miércoles, 9 de octubre de 2013

LOS JARRONES DE MIKADO

Mikado no pudo.... le hubiera gustado rechazar aquel presente, y más cuando de trataba de un amargo regalo de despedida que había enviado Ochi... sin embargo a pesar de su mala conciencia,  no pudo rechazarlo. Mikado , había quedado hechizada, no había visto jamás algo tan raro, tan delicado y a la vez tan bello.., aquellos pequeños jarrones chinos, que eran más encantadores, cuanto mas juntos estaban, parecían tener luz propia ,brillaban con una tonalidad azul-verdosa  y fría que ella jamás había visto.y apenas le permitían apartar la vista de ellos.

LOS JARRONES DE MIKADO

Habiendo sido una de las damas más bellas de fuchido, y por supuesto la mas delicada y graciosa de la isla oeste, había sido educada para el matrimonio en la mas estricta tradición japonesa , pero Mikado no quiso recibir a su prometido Ochi después que volviera de la guerra gravemente herido tras la invasión rusa en el frente de Manchuria . Ella no podía soportar la idea de ligar su vida y su futuro a un tullido sin un brazo, con la cara quemada y un parche en el obscuro hueco que dejó su ojo derecho, aunque fuera consecuencia de su valentía y  el supremo sacrificio a su nación.
Ochi regresó resignado a su ciudad natal, pero cuando vio que toda su familia y sus bienes habían desaparecido en un Infierno Nuclear.... se volvió loco de ira. y volcó sobre Mikado todo el desengaño de su fatal destino. Solo la idea de venganza le permitió seguir vivo  el tiempo suficiente para encargar a aquel alfarero chino unos pequeños jarrones  gemelos hechos con las cenizas calcinadas radioactivas  de su casa en el centro de Hirosima .

Después lentamente, con su brazo izquierdo tuvo la fuerza suficiente para hundir la daga en su vientre. En medio de la agonía... notó el alivio de haber dejado un sutil soplo de muerte que seguiría actuando cuando él estuviera ya en el más allá,  lleno de honores y rodeado por sus antepasados...


6 comentarios:

Paco Ballester dijo...

? hoy no comenta nada el anónimo....

Anónimo dijo...

deja , deja , estoy llorando

Paco Ballester dijo...

¿ llorando tu ? si tu eres mas insensible que un balón de reglamento...

Anónimo dijo...

es que a mi todo lo nuclear me acojona cantidad.....

Anónimo dijo...

Hola, soy tu sobrino 2º anónimo. Me siguen encantando tus acuarelas y más con las historietas que te sugieren.

El auténtico 'Anónimo' creo que está deseoso de más carnaza. Para mi que es de Calanda (sin menospreciar a los de allí ni a sus melocotones).

Tina Moriano dijo...

Una acuarela preciosa, tienes que llevarla al estudio para verla al natural.