir permiso a nadie. Lo de Matias, no era nada exótico ni llamativo, ni siquiera era para comentar con la gente, aunque Matías, bastante introvertido, carecía de una vida social que se pudiera llamar como tal y le ofreciera alguna  oportunidad de relacionarse con los demás para hablar de sus asuntos. Además, él se tenía como una persona bastante anodina, casi vulgar y desde luego, muy poco interesante.



Su pasión era la gastronomía, pero no toda, él era obsesivamente específico. A Matías, lo que le chiflaba, era comer pescado fresco. Bueno…. pero la cosa no era así de simple, porque este gusto por esos seres fríos y escamosos, lo había convertido en un autentico hobby, una afición, casi un deporte al le dedicaba tiempo y estudio.

Había aprendido con minuciosidad en los tratados de cocina, la mejor manera de cocinar cada clase pescado o marisco de forma que, en su punto exacto, expresara todo su sabor sin perder la frescura que pudiera atesorar. Algunos los preparaba cocidos con una hojita de laurel, otros a la brasa de encina con sal marina, los más a la plancha con unas gotas de aceite de oliva virgen. Por general, sus tiempos de cocina eran tan cortos, que a veces apenas eran un suspiro. A Matías, le parecía  curioso y hasta divertido, como con el tiempo, ésta afición se le había ido llenando de ritos y reglas y protocolos, de tal forma, que cuando cocinaba frente a los fogones con la boca hecha agua, a veces se sentía como un sacerdote haciendo misa.


Pero os diré, que lo que más tiempo le ocupaba a Matías, y lo más difícil de ésta afición, era encontrar el producto que cocinaba. Primero, debía ser tan reciente que casi se moviera aún, y luego, se tenía que enamorar de él y elegirlo entre los demás. Por ello, cuando salía de caza, porque lo suyo parecía mas caza que pesca, nunca llevaba una idea preconcebida de lo que quería y muy temprano, de noche aún, para llegar antes que nadie, iniciaba una verdadera peregrinación por aquellas pescaderías que le merecían garantía por la sabiduría y limpieza de sus dueños. Luego, frente al mostrador repleto de color, en una especie de trance, dejaba que algún pescado le sedujera….y cuando lo hacía, sentía como un flechazo amoroso por él y automáticamente, le dejaba de interesar el resto del expositor. No le gustaban las mezclas porque le podían distraer del sabor esencial, Matias prefería cocinar cada vez una sola clase de pescado, pero en su cénit de calidad. Una vez había elegido, bien fuera un humilde kilo de boquerones, un par de lenguados o una langosta que aún moviera las antenas, pagaba lo que le pidiesen sin regatear.


A veces, su periplo acaba en veinte minutos si en la pescadería de la esquina de su calle algo le cuadraba, pero en otras ocasiones, si no había encontrado nada que le atrajera, no dudaba en abandonar la ciudad y recorrer sesenta kilómetros para allegarse hasta un pequeño pueblo pesquero que permitía en su lonja pujar a los particulares. Aun así, prefería volver de vacío a casa y comerse una tortilla a la francesa con perejil, que llevarse algo que no le satisficiera plenamente.


Sin embargo, desde hace poco tiempo, Matias ha notado que algo ha cambiado en su interior. Me lo ha contado porque está algo inquieto y confundido consigo mismo. Tal vez haya pensado que hablar puede ayudarle .


Es algo que le sucedió en aquella pequeña lonja. La subasta tenía lugar a media mañana según iban llegando las barcas. Como siempre, el patrón de la embarcación había dispuesto en un par de docenas de bandejitas de plástico naranja el contenido de las tres cajas de que acababa de desembarcar, distribuyendo su pesca en cuidadosos lotes por clases y tamaños. Esta vez, aunque las redes habían sacado bastante poco, lo poco que había era extraordinario. El "Amor" le surgió en la mirada limpia y el color brillante de tres hermosos salmonetes que reposaban perdidos alejados del centro del grupo casi escondidos por un imponente mero. La subasta, comenzó a la baja con la monótona e inteligible voz del subastador a quien solo se le entendía las cantidades redondas.
Salieron primero las bandejas de las piezas más grandes y caras, generalmente dirigidas para los restaurantes del puerto. El comprador, solo tenía que detener la cantinela del subastador en determinado momento y señalar lo que deseaba llevarse al precio de la última cifra cantada. Matías esperaba nerviosamente para pujar por un precio razonable, aunque el temor a que alguien se le adelantase, le llevaba muchas veces a pagar más de lo que fuera justo. Al fin y al cabo a diferencia de los demás , él tenía que alimentar una pasión y para ello iba a recorrer ciento veinte kilómetros… ! No iba a fallar por tres o cuatro euros de diferencia!.

Cuando el precio límite que  había calculado para aquel trío cobrizo de ojos brillantes como perlas negras se iba acercando, una diminuta mujer delante de él, que apenas le llegaba a la cintura, detuvo la subasta. A Matías, se le cortó la respiración y el corazón comenzó a latirle más deprisa de lo que el médico le tenía aconsejado. La "minimujer", señaló con decisión un par de lotes de marisco combinado para "arrós a banda" y se dio la vuelta para salir a recoger su comanda ya envuelta. Él suspiró con un enorme alivio… pero... cuando escarmentado se proponía a retomar la puja, la señora se dio la vuelta y dijo : Perdone… ! Se me olvidaba! Póngame también aquellos tres salmonetes de la esquina para la cena de mi marido…… !. 

Si le hubierais podido ver, no hubierais podido contener la risa!. Puso la misma cara de decepción que un niño al que se le escapa el globo al cielo. El sudor cubrió de perlas su calva y las gafas se le resbalaron hasta la punta de la nariz.  Por un instante, casi paranoicamentese se convenció que "La muy puta" tenía telepatía y se los había llevado solo por "joderle"

Matías no quiso continuar con aquello…. prefería irse sin pescado…. Nada podría borrar ese día el recuerdo de aquellos Salmonetes…. Cuando se sentó en un pilón de piedra que había a la puerta de la Lonja a fumar y calmarse un poco, el muelle estaba desierto y solo se oía el graznido de las gaviotas. Todo el mundo incluidos los pescadores estaban dentro del edificio.


De repente, la minúscula figura de la mujer malvada salió y enfilo el muelle de salida cargada con su bolso en el brazo derecho y tres bolsas de plástico verde en la izquierda. La vio caminar con el taconeo activo y presuroso de la mujer que tiene prisa por ponerse a hacer la comida. La silueta de los tres salmonetes se recortaba en la bolsa más exterior 
como burlándose de él mientras se alejaba.

¿Qué le pasó?... !No lo sé!. ¿Que pensó?.... ! Creo que no pensó !. Pero de momento, Matias se vio corriendo con una bolsa de salmonetes en la mano cuyas asas había roto de un tirón mientras a su espalda se oía una voz histérica que gritaba ! Al ladrón…! ! Al ladrón !. La gente, alarmada, salió de la lonja a auxiliar a la víctima, pero Matías ya los vio de lejos escondido en su coche, desde lo alto de la carretera que vuelve a la ciudad.


Desgraciadamente algo no debe funcionar bien en su cabeza. No solo es porque no sintió el menor arrepentimiento, sino porque aquellos salmonetes le supieron como el pescado más delicioso que había comido jamás. No lo ha vuelto a hacer…. eso dice... pero sé que tarde o temprano repetirá, porque según me cuenta, cada vez que ve una bolsa verde colgada de un brazo, siente una extraña sensación de codicia y nota como sus ojos brillan con un puntito de maldad. Y es que, amigos míos.... los caminos que llevan a la delincuencia pueden ser sorprendentes…..

viernes, 19 de septiembre de 2014

LA PASION DEL VIOLINISTA


Pablo estaba rezando arrodillado entre los primeros bancos frente al solitario 
altar . Como todos los días, aquel hombre de aspecto distinguido y cuidado pelo canoso, rezaba un rosario pasando las cuentas con su mano tullida. En el exterior, las calles estaban vacíasEn la rara soledad de las primeras horas de la tarde de agosto, la ausencia de tráfico hacía que la ciudad pareciera un extraño decorado de película de catástrofes  y el calor era tan intenso, que en la lejanía el asfalto reverberaba en espejismo.
En contraste, dentro, la enorme nave de la iglesia gótica oscura y fresca parecía dar una tregua al cansado personaje que como todos los días, siempre a la misma hora, rezaba. Los bancos de madera oscura estaban desiertos y el silencio era total salvo el ronroneo ocasional del párroco que sesteaba dentro del confesionario a la espera de alguna feligresa despistada a la que los familiares no se hubieran llevado de vacaciones a su pueblo.
Tras el accidente que le destrozo la mano derecha en la cima de su carrera, Pablo no tocó mas el violín, no  es solo que no lo hubiera hecho sonar, es que jamás volvió a posar las manos sobre aquel bello instrumento que se quedó allí , arrumbado y triste, tal y como estaba aquel desgraciado día en que sonó su última nota. Con las prisas, Pablo antes de salir de casa aquella desafortunada mañana, lo había dejado descuidadamente apoyado sobre tres antiguos libros, heredados de su abuelo,  en el gabinete donde había estado ensayando. Pero Pablo no se había olvidado de aquel magnifico y querido instrumento, el mejor y más fiel amigo que había tenido. Cada semana a modo de homenaje y agradecimiento le ponía flores nuevas , flores blancas...  Rosas….,Crisantemos… Claveles…. Camelias… Gladiolos…Cada siete días,  le enviaban un ramo diferente de la floristería. Siempre eran las flores más frescas de la tienda la , y siempre eran blancas....

Cuando aquel hombre tuvo que abandonar su brillante carrera musical en lo más alto, su mundo se vino abajo en un abrir y cerrar de ojos y en plena desesperación, solo el amor y la entrega de su esposa le había salvado del suicidio. Luego... aunque muy lentamente, su genio musical al que siempre estará agradecido, fue resurgiendo de nuevo como un ave Fénix de las cenizas de su pasado. Su enorme talento le había permitido seguir con la música componiendo obras geniales para otros solistas.

Aunque hacía tiempo ya que la enfermedad llevaba por caminos de niebla y olvido la mente de Elisa, ella le seguía inspirando la más bellas y delicadas melodías. 
Ahora, iba a la iglesia a rezar cuando ella dormía . El resto del día , él la cuidaba con dedicación total, la lavaba, la arreglaba, le daba la comida y pasaba el día con ella hablándole cariñosamente. 

La enfermedad de Elisa fue ,después de lo del violín, el segundo mazazo en lo mejor de su madurez. Fue como un doble golpe de boxeo. Un uno-dos…,Un izquierda-derecha que le dejó KO y lo envió a la lona de la que las circunstancias de la vida le harían levantarse pronto y...aunque aún no sabe como lo hizo, se levantó.

Lejos de revolverse contra la injusticia del destino que le había deparado Dios, una fe extrañamente intensa había abierto paso desde algún rincón de su alma adormecida por un ateísmo perezoso y le había dado fuerzas para vivir.

Elisa no recordaba nada, sus recuerdos se desvanecían como diluidos por el agua y solo a ratos lo reconocía. Siempre habían estado juntos. Los hijos no habían venido y su manera de vivir de concierto en concierto , de ciudad en ciudad y de triunfo en triunfo no aconsejaban la adopción de hijos. Sin embargo, ellos, el uno para el otro, habían conseguido ser felices así.

La miró después de arreglarla. Comía como un pajarito. Su pelo rubio entrecano caía laciamente a ambos lados de su rostro ! Qué guapa estaba esta mañana!. A la suave luz del amanecer, su piel parecía casi trasparente en su palidez y sus pómulos salientes por la delgadez le daba un aire de virgen de marfil. El suave color Coral con que ella sola se pintaba, 
cada dos por tres de forma casi automática sus delgados labios completaba la suave imagen que le daba aquel sencillo camisón rosa palo. Sus manos finas cuyo único toque de color era la alianza, se cruzaban en su regazo como dos pequeñas alas de paloma irradiando paz por toda la alcoba.

Pablo estaba sereno, seguro de que a su modo ella era feliz y cuidarla era su único motivo para vivir. Cuando la miró, pensó por un instante ¿Que hubiera sido de ella sin él…?.Pero antes siquiera que imaginar una respuesta, del fondo de su alma brotó la verdadera pregunta:¿Que hubiera sido de él sin ella?.
Hacía ya tiempo que el corazón de aquel violinista sabía que su destino nunca había estado en la música, su destino era solamente ……..amar a Elisa.

sábado, 13 de septiembre de 2014

LAS VACIONES DE ELENA


!Que gusto!....El agua fresca de la ducha resbalaba por su espalda aliviando la sensación de dulce quemazón de su piel tostada. Había pasado todo el día en aquella preciosa cala de aguas color turquesa rodeada de pinos verdes y troncos torturados. Era el último día de las vacaciones. Las primeras en paz desde su amargo divorcio hacía cinco años y cuyo duelo se le había atragantado llevándola a un estado lamentable durante casi tres, en los que la acompañó un resentimiento que le robaba cualquier momento de paz o felicidad. 


A sus 52 años había recuperado las ganas de vivir, pero más fuerte, más independiente, mas serena y disfrutando de las cosas….dedicándose a quererse y a paladear todo lo bueno que la vida le había ofrecido…Dio gracias por la belleza elegante que dios le dio sin merecerlo, Dio gracias por aquel magnifico cuerpo que se resistía a envejecer sin apenas cuidados , Dio gracias a sus padres por educarla para ser una mujer preparada que podía vivir independiente ejerciendo la abogacía. Y sobre todo…., y lo mas importante en su vida, dio gracias por lo que consideraba su obra: Sus Hijos. Los hijos de Elena eran realmente fabulosos. La mayor, luisa, era médico y se había casado con un cirujano  compañero de carrera. Ahora los dos, luchaban en el centro de África, codo con codo, contra la enfermedad y la barbarie en un hospital de Acnur. Luego…. estaba Juanluis, un guapo mocetón tranquilo y varonil, que a pesar de ser el pequeño, era su ojito derecho. Juanluis, había acabado en junio los estudios de ingeniería en la Universidad Politécnica y tenía una novia con una rareza casi increíble en este mundo: ! Era del completo gusto de su suegra!.
Estas vacaciones, habían sido perfectas. A finales de Septiembre, las Islas Baleares se presentaban dulces y tranquilas y parecían prepararse para invernar. Los restaurantes, chiringuitos y tiendas de lujo permanecían aún abiertos y animados, pero sin agobios y la oferta cultural era pequeña pero muy selecta 

Cuando se secaba mirando su desnudez en el espejo medio empañado. Recordó la sombreada terraza de manteles blancos que dominaba la cala y cómo la brisa del mediodia mecía suavemente el emparrado sobre el mar azul de belleza irreal. Recordó también la perezosa siesta en una tumbona al abrigo de un bosquecillo cercano, recordó los sonidos animales, los jadeos las risas de una pareja de jóvenes que hacían el amor con la complicidad de los espesos matorrales a pocos metros de ella.


Si, las vacaciones habían sido perfectas. Pero…. para una mujer ……! siempre hay un pero !. Inconscientemente, sentía un pequeño vacío….. esa sensación de que algo está incompleto…esa inquietud de que algo se te olvida….. Desnuda, se preparó un gin-tonic y se recostó en el sillón en la terraza .  !! Sexo!!, 
 con el segundo trago le había llegado de repente la respuesta. !!Si, era el Sexo!! !Aquellas vacaciones no habían tenido sexo! .De repente echó de menos la sensación casi olvidada de un cuerpo aplastándola. De una lengua persiguiendo a la suya…. De ese olor fuerte y desagradablemente masculino que las hormonas y su cuerpo excitado lo convertían en Chanel N 5…. De su vagina rellena con un volumen ajeno…. y el golpeteo rítmico y deliciosamente violento de un hombre entre sus muslos. !! Bufffff!!, !Que calentón más tonto!.. Elena trató de serenarse leyendo un ajado periódico local del domingo anterior. Política vergonzosa…. moda del suplemento dominical…..los anuncios por palabras…la programación de la tele….!Nada! , nada interesante. Mientras arrojaba el periódico a un lado, en su cabeza se abría la idea de ponerse guapa y buscarse una aventurilla por ahí….¿Quien se lo iba a impedir…? ¿ No era dueña de sí misma? ¿ A quién cojones debía dar cuenta ella en esta ciudad en la que no la conocía ni Dios? ¿ No se merecía ella una alegría salvaje después de tantas cabronadas?.  El lenguaje de su pensamiento se hacía más procaz para envalentonarse…. Pero de pronto llegó el bajón. La noche estaba llena de pesados … borrachos…. cocainómanos…. engreídos…. ignorantes… El sexo no iba a poder compensar el esfuerzo de aguantarlos, el precio iba a ser demasiado caro.......       ¿Caro?. Por segunda vez su inconsciente había jugado con ella. Le vino a la memoria un anuncio por palabras en el que ella creía apenas haber reparado…Mario, veinticinco, guapo bien dotado , cariñoso y muy muy discreto. hotel y desplazamientos tf 675984321.


Elena aún se pregunta cómo sucedió, pero sin darse cuenta, se encontró con hablando por el móvil con una voz impersonal…

-Si, si, querría uno de sus servicios…

- Si si, Mario estaría bien…

-     !No no! , con tarjeta no

-Si, en efectivo.-¿ Ciento cincuenta euros ?

- Vale , vale ¿En media hora....?

Cuando colgó, murmuró por lo bajini..! Joder como se paga la discreción! . Casi a continuación, notó el nerviosismo, aquel olvidado hormigueo como cuando se examinaba. La excitante sensación de peligro que da la aventura, le estaba produciendo un subidón de adrenalina ! Aquello era una montaña rusa! … ¿Que me pongo?, ¿ Vestida elegante ?, ¿ En ropa interior? …¿Desnuda y perfumada…? ! Eso sí , perfumada sí ! .Su cabeza funcionaba a toda velocidad. Y..  ¿ Qué le digo? ¿ Cómo se empieza eso? ¿ Comenzará él…. o esperara que yo tome la iniciativa ?. ! Ay madre mía en que jardín me he metido ! . ! Jamás hubiera pensado que yo pudiera hacer algo así !. ¿ Copas ?, ¿ Debo preparar copas? ¿ Y si quiero repetir... le debo pagar de nuevo?......Ding - Dong, Ding Dong. ! Se había adelantado diez minutos!.

 ! Espera un segundo Mario, que ahora te abro….! , gritó mientas enganchaba un pequeño pareo azul para tapar su desnudez. Se acercó sigilosa y miró por la mirilla, ! No veo nada coño! ! las putas gafas en el bolso!, !Alli están bien…!. Lo que pudo distinguir, aunque borroso, no le desagradó, era lo esperado...., tenía el mal gusto de las cosas teatrales: Alto, muy moreno, el pelo parecía engominado o recién salido de la ducha, parecía limpio. Una camisa blanca de lino con el cuello muy abierto dejaba ver un pecho depilado y casi femenino con alguna baratija dorada colgando entre sus pectorales... ! Ya te abro…..! No vuelvas a llamar..., dijo esta vez susurrando…

Le abrió despacio y con prudencia. Mientras lo hacía, iba mirando de abajo a arriba valorando lo que le faltaba por ver… unos vaqueros negros ajustados que marcaban un abultado paquete…, esclava de oro…. cinturón con hebilla Country…  siguió mirando hacia arriba, hacia el rostro..… de pronto...se quedó pasmada, si le pinchan no sangra,…!! Juan Luis!! ¿ Eres tú...? , ¿ Tú eres Mario….?, ¿ Que haces tú aquí… ? Los dos bajaron la mirada al suelo y durante un minuto el silencio se hizo el dueño del pasillo dejando oír a lo lejos el ronroneo de la maquinaria de ascensor… ninguno dijo nada…durante un minuto. luego.., Juanluis, sin levantar la vista dijo….! Mama! !...! Qué vergüenza….!!.














lunes, 1 de septiembre de 2014

EL HOMBRE DE LA SALA Nº3


-
Disculpe que le interrumpa señor……pero en unos minutos va a cerrar el museo. 
El que había hablado, era Mister MacKey, Ujier y único cuidador desde hacía más de 30 años de aquel pequeño museo de arte de Portland, Oregón, en la costa norte del pacífico de Estados Unidos cerca ya de Canadá. Sus exquisitas maneras heredadas de una educación de corte británico, contrastaban con su apariencia. Su cuerpo, enorme y macizo como el de un leñador, apenas podía meterse en aquel viejo uniforme azul marino que parecía a punto de reventar en cualquier momento por las costuras de la espalda. Un pelo rizado aún rojizo y un rostro cubierto de pecas, contribuían a darle a este hombre próximo ya a la jubilación, un cierto aire a la vez bondadoso e infantil, que difícilmente podría esconder su genética escocesa.

Siete si, siete años hacía que veía aparecer cada semana a aquel menudo personaje que él llamaba "El hombre de la Sala nº 3". Cuando entraba al museo,el sujeto siempre se dirigía sigiloso y sin mirar ninguna otra obra hasta esa sala, y se plantaba durante una hora de pié delante de aquel cuadro de motivo marino, inmóvil y en completo silencio como si aquella obra lo sometiera a un embrujo o a alguna suerte de hipnosis profunda. Se colocaba tan cerca del cuadro que tenía que mirar hacia arriba, mostrando al observador una incipiente calva con aire de tonsura, que parecía mayor con la iluminación del museo, y que junto a la pequeña y puntiaguda barba canosa conseguía darle daba un aire místico o religioso que recordaba a algún santo próximo al martirio. Vestía con el estudiado desaliño de los bohemios que gustan de esconder a los demás que son presumidos, y sus redondas gafas doradas y pequeñas conseguían completar la idea de estar ante un intelectual revolucionario.
MacKey nunca había cruzado una palabra con aquel hombre. Al principio, apenas le había llamado la atención acostumbrado con indiferencia anglosajona a un país donde cada uno va su "bola" sin importar los convencionalismos. Pero…el ser humano es curioso por naturaleza y adora desvelar misterios y en MacKey, había germinado con tal fuerza el deseo de saber algo más de aquel hombre, que no pudo desaprovechar la primera vez que se había dirigido a él para intentar calmar su intriga.
El hombre de la sala 3 , con aire ausente, miró a MacKey con sus ojos glaucos y algo somnolientos, y le dijo: no se preocupe, ya me iba…..

- ¿ No es usted de aquí verdad?. Su acento parece latino….¿ Mejicano tal vez… ?
- No, no. Me llamo Jóse y soy Español, concretamente del levante de España, allá en la vieja Europa junto al mar Mediterráneo.
Mackey, que no tenía con esta información ni para empezar, decidió abusar un poco más del agradable talante de Jóse.
-¿ Puedo hacerle una pregunta personal Señor José?

-!José no!, Jóse, Jóse me llamo Jóse , no me llame "Señor" por favor, y !Sí!, puede preguntarme usted lo que desee.
- Lleva usted siete años viniendo a éste museo todas las semanas a ver este cuadro ¿ me podría decir Vd. que es lo que ve en él?...Para nosotros, !Es una de las piezas de menor valor de la colección !.

-Pues sí Señor ujier, lleva usted toda la razón, no es una gran obra, falla en la composición, en el dibujo, e incluso los barcos no son creibles.... pero el mar….!Ese mar, es idéntico al mar de mi casa!
-¿ De su casa?

- Sí , sí, de mi casa… de mi tierra… de allá donde vengo y donde nací. Nada más verlo, mi pensamiento se traslada junto a sus orillas, puedo oir el rumor de sus olas, el griterío de los niños al jugar en la arena de la cala, el olor de sus algas en descomposición, puedo sentir de nuevo la sinfonía cambiante de azules y verdes según la época del año o los vientos caprichosos; El turquesa con el poniente en verano….El tenebroso verde oscuro con los temporales de Levante en el Otoño… El azul marino con el gregal, o El turbio Prusia con el Xaloc en Enero.
-Si, Señor ujier, cuando veo ese mar, puedo escuchar a mi padre en penoso equilibrio sobre las rocas enseñándome a pintar cada uno de los cientos de matices del mediterráneo, hasta que ni siquiera necesitara esforzarme en pensar para poder hacerlo.
- Pero…¿ Es usted pintor?
-! Si!,! Si lo soy! y ahora lo puedo decir con todo orgullo y bien alto, sobre todo en éste pais, pues este país de oportunidades donde me trajo por azar un golpe del destino, me ha permitido vivir de mi pintura y solamente de ella.
-¿No pintaba usted en España? preguntó MacKey
-Desgraciadamente señor conserje, en el precioso lugar donde vi la luz, El talento para la pintura, para la escritura, para la composición musical o cualquier otra expresión del arte, no es valorado. No es más que una anécdota en la biografía de una persona. Para los demás, ser artista viene a ser como un rasgo personal, algo insólito y gracioso, una especie de hobby sospechoso incluso. Allí, los artistas si no abandonamos, debemos mantener nuestra pasión subsistiendo con los trabajos más peregrinos si tenemos la suerte de encontrarlos.
- Eso debe ser muy triste para ustedes….
- Bahh! ! Estamos acostumbrados. Los Españoles somos tan inseguros de nuestra valía, que precisamos que alguien nos la demuestre, somos verdaderos especialistas en el desprecio de lo nuestro. tanto es así, que los grandes genios españoles reconocidos en el arte, tienen como común denominador haber triunfado primero lejos del suelo patrio.
- Y.... ¿ Es usted feliz aquí tan lejos, en Oregón?
-! Pues …Si, la verdad ! . Me encantan sus infinitos bosques, las rocosas nevadas, la admiración en las miradas de sus gentes cuando miran con ilusión una de mis obras,
y la tremenda juventud que se respira en los seminarios y demostraciones de pintura.

-Si, soy feliz aquí, no me mata la añoranza, simplemente cada semana solo tengo que venir un ratito a ver " mi" mar. Tal vez cuando sea mas mayor y me vayan fallando los huesos, me vaya a pasar mis últimos años a sus orillas a pasar las tardes con Pedro
-¿Pedro ? ¿ Es un amigo?
-¿ Amigo? ! El mejor ! Pedro es mi pincel de pelo de marta del que jamás me separo desde que me lo regaló mi padre y al que cuido como a mis hijos.
- Bueno Mr Jóse ya es hora de irnos, pero antes de marcharnos, permítame hacerle una pequeña observación. En mi opinión, los recuerdos siempre son de ida y vuelta y nunca quieren dejarnos tranquilos, tal vez cuando ya anciano vea el mar en su tierra, sus colores le hagan añorar éste humilde cuadro del museo Oregón y lo feliz que fue usted aquí, en éste país, con nosotros….
Dedicado a Jóse Galarzo mi maestro acuarelista

domingo, 3 de agosto de 2014

LA SUERTE DE FAUSTO

Fausto caminaba por la terminal del aeropuerto con paso tranquilo. Su desenfadada apariencia podría engañar. Su pequeño carro parecía seguirle como un perro cariñoso y fiel. Se había levantado alegre presintiendo que el amor por fin había llegado a su vida. Apenas habían dormido, la noche con Pamela había sido deliciosa. Las horas habían transcurrido en un suspiro haciendo el amor, bromeando , riendo y haciéndose confidencias mutuas sobre sus pequeños secretos y querencias con una complicidad absoluta .
Definitivamente, algo había cambiado en el alma de Fausto.... Definitivamente y por primera vez en su vida, estaba enamorado..... Los rayos del sol de la mañana entraban por los grandes ventanales de la terminal iluminándola con una luz sesgada y misterosa.Como los rayos de las cristaleras de una catedral cortan la negrura de sus naves iluminando su interior, la esperanza, había entrado en su corazón, dotándolo de luz, desde el momento en que la conoció

!Por fin le tocaba a él ser feliz!. Su infancia, sin su madre había sido muy difícil. Para un "gafe" siempre lo es. Los niños tienen una fina intuición para de detectar su presencia huir de ellos y evitarlos., Es como si en la naturaleza existiera un sexto sentido en la infancia que se perdiera a medida que crecemos. Sus compañeros de clase, notaban rápidamente que si aparecía Fausto, se pinchaba el balón en el campo de fútbol, a Marina le picaba un escorpión en la excursión del colegio, a Luisito se le partía un tobillo al bajar de autobús de la escuela o Felipe su compañero de mesa cogía un "Tifus" que lo enviaba a su casa tres meses, haciéndole perder el curso.
Fueron muchos, muchos los colegios que conoció el pequeño Fausto. Su padre lo cambiaba de colegio cada vez que la situación se hacía insoportable en uno de ellos por el rechazo de sus compañeros. Cuando a los doce años comenzaba a dar signos de depresión, su padre no lo llevó al psicólogo, simplemente lo sentó una tarde en el viejo porche de su casa le contó la verdad.
Mira Fausto, en nuestra familia, somos especiales..... somos…. "Gafes". - ¿Qué es eso de ser Gafe Papa?-. Verás hijo....., Dios cuando creó el mundo, le dotó con una cantidad de agua que no ha cambiado en millones y millones de años. El agua se distribuye por los ríos, los lagos, las nubes, los mares. En unos sitios hay mucha y en otros hay muy poca y en otros a veces llueve y otras no, pero siempre , siempre ,siempre, hay la misma cantidad que al principio de los tiempos. Con la "Suerte", el creador hizo lo mismo. Nos otorgó una cantidad de suerte para todo el planeta y ella a su antojo, se va repartiendo y cambiando de una forma irregular y a veces, injusta y caprichosa. En realidad, la mala suerte, aunque la llamemos así, no existe, es simplemente la falta de suerte. Nosotros los "gafes", tenemos el don de ahuyentar la suerte a donde vamos. Por el contrario, existen personas llamadas Talismán que tienen el don de atraer la suerte allá donde van.

Cuando eres niño, no puedes dominar esta facultad de la que has sido dotado, y puedes hacer daño a alguien sin querer, pero cuando te vas haciendo mayor, vas dominando tu poder y te puedes especializar en atraer la mala suerte sobre lo que tú quieres sin afectar al resto, por lo que podrás hacer uso "profesional" de tu "Don" .- ¿ Papa? ¿Y a nosotros porqué no nos pasa nada malo ?-Pues no Fausto, a nosotros no nos afecta, somos inmunes a nuestro propio influjo, nosotros no tenemos que especial que hacer para que las cosas sucedan, nuestra sola presencia espanta la suerte de los demás sin afectarnos, porque junto a con hombres Talismán formamos un equilibrio en la naturaleza como el Yin con el Yang, ! Resígnate Fausto!, éste es nuestro don, y debemos vivir de él sin sentimiento de culpa porque es nuestro destino y la función para el que Dios nos creó.

El padre de Fausto había nacido en de un familia pobre del campo. Su abuelo era "gafe de campo" o "gafe rural". Se dedicaba, por encargo, a crear inclemencias meteorológicas que asolaban los pueblos rivales : sequías…. tormentas…. pedriscos… e inundaciones…..El Padre de Fausto, aunque ya se había retirado, había sido "gafe social". Se introducía en las grandes familias ricas para hundir sus patrimonios, que pasaban irremisiblemente a manos de quienes lo contrataban. Entraba en la mansiones de chófer o jardinero, y pronto el comportamiento de sus miembros comenzaba a cambiar.....La señora dedicada en cuerpo y alma a temas de caridad se fugaba con el profesor de equitación .... El Señor, de siempre sensato ecuánime e inteligente se convertía en un jugador compulsivo..... El hijo mayor dejaba los estudios de Derecho pare dedicarse a las drogas y el rock, o la bella y fina hija educada en una residencia de Suiza, se dejaba preñar por un tarambana descerebrado.
Como Gafe profesional, el padre de Fausto no había hecho una carrera brillante, pero había logrado superar la de su padre, y ahora su hijo Fausto del que se sentía tan orgulloso, le había superado a él. Le había dado al chico una esmerada educación universitaria : idiomas, informática, Económicas, y los mejores Másteres, que le habían permitido colocarse en la cúspide de su profesión : "Gafe empresarial Multinacional". Investido del título de Auditor Internacional de cuentas, viajaba por todo el mundo infiltándose y hundiendo multinacionales en beneficio de sus competidoras, que se hacían avidamente con sus cuotas de mercado. Aún recuerda Fausto uno de sus primeros éxitos: Logró hundir la marca de automóviles B.L.W. cuando por un error técnico se cargaron con hidrógeno los airbags de los mejores modelos con el resultado de una terrible e incendiaria explosión al menor golpe, que no dejaba del vehículo ni las ruedas.
La última "operación" de Fausto, había sido la más sonada a nivel mediático: La gran multinacional Mactronals había reducido a más de la mitad sus beneficios y se había desplomado en bolsa cuando se produjo en todos sus establecimientos de comida de oriente medio una intoxicación por una bacteria alimentaria para la que no se conocía tratamiento alguno. La desgracia, dejó más de mil muertos entre la población más débil.
Ahora, contratado por una multinacional de Singapur iba en vuelo para California en los Estados Unidos, se dirigía a Microbit el gran gigante informático de Silicón Valley.
Fausto, volaba tranquilo arrellanado en su asiento de clase "busines" y a diez mil metros de altura sobre las frías y agitadas aguas del Atlántico, se preguntaba con curiosidad cómo su presencia iba esta vez a influir negativamente en aquella gigantesca estructura.
Súbitamente, un extraño sonido le apartó de estos pensamientos. Primero notó un suave ronroneo que venía del exterior. Un "rrrrrrrrrrrrr" que parecía provenir del motor del ala derecha de la aeronave. Luego, el avión dio unos pequeños tirones ligeros pero secos… una, dos… tres veces…. después, fue humo saliendo del motor lo que vislumbró a través de la ventanilla . y por último.... apareció lo más temido..! El fuego!.
A continuación , el aparato inició un vertiginoso picado en barrena hacia abajo, con toda la intención de estrellarse irremisiblemente en el mar…En los escasos veinte segundos que transcurrieron hasta el desastre y mientras el resto de pasajeros gritaban con horror, se besaban y abrazaban o intentaban llamar a sus familiares con el móvil, a Fausto todo le cuadró e su mente.... todo apareció claro como un día azul.... todo cobró sentido…. Se mantuvo sereno en su asiento..recordando que Pamela había estado en indonesia cuando lo del Tsunami, en Japón cuando el desastre de Fukoshima, e incluso… estaba estudiando Nueva York cuando lo de las Torres Gemelas. Entonces…. !tuvo la certeza!. Mactronals se había vengado. Le había enviado a él un "gafe", mejor dicho…..! una gafe !, pero no una gafe cualquiera..., era la mejor, y la más infalible "gafe de catástrofes" del mundo. Y es verdad "que no hay peor cuña, que la de la misma madera".
Con una sonrisa resignada e irónica en su cara, Fausto dijo muy bajito un segundo antes de morir:! Que pedazo de cabrona!.......




martes, 22 de julio de 2014

AMBROSIO O EL PLANTIGRADO SOLITARIO

      Será por la sensación de vulnerabilidad que da la desnudez que muestra fealdades y miserias escondidas bajo la tela o será por la mezcla de euforia de las endorfinas que produce el esfuerzo del deporte y la sensación de impunidad del anonimato, pero el ambiente húmedo y caliente de un vestuario masculino consigue a veces que entre los retazos de vapor, hombres de todas las edades y condiciones en pelotas y siempre en tono de broma y cachondeo, salgan de sus caparazones emocionales y puedan bajar sus "defensas" mostrándose comunicativos en una especie de primitiva catarsis terapéutica.

     Es curioso, pero para un viejo escritor interesado en la naturaleza humana, los vestuarios de un gimnasio a la hora de vestirse tras la ducha, son una fuente inagotable de inspiración.

      Aun recuerdo mi sorpresa cuando conocí a Ambrosio. Fue en los vestuarios del gimnasio donde, lleno de culpa, intento paliar los efectos del sedentarismo y de la desordenada alimentación que a lo largo del día llevamos a cabo a veces por puro aburrimiento, los que vivimos solos.

     Si Amigos…En un gimnasio puede uno encontrarse la gente más diversa de las profesiones
y niveles más dispares pero dado que la desnudez iguala mucho, llegas conocer antes la forma su desnudo culo que su propio nombre o circunstancias.

      Un observador perspicaz y atento que sepa leer entre líneas, puede escuchar cosas, que permitirían conocer de alguien más en unos minutos, que semanas enteras trabajando o viviendo con él.

      Creo que ese curioso fenómeno al que yo lo denomino " Momento confesión" se produce porque nos permite manifestar nuestros miedos y fantasmas, sin importarnos que los desconocidos miren por unos instantes en nuestro interior, es decir, cómo somos de verdad , porque los demás, desconociendo la identidad del que habla, el oyente no lo puede a usar en su contra.

      El "momento confesión", es un poco… como… cuando vamos de vacaciones a una ciudad extranjera y olvidando las más elementales normas de la elegancia y obviando todo sentido del ridículo, somos capaces cámara de fotos al cuello, de disfrazarnos de explorador, con sombrero de safari incluido sin importarnos que nos miren, porque nadie nos conoce y su opinión no nos importa como no nos importa tampoco cuando borrachos como cubas, le contamos a un camarero de rasgos eslavos que seca vasos al otro lado de una barra con gesto ausente, nuestra vida y miserias a pesar de saber que no entiende una palabra de nuestro idioma

      Sin embargo, he de reconocer, que en este sentido, Ambrosio me había engañado. Bueno, a mí y a "todo Cristo".

      Ambrosio acudía al gimnasio después de trabajar en la cantera con su monstruosa excavadora, para compensar que según él, se pasaba el día sentado.

      Fuerte y cargado de espaldas y con una estatura de gigante, era muy grueso pero bajo esa grasa se adivinaba una fuerza descomunal y tenía una cantidad enorme de vello negro que le cubría sus los lomos y ennegrecía un enorme y colgante barrigón, dejando claridad apenas en la zona del ombligo. Ademas…con la barba de dos días que cubría su papada y dos pequeños ojos negros muy brillantes y algo simiescos ese "Goliat", daba verdadero miedo cuando su vozarrón, atronaba en el vestuario con risotadas obscenas y chistes homófobos y machistas.

      Los conocidos y no sin razón… le apodaban "Ambrosio el oso" y a él lejos de molestarle el mote parecía incluso encantarle que le compararan con un plantígrado…

     Yo lo conocía de vista, no había hablado nunca con él y solía mantenerme siempre alejado de su mole con temor de que inadvertidamente me aplastara, pero… un sábado de enero por la mañana, en el que acobardados por el frío y por el sueño apenas había nadie en el gimnasio, coincidí con él en las taquillas del fondo de los vestuarios cuando al finalizar el ejercicio, él entró con un escandaloso portazo como era su costumbre, llenó el ambiente de un olor animal y se desnudó tirando desordenadamente su equipo empapado de sudor por los bancos. Yo me vestía a su lado en silencio porque Ambrosio me causaba respeto, incluso….siendo sincero me daba algo de miedo,cuando de pronto desviando mi mirada de la suya, vi el nombre en la etiqueta de su bolsa de deporte.

    Lo decía claramente: Ambrosio Ferrater… ! No era posible!, ! Era mucha casualidad...! es más, era increíble… Sin embargo y por otro lado…, nombre y apellido eran poco comunes…

     Tras dudar unos minutos, no me pude resistir y sin mirarlo pero señalando a la etiqueta me dirigí a él: ¿No serás tú…. Ambrosio Ferrater el famoso poeta naturalista…?.

   !Chssssssssssssssss! dijo Amrosio mirándome con el índice cruzándole la boca y pánico en su rostro!.

   !Chssssssssssssssss! ! Baja la voz ! ! Calla, no digas nada por favor…! ! Aquí no, que me pierdes….! Hablamos ahora al salir…, ! Espérame fuera por favor! me dijo el gigante en un susurro….

Mientras lo esperaba, imaginé su pluma estilográfica escribiendo casi perdida y asustada, en aquellas manazas callosas del tamaño de una hogaza arañando en el papel con letra suelta y redonda las más bellas palabras..

     !Si amigo!, ( aunque entonces realmente aun no éramos amigos ) sé que puedo resultar algo chocante, me dijo Ambrosio cuando salió , pero yo soy Ambrosio Ferrater "el plantígrado poeta" añadió con sorna . Para mí, la literatura es mi vida y la poesía mi alimento sin embargo,amigo mio.., la poesía no paga la luz ni el alquiler… y con una carrera de letras y siendo poeta, debo comer de mi fuerza y la de mi excavadora , y aquí, en el gimnasio, soy " el Oso"..... y realmente en este lugar no vengo a hacer deporte, solo busco algo de compañía, hablar…. oír mi propia voz , …pasar un rato y aliviar un poco la soledad a la que me condena este cuerpo que es como la soledad de un "ogro" de cuento.

    Debo fingir lo que no soy, porque entre los hombres de nuestro ignorante país, todo lo que huele a intelectual o cultural, les crea tal desconfianza e inseguridad que hace que te rechacen y te dejen inmediatamente "fuera de juego", aislado y sin amigos.

    ! No te engañes!, en este lugar como en la mayoría de sitios, para relacionarse un hombre, debe saber contar chistes, hablar de fútbol… de lo mal que va el rival…. del hijoputa del árbitro….. de las tetas de la rubia que va de rojo cuando se sube a la elíptica o de cualquier otra obscenidad.

    ¿Novia? ! No, que va… ! ¿ tú me has visto bien…? ! Ni tengo ni siquiera lo intento !, soy consciente de la fealdad de mi cuerpo, y con mi edad, las mujeres van buscando "buenos genes" para sus futuros cachorros…, pero yo no desespero, tal vez más adelante llegue mi oportunidad y encuentre alguna una mujer que alegre mis días.... quizás alguna poetisa aficionada de mediana edad, que ya esté de vuelta, tenga ya la prole completada y se haya divorciado de algún capullo guapo e infiel… Pero entre tanto, en el día a día, necesito hablar con la gente para sentirme en la tierra y no perder el oremus….

    Así, de ésta manera tan simple, comenzó una buena amistad a pesar de la diferencia de edad y desde entonces, aunque sigue sin pareja, Ambrosio Ferrater "el oso poeta" y yo, somos buenos amigos y nos hacemos mutua compañía intelectual.

     Cuando a veces regresamos un poco tarde y me acompaña a casa y me siento con él más seguro que con una manada de mastines, ya que su sola presencia impone respeto y temor

      Ahora en nuestra isla de soledad, ya somos dos los náufragos, aunque solo uno de los dos espera porque él a veces mira el horizonte buscado el humo lejano de un barco auxiliador y yo, yo no espero barco alguno y solo dejo pasar los días de mi declive con suavidad, disfrutando de su talento y sabiendo humildemente que toda mi obra no vale ni un renglón de la suya…

lunes, 23 de junio de 2014

LA GARRAFA VERDE


Nada más abrir los ojos, Luciano el leñador  se dio cuenta de que iba a necesitar un buen trago para ponerse en marcha. El día anterior había sido muy duro y el que le esperaba iba ser peor…. Era plena temporada de tala en aquella ignota región. En la primavera, con los deshielos de las altas montañas bajo las que vivían, aumentaba la fuerza de los torrentes  que bajaban desde las cumbres y se facilitaba el transporte fluvial  de los enormes troncos rio abajo hasta las serrerías de la llanura.  !Si !,  definitivamente iba a necesitar un buen " lingotazo ",  un buen vaso de aguardiente en ayunas… bueno... tal vez dos….dejaría el café para después cuando ya tuviera el cuerpo un poco más entonado.
Luciano, vivía en aquella casona de piedra negra y techo de pizarra, que junto al viejo puente medieval que cruzaba el rio, cerraba el camino de salida del aquél angosto y umbrío valle.


Luciano vivía solo desde que un oscuro y gris día de otoño, tras diez días de lluvias interrumpidas Alfonsina , su mujer, lo abandonó largándose sin equipaje y sin un adiós, con su familia del sur.
Mentiría si dijera que le había pillado de sopetón; de hecho había esperado ese  desenlace  desde aquel lejano día en el que ella llegó allí. Aquella alegre sureña jamás había podido integrar su risa de cascabel con la ausencia de color y la humedad triste de aquellos parajes.  Luciano era consciente de que había que haber nacido allí para sentir su extraña belleza bicolor  casi en blanco y negro y los eternos días grises y brumosos. Sorprendentemente, como un insólito milagro más relacionado con el deber de la maternidad que con las obligaciones y el amor de una esposa, ella había logrado permanecer allí veinte años mas de los que él había esperado. ! Si! , los veinte años que transcurrieron desde que su hija nació, hasta que se marchó a estudiar a la ciudad. Luciano, no estaba resentido con ella, es más le estaba agradecido por su sacrificio y  a veces se sentía culpable de no echarla más de menos.
Desde que ella se fue, la casa estaba sucia y desordenada, él había cambiado las sabanas y las mantas por un mugriento saco de dormir que tendía a ventilar colgándolo de en un oxidado alambre  en exterior de la casa  los raros días que no llovía y la comida había empeorado sensiblemente. Su alimentación ahora era tan primitiva como en la edad de piedra: cualquier pedazo de caza maltirado en las brasas de la lumbre, un viejo queso de cabra que él mismo se fabricaba y un mendrugo de pan de una hogaza que le venía a durar siete días hasta que volvía a bajar al pueblo a comprar alguna provisión. constituían toda su gastronomía ; pero a cambio….. en la negra casona de piedra,  la paz y el silencio habían retornado, como vuelven las cigüeñas. Desde su ventana, Luciano volvía a escuchar los trinos de los pájaros y los mil sonidos de su misterioso bosque.  En los últimos años, Alfonsina había volcado toda su frustración en él,  la única música que se oía bajo aquel viejo techo, era un torrente continuo de quejas, reproches, llantos y recriminaciones que se repetían una y otra vez como los mantras de un templo budista que resonaban con un monótono soniquete en cada en rincón de la casa y en cada minuto de la jornada. Luciano, siempre callado y aparentemente insensible, recibía con paciencia aquel castigo, pensando que desahogarse la aliviaba, y  resignado  escondía con ayuda del alcohol el dolor de corazón y la culpabilidad que ella le hacía sentir con su desamor…
Al fin, tras desperezarse aparatosamente  y quitarse las legañas restregándose los ojos con los puños, Luciano consiguió reunir fuerzas para levantarse de aquel catre y se dirigió directamente a la alacena.  
! Joder...!  ! No había aguardiente ! ! Se había acabado ! El leñador se puso nervioso..... para él , el asunto era importante, casi vital. Desesperado, recordó que detrás de la cuadra, en el leñero donde se guardaban los viejos aperos de labranza,  había visto hace años  unas garrafas viejas arrumbadas allí desde antes de morir su padre, e incluso le pareció recordar  que una de ellas permanecía aún tapada. El aguardiente tendría más de quince o veinte años, pero serviría…. .

Quitando polvo, telarañas y viejos trastos y llenándose las manos de porquería, consiguió con cierto nerviosismo llegar al fin hasta una pequeña frasca de vidrio verde, que como si se tratara de la de cría un animal, parecía anidar y refugiarse entre otras mayores. !No podía esperar! la búsqueda había incrementado  su impaciencia y no podía contener más tiempo su deseo. Se sentó en la paja del viejo pesebre y descorchó la garrafa con los dientes de un tirón. Luego, cerrando los ojos, se la pasó por debajo de la nariz rozando el enorme bigote negro y la olió antes de ponérsela en la boca ; ! Olía de puta madre! . Levantando la frasca con un gesto, brindó el trago a su mastín que le miraba con ojos abúlicos y se dispuso a beber….… Pero… en ese momento, sucedió algo sorprendente: del verde gollete de la garrafa, comenzó a salir un chorro de humo azulado con un sonido silbante y un olor acre que le hizo toser….pasmado, vio como  ante su vista se fue materializando una figura etérea y espectral y una voz profunda atronó en la estancia:   ! Luciano!.... ! Soy el genio de la garrafa! , llevaba medio siglo prisionero de ese vidrio  y tú me has liberado. En agradecimiento te concederé dos deseos…  ! Pídeme lo que quieras que te será concedido !. Luciano, se quedó anonadado unos instantes, luego  lentamente reaccionó sintiendo crecer  la ira  en su interior que se iba apoderando de todo su ser… se puso rojo, las venas del cuello parecía que le iban a estallar y sus ojos echaban fuego .. ¿ Dos? ¿ Has dicho dos deseos.. genio de los cojones ?  pues…. te los voy a decir: !! Devuélveme mi aguardiente!! y !!Vete a tomar por culo!!.

martes, 10 de junio de 2014

LA MULATA LUCRECIA

Lo miró, él estaba trabajando  inconsciente de su mirada. No había un hombre más guapo ni más bien plantado en toda la costa española . Una jubilada que estaba observando a ambos mientras tomaba el té frente al mar, aburrida , en  la terraza del  establecimiento ,  se avergonzó de percibir cómo aquella mulata cuarentona y guapa se comía al  joven camarero con sus ojos. La verdad, pensó la mujer , es que el chico era guapo… nada de apuesto, era guapo.... guapo ; Alto. De ojos verde- oscuro,  con dos abanicos de pestañas negras y rizadas. Tez aceitunada y pelo corto acaracolado y fino; pero a su entender..! nada era motivo para que una mujer  perdiera  la compostura y la vergüenza mirando de  ese modo !. 
Lucrecia, sonrió divertida al ver la mirada reprobatoria que exhibía con indignación aquella cliente claramente escandalizada. !Si supiera que es mi hijo!  !Si supiera que me lo comería de amor de lo orgullosa que estoy de él!. Si supiera que es lo mejor y lo único bueno que me ha pasado  !Si supiera que él es el premio por el que doy por bueno mi desgraciada vida de novela…!
 Lucrecia había nacido pobre, muy pobre. Su madre la parió sola en aquel  cafetal colombiano. Su familia jamás salió de aquella hacienda desde que los trajeron de Africa,  primero fueron esclavos y  luego libres y  apenas pagados pero allí al menos podían vivir en las plantaciones con sus familias y  podían ser  felices con sus cultura y sus cosas. 
El trabajo era duro, pero menos duro que en las minas de esmeraldas y la comida era suficiente. La madre de Lucrecia había heredado todos los genes del continente negro. A los quince años su cuerpo de guitarra  negrona,  su nariz chata y sus labios gruesos, atrajeron al  amo , Don Ramón ,  un "españolón"  casi puro en su sangre, que  con su madura apostura andaluza, la tomó sin violencia  una noche de borrachera y cumbia.  Lucrecia sacó lo mejor de los dos.  Su belleza mulata, a la vez fina y sensual, maravillaba a todos desde muy niña. Su elástico andar, su piel amelocotonada más que de color canela, tenía el punto azulado del cobre y su rostro aniñado contradecía un cuerpo que envidiaban las miradas femeninas y, hasta sin proponérselo, codiciaban las masculinas. Era como el diamante que  siendo carbón al fin y a la postre, era el carbón más fino y escaso.
¿Suerte? !No!  Suerte no tuvo; demasiado bella, demasiado rara para el lugar.  Ni completamente negra para vivir integrada con los suyos, ni completamente blanca para hacer una vida de señorita. Su persona era el vivo recuerdo de la humillación para sus vecinos y parientes y cuando se hizo mujer, ya con catorce años, se tuvo que marchar. Lucrecia tuvo que dejar la hacienda y  analfabeta, pobre y guapa , su destino estaba marcado.
Comenzó en el burdel de  " la Aspirina" .  Aspirina , una cincuentona, era mulata también; pero siendo lesbiana,  le tomó cariño a Lucrecia  y administró cuidadosamente su carrera y aunque la que compartía con sus mejores clientes, siempre le evitaba a los borrachos y a los degenerados. Para su desgracia, al cabo de unos meses Aspirina murió y ,desamparada,  Lucrecia tuvo que volver buscando alguna protección  a otro lupanar más cercano a su pueblo. Ella no se imaginaba que , agazapado como un Jaguar, allí  la estaba esperando su destino; su mayor dicha y a la vez su peor desgracia, porque sin saberlo, como en un folletín de telenovela, en aquel jodido burdel vino a preñarse de Don Ramón, su propio padre.  Ya era tarde para deshacer el entuerto cuando lo averiguó por casualidad y con su hijo-hermano creciendo en su seno y  sus quince ignorantes años, emigró a la gran ciudad. Allí fue aprendiendo de la escuela de la vida y jamás tuvo otro cariño que el ese niño, Lucrecia lo quería el doble de lo que se puede amar ya que lo quería por hijo y lo quería por hermano.  Unas religiosas,  se lo cuidaban  mientras ella ganaba con su cuerpo la plata para educarlo : ! Él,  si que tendría las oportunidades que a ella se le negaron…!
Pero… lo que es la vida..  El día que ella cumplía cuarenta años , como un ángel venido del cielo de internet, Genaro apareció en la puerta de su casa con una propuesta de matrimonio. Genaro , un paleto español sin hijos y ya mayor que estaba  podrido de dinero y falto de salud y compañía. Cuando Genaro la vio, se quedó tan pasmado que no podía hablar. En menos de una semana Lucrecia ya viajaba con él de vuelta a España en el avión de Iberia. Pero Genaro la disfrutó  poco tiempo….... !Murió de amor!. A Lucrecia le apenó de corazón no haber podido ofrecerle algo más, algún cuidado, algún cariño, pero no le dio tiempo de darle  nada.  Apenas tres días tras la ceremonia civil…, Genaro murió de infarto en una noche de sexo apasionado dejándola así heredera universal..
Ahora Lucrecia y su hijo viven en su flamante  Bistro-Rrestaurant  " El Cafetal" en la mejor zona de la costa de Alicante… el chico es listo y un buen empresario y ya es un brillante Chef de cocina de fusión. Durante el día, como ahora… Lucrecia vive feliz por primera vez en la vida,  pero... algunas noches…. se desvela en la cama por algo que le inquieta y la tiene algo celosa…!! Rico y guapo…tendré que vigilar bien  que no se me lo lleve "una lagarta"……!!  por Dios…¿ Es que no puede haber una  felicidad completa?.

sábado, 24 de mayo de 2014

LA BONDAD DEL CENTENARIO


! Que siiiiii, coño! ! ! Que tengo cien años ! y bastante "mala leche". Bueno… seamos sinceros aunque sea por una vez…! Tengo noventa y ocho y medio ! je je , pero soy muy vanidoso y la vanidad te sigue hasta tu tumba como un perrillo fiel. Incluso cuando otros muchos defectos se te van cayendo a trozos por el camino hacia "el hoyo", la vanidad aguanta en nuestra cabeza como un capitán de barco, que es el último en abandonarlo en caso de naufragio.



Porque... !Amigos!
¿Imagina alguien a su anciano abuelito siendo un "golfo" y un "cabronazo" ?

Resulta curioso cómo los defectos y vicios se nos van desvaneciendo poco a poco cuando nos vamos cargando de años, del mismo modo que fueron llegando para quedarse a medida que uno iba creciendo y abandonando la inocencia de la infancia.
Pero......!No os engañéis!, esto no es debido a que uno se vaya haciendo bueno con la edad. La pura realidad, es que ese interesante fenómeno se debe a la falta de fuerzas. Porque… todo sea dicho, la  verdad es que "ser bondadoso"…, necesita mucha menos energía que ser "borde y malo", y además, !Es mucho más barato!, lo que siempre es un punto a favor de "La Bondad" y del "Cielo" en estos tiempos de crisis. Yo, cada vez estoy más convencido de que si los pobres van más al cielo no es por que sean más buenos... es porque tienen menos "pasta" para el "golfeo".

En mi caso particular, aunque me quedaran vicios y energía para practicarlos no me los podría costear con la mierda de pensión que me quedó. Además, los dueños de ésta residencia de ancianos, me exprimen sin piedad pensando que esto es el Gran hotel-balneario de Baden-baden.
Aunque solo sea por ésta vez, voy a ir directamente al grano. No quiero que piensen que les cuento batallitas porque aun tengo la mente muy lúcida.

Resulta curiosa esa relación entre "el mal" y la energía.Lo empiezas a comprender pronto, ya de muy pequeño, cuando tus padres te dicen :    ! Niño, estate quieto y no seas malo !, porque los mayores ya te empiezan a dar a entender, que eso de estar quieto y no gastar energía… es bueno y santo.

Además...a ver..díganme Vds. ¿Qué hay en el infierno?: Fuego... Fuerza.. Energía..  Pasión...  Violencia ...; es verdad que te queman, te torturan y te fustigan…pero al fin y al cabo entre latigazos te puedes imaginar aquello todo lleno de mujeres desnudas estupendas y muy muy pecadoras, que divertidamente horrorizadas, van gritando obscenamente y balancean sensualmente sus caderas y pechos mientras huyen de los diablos sátiros que las persiguen por los oscuros túneles; !Ah! y todo ello  iluminado sensualmente por el rojo anaranjado de las llamas, que le da a todo ese interesante "tonillo" de orgía que siempre tiene  lo satánico.
¿No me dirán Vds. que imaginar esa la escena, no es más atrayente que imaginarse el cielo?:  todos tumbados y aburridos  serenamente en las blancas nubes…. con los ángeles rubios y ambiguos, vestidos de azul y rosa hasta el cuello, colgados de la nada, tañendo mustiamente sus liras….. 

Personalmente, me gusta pensar que en el infierno, entre tortura latigazo y quemazón, como la cosa es para siempre, es decir..… eterna, siempre nos tocará algo agradable y divertido, aunque solo sea de refilón  ¿ No?  Porque…. vamos a ver, si el agua es bendita y buena para la salud, ¿No nos van castigaran en el averno dándonos agua, que es algo bueno y saludable? . Yo sincera y lógicamente, espero que me den  algo que me perjudique mucho más, como güisqui de garrafa… o por lo menos, tintorro peleón, y para acompañarlos, nos castiguen con "cosas malas" como unos embutidos terriblemente colesterinémicos… y unas buenas pancetas naufragando en triglicéridos y grasas saturadas altamente perjudiciales para nuestra salud. Incluso... nos podrían castigar en a la terrible sala de "tortura nicotínica", donde encadenados a la pared te joden los pulmones haciendote fumar un cigarro habano tras otro hasta que revientas. Y luego... digo yo que no faltará un "cafelito" bien cargado que también es muy muy  malo y sube " un huevo" la tensión y como  " El Juego " es algo horroroso y deleznable, tal vez nos permitan jugarnos al póquer con los carceleros, si nos podríamos librar o no  algún día que otro del "tormento anal"  lo cual podría hacer la cosa más llevadera... 

Porque.... digo yo... que si esos diablos están allí jodidos y no están en la "oficinas satánicas" ejerciendo de "demonio administrativo" o algo parecido,  será por algún motivo…. lo más probable es que sean la escoria del averno y también ellos estén allí castigados  y si eso es así,  no me puedo creer que esos tipos deleznables, tengan el infierno bien organizado y "funcionando como un reloj". Yo no sé como marchará la sección germánica del infierno, pero por lo que concierne a la sección de habla hispano-latina, yo sinceramente espero que sea como siempre un "auténtico desastre" en cuanto a funcionamiento como todo lo que organizamos. Y....  ya se sabe," A río revuelto..... !ganancia de pescadores!"

Lo malo es que aquí en la residencia, con cien años y sin fuerzas… solo con estar "quietecito" al sol senado en este banquito y responder bien un sí o un no cuando te preguntan, eres un "cielete" y tienes "la mente clara como el cristal".  !Ah!.. y como no te cagas ni te meas encima, el personal dice de ti que eres un santo y "que no das casi faena…".  y ya se me está haciendo difícil que el día que "palme" me etiqueten suficientemente de "Malo" en el juicio celestial para  ir a ver a Lucifer.  Aquí… si me descuido…. el cura me hace un salvoconducto para arriba, para lo que viene siendo.. " El Cielo"…y "a tomar viento", ale, directo al Paraíso.. 
Y...!No! ! Al Paraíso no, por favor!. Si ya estoy harto aquí en la tierra de mujeres estrechas, frutas sanas , verduras insulsas y música barroca
  !! Imagínate....para toda la puta eternidad !!...